Sin alcanzar plenos derechos como grupo parlamentario, los cinco parlamentarios rebeldes dieron al traste con los precarios equilibrios en el Senado de la República, donde la interlocución para construir la agenda prioritaria sufrió un cambio vertiginoso.

Con la reincorporación de Olga Sánchez Cordero y Gabriel García a las funciones legislativas luego de haber desempeñado cargos de primer nivel en el equipo lopezobradorista, ocurrió la primera sacudida. Félix Salgado Macedonioy Juan Zepeda también están de vuelta en el Senado y ambos podrán ceñirse a los designios de Palacio Nacional para consolidar sus proyectos políticos.

La votación popular, empero, no alteró la correlación de fuerzas. El adelgazamiento de las bancadas cuatroteístas es una consecuencia postrera de la constitución del Grupo Plural, que tuvo entre sus principales afectados al PT, que perdió dos integrantes y tuvo que recibir a una morenista para mantener sus prerrogativas.

Morena quedó con 61 integrantes, apenas 46% de los 127 senadores en la LXV Legislatura federal, aunque en diciembre podía sumar otro escaño, cuando se resuelva la elección extraordinaria en Nayarit, que se realizará por mandato judicial.

Después de dos meses de trabajos legislativos bajo la presidencia de Sánchez Cordero, la Cámara alta enfila a resolver el paquete económico, antes del feriado que rompe a la mitad el periodo ordinario de sesiones. Al arranque, por instrucciones superiores, el bloque cuatroetísta concluyó con el trámite para expedir la legislación reglamentaria de la revocación de mandato.

Para el segundo tramo de su sexenio, el Ejecutivo federal anunció que remitiría tres iniciativas de reforma constitucional en las materias de red eléctrica nacional integrada, Guardia Nacional y mecanismos de rendición de cuentas para los órganos autónomos.

Las prioridades de las agendas parlamentarias son distintas. De acuerdo con una estimación de Danitza Morales y Cornelio Martínez para el Instituto Belisario Domínguez, una buena negociación en la Junta de Coordinación Política podría llevar a buen puerto al 86% de los siete temas que la bancada priista propuso como sus prioridades, en septiembre pasado. Y es que de éstos, cuatro son compatibles con la agenda de Morena y dos con la del PAN.

Las propuestas con mayor posibilidad de consenso son las de transparencia y combate a la corrupción sustentadas por el llamado bloque de contención, que con el PVEM comparten la intención de actualizar la legislación relacionada con los órganos garantes de la transparencia y el acceso a la información pública. Los especialistas refieren que Morena no planteó una iniciativa en este terreno.

Más bien, la mayoría cuatroteísta se pronunció por reformas al marco jurídico de los órganos autónomos, mientras que el PRI anunció que buscará ampliar los instrumentos de control parlamentario del Senado y Movimiento Ciudadano se plantó en la defensa de éstos.

El PRI insiste en una revisión sobre las facultades de la Guardia Nacional y, MC, en la desmilitarización de los aparatos de seguridad, mientras que Morena tiene otras prioridades. Entre ellas, el marco jurídico de las responsabilidades administrativas y el servicio profesional de carrera.

La polarización generada por la regresión energética y la reconducción de la política fiscal han acentuado las divergencias. Mañana, el recinto legislativo será cercado por los opositores al paquete económico cuatroteísta.

Efectos secundarios
¿RUPTURAS? Los equilibrios entre los grupos morenistas que aspiran a definir la candidatura al gobierno de Tamaulipas son precarios y las directrices del CEN, encabezado por Mario Delgado, son irrelevantes. El cambio de dirigencia estatal dejó sin cargo al exdelegado estatal de los programas federales, José Ramón Gómez Leal, quien se ha vuelto blanco de los ataques de un sector de la prensa, afín a la 4T, con lo que el pacto de no agresión entre los precandidatos pasaría a ser letra muerta. Las baterías ahora enfilan hacia el senador Américo Villarreal.

PERFILADO. El próximo miércoles 27 habrá humo blanco en el Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México y prácticamente por unanimidad será ratificado Rafael Guerra Álvarez, quien cuenta con el apoyo de cuadros importantes de la Cuarta Transformación y el respaldo de ministros como Yasmín Esquivel Mossa y Juan Luis González Alcántara Carrancá.

AUTÓNOMOS. En sesión extraordinaria, el pleno del Congreso de Oaxaca aprobó a los nuevos integrantes del Tribunal Superior de Justicia y del órgano garante del acceso a la información pública. Los nuevos magistrados son Berenice Ramírez Jiménez, Elizabeth Roxana López Luna, Sofía Altamirano Rueda y Juan Carlos Díaz Carranza, Alejandro Magno González Antonio, quienes cumplirán un periodo de ocho años. Y los nuevos comisionados son Xóchitl Elizabeth Méndez Sánchez y José Luis Echeverría, por un periodo de tres años; Claudia Ivette Soto Pineda y Josué Solana Salmorán, por cuatro años, y María Tanivet Ramos Reyes, como comisionada por un quinquenio