Minuto a Minuto

Nacional Moody’s sugiere mayor inversión en electricidad ante alza de casi 4 por ciento en consumo en México
El consumo de electricidad en México se expande más rápido por lo que hay necesidad de mayor inversión, detalló la agencia
Nacional Tres muertos por la tercera ola de calor en el norte de México
Autoridades de Nuevo León exhortaron a los ciudadanos a extremar precauciones porque vienen días de intenso calor
Deportes “Tengo la suerte de haber ganado aquí”, ‘Checo’ Pérez se prepara para GP de Mónaco
'Checo' Pérez aseguró que la presión por el GP de Mónaco llegará el sábado, cuando tendrá que sacar el máximo rendimiento
Deportes Atalanta hace trizas al Bayer Leverkusen y se corona en la Europa League
Ademola Lookman anotó un triplete en Dublín para darle este miércoles al Atalanta de Italia el titulo de la UEFA Europa League
Ciencia y Tecnología Nuevo jefe de IA de la NASA advierte de los “errores de omisión” de esa tecnología
El nuevo jefe de Inteligencia Artificial de la NASA cuestionó la precisión y confiabilidad de esta tecnología

Hay millones de mexicanos a los que Morena les está diciendo, falsamente, que si no votan por sus candidatos, perderán los programas sociales de que gozan.

No es difícil decir quiénes son estos beneficiarios engañados porque las cuentas ya las hizo María Amparo Casar en su estupendo artículo El gran benefactor, publicado en el Nexos de abril, que empezó a circular ayer.

Dos hechos, escribe Casar:

Uno. “La mayoría de los beneficiarios no piensan que los programas sociales son un derecho. Piensan que hay un gran benefactor que se los regala por generosidad. Enterado de esta percepción, López Obrador arreció la apropiación privada, la personalización, de todo programa social. Lo logró. En 2020, 43% de los beneficiarios creían que sus programas venían del gobierno federal y 32% que se los daba AMLO. Tres años después, 55% lo señalaban a él como el origen de los programas” (Encuesta MCCI-Reforma 2020-2023).

Hay, entonces, un 55%, de mexicanos beneficiarios de algún programa social, a quienes nadie les ha dicho que el presidente no es su benefactor, sino que su benefactor es el Estado mexicano, y que recibirán su programa social gane quien gane.

La consecuencia electoral de esta abusiva pedagogía oficialista es enorme.

Escribe Casar:

Segundo hecho: “El 59 % de los beneficiarios directos o indirectos de estos programas votarían por Sheinbaum. Entre los no beneficiarios, el porcentaje de votantes por Sheinbaum baja a 39%. La probabilidad de votar por Claudia aumenta 20 puntos entre los beneficiarios. (Buendía y Márquez, febrero 2024)”.

Xóchitl Gálvez está pidiendo al INE que informe a esos millones de beneficiarios que nadie les quitará sus programas, voten por quien voten, mientras estén en la Constitución.

Creo que el INE debería dar a estos millones de beneficiarios la información correcta sobre los programas, para impedir que se manipule su voto.

Su explicación de las reglas hará el juego más limpio, porque hoy hay millones de jugadores que ignoran una regla básica: que los programas sociales que reciben no son del presidente, ni de Morena, sino de ellos mismos, y que nadie se los puede quitar mientras no cambie la Constitución, voten por quien voten.