Los mexiquenses acudieron a las urnas hace 12 días para renovar las 125 presidencias municipales y las 75 diputaciones del Congreso estatal. Hace tres años, gracias al efecto AMLO, Morena obtuvo carro completo; ahora, sufrió una derrota que —por sus dimensiones— es incluso mayor a la infligida en la CDMX.

Morena seguirá como la primera fuerza partidista en la entidad mexiquense, por el número de votos obtenidos, pero si se suman los votos generados por el PRI, el PAN y el PRD, las organizaciones que conformaron la alianza Sí por México obtuvieron medio millón de sufragios más que el partido del presidente.

El cómputo de los votos, decretado por el Consejo General del Instituto Electoral, dio 887,005 votos al PAN; un millón 787,421 votos al PRI; 251,870 votos al PRD; 240,628 votos al PT; 355,376 votos al PVEM; 354,376 votos al Movimiento Ciudadano; dos millones 23,220 votos a Morena; 229,031 votos a Nueva Alianza-Edomex.

En el Congreso local, Morena deberá entregar la mitad de las curules que actualmente detenta. El próximo 6 de septiembre, la nueva Legislatura quedaría instalada con 25 diputados del partido guinda; cuatro de Nueva Alianza-Edomex; tres del PT y dos del PVEM, mientras que el PRI colocará 21 legisladores, por 11 del PAN y tres del PRD.

Con sus dos legisladores, MC sería la bisagra si se consolidaran dos bloques. Pero el Estado de México renovará su gubernatura en dos años y tanto el PRI como el PAN tendrían pocos incentivos para mantener su alianza, más allá de asegurarse de que Morena entregue la Junta de Coordinación Política.

Maurilio Hernández, exalcalde de Tultitlán y exdirigente petista en la entidad, ha encabezado ese órgano de gobierno desde el 2018. Un esquema rotatorio no es viable pues la bancada panista apenas tendría 11 integrantes y quedaría al margen de esas negociaciones, con lo que el exalcalde Huixquilucan, Enrique Vargas del Villar, sería el principal afectado.

La bancada tricolor tendría 22 diputados y entre los prospectos para coordinarla están la actual presidenta del PRI estatal, Alejandra del Moral —quien encabezó la lista pluri— y Enrique Jacob Rocha, quien fue titular del Instituto Nacional del Emprendedor en el sexenio anterior y era secretario de Desarrollo Económico en el gabinete delmacista.

Las negociaciones entre las fuerzas políticas están en ciernes. Morena tendrá 33.33% de las curules del Congreso mexiquense y con los legisladores del PT, Nueva Alianza y el PVEM aseguraría 36 votos, de 75 posibles, mientras que el PRI debería sumar al PAN y al PRD para contar con 37 votos. Movimiento Ciudadano podría romper los equilibrios precarios.

Dentro de dos meses deberá instalarse la próxima Legislatura mexiquense. La Junta de Coordinación Política tendrá ocho integrantes que, de acuerdo a la Ley Orgánica del Congreso, gozarán de voz y voto ponderado de acuerdo con el número de integrantes de cada grupo parlamentario, mismos que se integrarán por cuando menos dos diputados del mismo partido.

Efectos secundarios
PROBLEMÁTICOS. Las polémicas son el sello distintivo de la Lotería Nacional en los meses recientes. Su titular, Margarita González Saravia, ha tenido que hacer frente a asuntos heredados, como los cuestionamientos por la rifa del avión presidencial o el más reciente hackeo a los sistemas de ese organismo. Sin deslinde posible, están las críticas a las políticas instrumentadas por su gerente de Servicios Generales, Gerardo Oliver Madin Martínez, quien habría puesto sobre la mesa que los representantes de Ocram Seyer le hicieran un “ofrecimiento”, para que se dé salida a pagos pendientes por los servicios de limpieza brindados por la empresa, que ascienden a 2.3 millones de pesos. La empresa presentará una queja ante la Función Pública por esas insinuaciones.