Detrás de Pegasus

alberto-aguirre1

Alberto AguirreSignos vitales

La triangulación entre Pegasus, sus operadores y quienes los contrataban estaría debidamente comprobada en un primer caso judicializable, según ese comunicado

Justo hace nueve meses, los directivos de UAS Drone Corporation cotizaron por primera vez en el OTCQB, un venture market regulado por la SEC de Estados Unidos que impone como requisito a las empresas enlistadas no declararse en quiebra. En busca de capital entre el público inversionista, esta firma había presentado en junio del 2020 al TIKAD, un octocóptero con tecnología avanzada de estabilización y un cardán robótico capaz de transportar hasta tres veces su peso.

Este UAV (plataforma aérea no tripulada por su sigla en inglés) con capacidad de fuego y utilizable en ataques de precisión sin la necesidad de una acción intrusiva, es fabricado por Duke Robotics Inc, una empresa que UAS Dron Corp adquirió hace un año, con el propósito de vender al TIKAD al Ejército estadounidense y las fuerzas armadas de países aliados, que podrían desplegarlo en ofensivas militares, el patrullaje de la frontera y operaciones tácticas de la lucha contra el terrorismo.

Al frente de los accionistas estaban Elisheva Ansbacher y Ximena Benítez García, quienes junto con Uri Emmanuel Ansbacher dirigen O A Manhattan, un consorcio de empresas basadas en Miami, Florida, a las que pertenece KBH Track, la firma que vendió el spyware Pegasus al gobierno de México.

Benítez García y Víctor Raúl Cedillo Hernández eran los administradores de las oficinas donde la Fiscalía General de la República realizó un cateo en el que habría participado Carmen Aristegui, quien según el boletín de la dependencia federal fue testigo de las periciales y “aportó a un testigo fundamental”.

La periodista descalificó esa inverosímil versión y sobre la vinculación de KBH Track y NSO Group —la empresa israelí que desarrolló Pegasus— precisó la naturaleza de sus contactos con un whistleblower al que denominó “cazador de cazadores”.

Después de los cateos, la FGR aseguró un disco duro que serviría para “probar plenamente que la empresa maquiladora (sic) realizaba el espionaje telefónico para diversos solicitantes que aún no se hayan identificados plenamente para efectos judiciales” ¿Con Pegasus espiaron a Manuel Mondragón y Kalb?

La triangulación entre Pegasus, sus operadores y quienes los contrataban estaría debidamente comprobada en un primer caso judicializable, según ese comunicado. El desarrollador del spyware sostiene que sólo trabaja con agencias gubernamentales.

Los nexos de NSO Group con las empresas de Ansbacher, así como los contratos de este consorcio con la Sedena, el Cisen y la PGR, fueron documentados por “cazador de cazadores”, quien durante cuatro años filtró información a Aristegui y su equipo.

Ya es bien sabido cómo funciona Pegasus —desbloquear subrepticiamente un smatphone, hackear su contenido y convertir al dispositivo en un aparato de escucha— pero aun no queda claro a quien otorgó NSO Group la licencia del software usado en los anteriores dos sexenios.

De acuerdo con la información presentada ayer en Palacio Nacional por el titular de la UIF, Santiago Nieto Castillo, la PGR utilizó Pegasus a partir del 2014 a partir del contrato firmado por el entonces titular de la AFI, Tomás Zerón de Lucio y Grupo Tech Bull, una filial de Balam Seguridad Privada.

Esta empresa presumía la eficacia de sus soluciones tecnológicas, incluso en circunstancias extremas. En los sismos de 2017 o en casos de personas desaparecidas pudieron localizar teléfonos somos útiles, refirió Asaf Zanzuri durante la Expo Seguridad México 2019, en el Centro Citibanamex.

“Al más alto nivel en inteligencia militar” y “con la menor tecnología israelí”, esa empresa ofrecía servicios de seguridad avanzada que incluían vigilancia aérea, sensores, radares, aviones tripulados y no tripulados, así como inteligencia aérea y contrainteligencia, además de seguridad perimetral para bases militares, centros penitenciarios y minas.

Entre los clientes de esta empresa, denunció Nieto Castillo, estuvieron los gobiernos de Veracruz y el Estado de México, además de Banobras. Balam Seguridad Privada siempre ha reconocido que subcontrataba servicios y que entre sus clientes estuvieron la Secretaría de la Defensa Nacional, la PF, la SEMAR y la SSPC Federal.

  1. PRI: ¿renovación o refundación?

    La renovación del PRI, en su concepción, pasaba necesariamente por una revalorización de la marca. Otras instituciones —IKEA, Starbucks— lograron reposicionarse a partir de una modernización de su identidad gráfica

    Continuar leyendo

  2. ¿INELeaks?

    El INE asegura haber detectado —hace seis días— las primeras referencias sobre el ofrecimiento del padrón mexicano en el mercado negro

    Continuar leyendo

Menú de accesibilidad