Vinculan a proceso a tres por homicidio en la colonia Obrera
Foto de PGJ

El subprocurador de Averiguaciones Previas Desconcentradas de la PGJ capitalina, Guillermo Terán Pulido, informó de la vinculación a proceso de tres hombres acusados de un doble homicidio y lesiones a un menor, ocurridos el 28 de febrero pasado en la delegación Cuauhtémoc.

Foto de PGJ

En conferencia de prensa, el funcionario explicó que ese día, una persona solicitó apoyo de elementos de la Secretaría de Seguridad Pública de la Ciudad de México, a través del botón de pánico, ante la presencia de dos hombres muertos y un menor lesionado en el interior de un Volkswagen Vento color azul, en la colonia Obrera.

Testigos les hicieron saber que cuatro personas habían detonado armas de fuego contra los dos adultos que se encontraban en la parte delantera del auto y el menor sentado atrás del piloto; después huyeron a bordo de dos motocicletas. La persona con heridas fue trasladada a un hospital.

A través de las cámaras del Centro de Control y Comando (C2) se ubicó a los imputados y se logró detener a cuatro hombres de 17, 19, 24 y 29 años, en poder de una subametralladora calibre nueve milímetros y dos cartuchos útiles, en la calle Altuna, entre República de Honduras y República de Perú, colonia Centro.

Los implicados, el arma y los vehículos quedaron a disposición de la Coordinación Territorial en Cuauhtémoc Dos, donde se inició una carpeta de investigación por el delito de homicidio y tentativa de homicidio por disparo de arma de fuego.

El funcionario de la Procuraduría General de Justicia (PGJ) de la Ciudad de México destacó que uno de los acusados es menor de edad, por lo que fue remitido a la Fiscalía Central de Investigación para la Atención de Niños, Niñas y Adolescentes.

Al hacer trabajos de inteligencia, campo y gabinete, agentes de la Policía de Investigación determinaron que una de las armas que fueron usadas está relacionada con dos homicidios más y otras lesiones, que son investigadas por lacorporación, abundó Terán Pulido.

Se solicitó la intervención de dos peritos para la búsqueda de pólvora en ropa y manos, pero los imputados se negaron a que se les practicara dicha diligencia.

Además, dos de ellos cuentan con antecedentes penales: el de 29 años por robo a transeúnte y el de 19 por delitos contra la salud y tentativa de robo.

De encontrarse penalmente responsables, los adultos podrían alcanzar una pena de hasta 50 años de prisión por lo que hace al homicidio, y una máxima de 33 por la tentativa de homicidio.