El “aeropuerto del pueblo” será puesto en marcha, aunque los accesos están inconclusos. No obstante su costo reducido y la rapidez de los ingenieros militares, La megaobra generó protestas e inconformidades entre grupos sociales que se vieron afectados de diversas formas.

Indirectamente, los primeros afectados son colonos de un amplio corredor habitacional de la zona metropolitana –que va desde Xochimilco hasta Atizapán de Zaragoza– molestos por el ruido generado por los aviones que aterrizan en las terminales del aeropuerto Benito Juárez. Seneam modificó aeronavegabilidad en el Valle de México sin escuchar a los vecinos y en la víspera de la inauguración del AIFA había amenazas de bloqueos.

Las vialidades a la nueva terminal aérea serían un inconveniente para las movilizaciones de los grupos inconformes que –de acuerdo con información compartida por los sistemas de inteligencia a las autoridades locales– buscarían llegar al Puente Xaltocan-Nextlalpan, considerado un punto estratégico, por su proximidad a lo que fue el frente 2 en la construcción del AIFA y dada su elevación, es el punto ideal para colocar mantas que verían los invitados de honor. Ejidatarios de la zona están inconformes por la construcción de un colector de aguas pluviales y también han amagado con salir a la calle.

La mayoría de los convocados al magno evento usarán el Circuito Exterior Mexiquense y surgió “información sensible” en las horas previas, sobre la intención de bloquear el distribuidor vial, además del riego latente de protestas de los vecinos de las unidades habitacionales de Tecámac y Nextlalpan, que exigen la rehabilitación integral de vias de tránsito local.

El punto de mayor conflictividad es Tonanitla, donde se han registrado bloqueos de los pobladores, que exigen recursos para obras de remediación, y es el punto habitual de reunión para ejidatarios, sindicatos y transportista inconformes.

Otros cinco puntos “calientes” serán atendidos por células “de diálogo y escucha activa”, con la intención de contener a los manifestantes. Los ocho equipos están encabezados por un funcionario de la Secretaría de Gobernación y sumarán a representantes de media docena de dependencias (SCT, SEDATU y Conagua, entre ellas) según la naturaleza del conflicto que se haya detectado.

El subsecretario Radinbranath Salazar está a cargo de la distensión de las protestas, por parte del gobierno de la República. Su contraparte mexiquense es Martín Sobreyra, subsecretario encargado de la región Norte. Y para apoyarlos, Javier González Garza, en funciones de director de vinculación en SICT.

Al igual que las megaobras, la estabilidad social es un logro que la Cuarta Transformación puede presumir. Este 21 de marzo, Adán Augusto López Hernández y Ernesto Nemer Álvarez tendrán una prueba de fuego.

EFECTOS SECUNDARIOS

AUSENCIAS. Después de festejar el 84 aniversario de la expropiación petrolera, la Cuarta Transformación se dará cita en el el aeropuerto internacional Felipe Ángeles, la primera megaobra del sexenio que arranca operaciones. Una ausencia notoria en ambos eventos es la del otrora líder moral de la izquierda mexicana Cuauhtémoc Cárdenas, quien este lunes 21 encabezará la quinta reunión anual de Nosotrxs, el movimiento no partidista que alzará la voz para exigir al gobierno un alto a las vulneraciones sistemáticas de derechos y la creciente polarización y violencia en el país. onde se hará un recuento de las acciones que se han llevado a cabo en cada una de las causas para combatir la corrupción y la desigualdad, así como compartir las próximas acciones del movimiento a nivel local.

MOLESTIAS. Naucalpense, formada al amparo del peñismo, Cristina Ruíz Sandoval llegó a la dirigencia nacional de la CNOP y a San Lázaro, bajo la protección de Alejandro Moreno Cárdenas, quien además la respaldó para ser la coordinadora de los diputados federales del PRI del Estado de México. Sus compañeros, empero, se quejan de su falta de liderazgo y de malos manejos del presupuesto de la bancada.