Durante la pandemia México contrató con el gobierno de Cuba, por tres meses, a 585 médicos cubanos, a un costo de 136 millones de pesos. Unos 77 mil 500 pesos mensuales por médico.

En el IMSS hay plazas a concurso para director de Unidad de Medicina Familiar por 13 mil 357 pesos y para jefe de medicina familiar por 14 mil 385. Un médico cubano vale para el gobierno de México cinco veces más que un jefe de medicina familiar en el IMSS.

En realidad eso es lo que cobra el gobierno cubano mediante un sistema de trata de médicos bien establecido en el que el gobierno revolucionario cobra toda la cantidad y paga a los médicos entre 25 y 10 por ciento de lo que recibe. Hace tres años Cuba tenía, según cálculos internacionales, 30 mil médicos cubanos trabajando bajo estas condiciones en 67 países.

Relatoras de la ONU denunciaron en 2019 que estos tratos son una forma de trata de personas. Imponen retención de pagos, jornadas de trabajo ilegales, límites a la libertad de movimiento y a la privacidad.

Los médicos viven semipresos en el trato.

Quien hace estos tratos en el Insabi es Joaquín Felipe Molina, de origen cubano, actual coordinador de Análisis Estratégicos. Molina ha hecho la misma operación de llevar médicos cubanos a Brasil descrita por la periodista cubana Yoani Sánchez como una “red de tráfico humano” y “esclavitud”.

Molina es esposo de Nadine Gasman, directora del Instituto Nacional de las Mujeres. Gasman es candidata de México para dirigir la Organización Panamericana de la Salud. La detiene en su camino la denuncia vigente de médicos cubanos y de la propia OPS contra su esposo.

El Presidente mexicano ha dicho que traerá otros 500 médicos cubanos porque no hay médicos en México. Hay plazas, dice, pero no hay quien las llene. No es lo que dicen los resultados del Examen Nacional para Aspirantes a Residencias Médicas, donde en septiembre pasado se concursaron 19 mil plazas. Acudieron al examen 49 mil médicos.

Se quedaron sin plaza 30 mil. Todo esto y mucho más puede leerse en la excelente columna de Raúl Trejo Delarbre sobre el tema, aquí.