Minuto a Minuto

Internacional #Video Ecologistas rocían con pintura el monumento de Stonehenge
Dos activistas de Just Stop Oil fueron detenidos tras rociar pintura naranja el monumento de Stonehenge, que aseguraron, se caerá con la lluvia
Ciencia y Tecnología Cáncer de riñón: enfermedad que se detecta incidentalmente
El principal síntoma del cáncer de riñón es la presencia de sangre en la orina sin que haya dolor; entre el 20% y el 25% de los pacientes presentan esta señal
Internacional Rescatan con éxito a dos belugas de acuario de Ucrania y las trasladan a Valencia
Dos belugas llegaron al acuario Oceanogràfic de Valencia en condiciones de salud delicadas tras un largo viaje desde Ucrania
Entretenimiento Jenni Rivera tendrá una estrella póstuma en el Paseo de la Fama de Hollywood
Jenni Rivera será honrada por la Cámara de Comercio de Hollywood con una estrella póstuma en el Paseo de la Fama
Nacional Un día como hoy: 19 de junio
Un día como hoy, 19 de junio, pero de 2010, muere Carlos Monsiváis, escritor y periodista, autor, de Días de Guardar y Amor Perdido

Ya estamos (supuestamente) en la época más bonita del año. Las posadas, la Navidad y el Año Nuevo los tenemos prácticamente a la vuelta de la esquina. Por eso, durante todo este mes en “Política Gourmet” les traeré recetas especializadas para estar muy adhoc con esta temporada: bacalao de manifestantes, que puede hacer un excelente maridaje con nuestro platillo de hace tres semanas, el ombudsman sellado (13 noviembre).

INGREDIENTES:

–       1 kilo de policías capitalinos bien picados en cuadros bien pequeñitos

–       1 kilo de policías federales igualmente bien picados en cuadros bien pequeñitos

–       2 kilos de manifestantes revoltosos y malintencionados bien remojados desde dos días antes en agua de vandalismo y maldad

–       4 litros de gasolina para preparar bombas molotov

–       Charales al gusto, mientras más incautos mejor, para dejarlos bien encapsulados

–       Dos ombudsman (una local y otro nacional) finamente picados

–       Algunas docenas de empleados de la CNDH que solapen a los manifestantes

–       Medio kilo de papas reporteras parciales

–       Calles suficientes para sembrar el pánico a ambos sentidos

–       Un par abogados (uno moreno y otro amarillo) que les valga pepino la ley

–       Muchos borregos al gusto para rebosar el plato

–       Litros de indiferencia

–       Sal (mucha sal)

–       Un chorrito de aceite de negligencia

–       Litros y litros de agua tendenciosa

PREPARACIÓN:

Hay que cocer las papas reporteras en agua tendenciosa, mientras en una sartén se ponen 3 cucharadas de aceite de negligencia para dorar policías capitalinos y policías federales que se sazonarán junto a varios empleados de la CNDH que les anularán el sabor. Agregue poco a poco la indiferencia y los charales encapsulados. Ponga un poco más de agua tendenciosa. Enseguida vierta los manifestantes revoltosos junto a más charales encapsulados, los que le darán sabor a la receta serán los enmascarados, pero no exagere con éstos porque le pueden amargar el platillo. En caso de que algunos pocos policías se entremezclen con los revoltosos, desmenuce a los enmascarados y sazónelos con la gasolina para los cocteles molotov.

 Una vez que lo sirva y a los comensales les caiga raro el sabor (seguramente van a decir que les sirvieron tiburón o cazón callejero), ponga poco a poco en los platos de todos los ombudsman bien picaditos para que se confundan con los manifestantes revoltosos y al final todos sean uno solo. ¡Qué más da!

Obviamente, para estar acorde a la circunstancia, cuando acabe de preparar esta receta, vandalice y destruya todo lo que se encuentre a su alrededor (la estufa, las cazuelas y cacerolas, cucharones, etcétera) y cuando salga de la cocina ponga cara de yo no fui, total… ¡los ombudsman lo van a proteger!

No se atragante con este platillo porque a lo largo de la temporada seguramente le seguiremos sirviendo más recetas indigestas que harán de sus fiestas decembrinas algo inolvidable y frustrante.

¡Buen provecho!

Receta original del afamado chef de comida chatarra Sandino Bucio