Pandemia por coronavirus (Cobertura especial)

Algo más sobre ‘Plagio’

hector-aguilar1

Héctor Aguilar CamínDía con día

Abuso de la hospitalidad de esta página, y de la paciencia de los lectores, para listar aquí abajo algunas líneas de mi novela Plagio, que ha empezado a circular bajo el sello de Random House

Abuso de la hospitalidad de esta página, y de la paciencia de los lectores, para listar aquí abajo algunas líneas de mi novela Plagio, que ha empezado a circular bajo el sello de Random House.

Presentaré Plagio el miércoles de la semana entrante, 18 de noviembre, en una conversación virtual con Rafael Pérez Gay, conversación en la cual Pérez Gay y yo diremos cosas impublicables sobre el plagio y los celos, temas concurrentes de la novela. Van las líneas:

* “Admiraba lo que los escritores escribían, pero no sus vidas atormentadas, desgarradas por el alcohol, el genio o la estrechez. Desde el principio supe que no quería ser un escritor infeliz en la vida y feliz en su obra, y actué en consecuencia”.

* “La admiración es una forma noble de la envidia. De hecho, es envidia al revés, aunque la envidia al revés puede llevar al desdén y al desprecio”.

* “Un crimen es un crimen, y cada quien tiene su tamaño criminal. El mío llegaba solo al plagio, pero su pena terminó también matándome el sueño, como a Macbeth”.

* “Quizá las letras no proponen otro intercambio profesional que el plagio. En la historia de todas las literaturas, por unos cuantos inventores genuinos, hay un ejército de repetidores”. * “La historia de la literatura es la de una cadena de escribanos tratando de imitar lo que han amado en otros autores”.

* “Nunca me deslumbró el Quijote, pero copié muchas veces su principio para contagiarme de su reputada grandeza. Luego de varias copias, entendí que esa grandeza se debía sobre todo a su consistencia rítmica. Su música era pegajosa y risueña, como una rumba flamenca”.

* “Llevaba tres años siendo coordinador cultural de la universidad: un pequeño imperio. Mi organigrama incluía una editorial, tres revistas, una estación de radio, un canal de televisión, ocho museos, una orquesta sinfónica, un cuerpo de ballet, una compañía de teatro y 800 becas para creadores”.

* “Ay, Dalia: tonta, loca, flor de mis días, anhelo de mis anhelos. Cómo pudiste querer tanto a otro mientras tanto me querías a mí”.

  1. Algo sobre la doctrina Estrada

    A propósito del ruido que volvió a hacer en estos días la doctrina Estrada, un diplomático retirado me hizo llegar cuatro apuntes sobre lo que es y lo que no es esa doctrina, a la luz de la historia

    Continuar leyendo

Menú de accesibilidad