Populismo distorsiona la agenda climática: Mario Molina
Foto de espaciomex.com.

El científico mexicano Mario Molina, ganador del Premio Nobel de Química en 1995, lamenta que el populismo que ha ganado poder en muchos países entorpezca la implementación de una agenda común para resolver la emergencia climática mundial.

En una entrevista con Efe durante su visita a España para participar en una reunión internacional de científicos esta semana, Molina señala que la crisis climática es un problema mundial, por lo que las sociedades deben recordarle a sus gobiernos que ya firmaron en 2015 el Acuerdo de París para comprometerse a reducir las emisiones de carbono.

“Tenemos problemas ahora en muchos países, quizá por el populismo, es una manera como lo describimos, que muchos de los jefes de Estado no tienen una visión clara a largo plazo. Entonces lo que tenemos que hacer es trabajar con la sociedad y recordarle al planeta que ya se pusieron de acuerdo en el 2015”, sostiene.

Molina afirma que las principales dificultades para implementar el Acuerdo de París son políticas, por la desinformación y por la dependencia de los países con los combustibles fósiles, como México.

En concreto, cree que el discurso del presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, quien ha prometido construir nuevas refinerías y ha cuestionado la presencia de compañías energéticas españolas, afecta a la cooperación internacional que su país tiene con otras naciones para resolver la crisis climática, en particular con España.

“Tenemos la expectativa (la sociedad civil y la comunidad científica mexicanas) de poder trabajar juntos y con el gobierno en un futuro, pero de momento, claro, el primer impulso es regresar a como estaba México históricamente, que dependía (del petróleo)”, expresó.

Molina mencionó que México ya no tiene tanto petróleo como en el pasado, pero que, de cualquier manera, si se descubriesen nuevos yacimientos del combustible fósil, el país “debería dejarlo en el subsuelo”.

Además, exhortó a los gobiernos mexicanos y español a trabajar en conjunto para adoptar mejores prácticas a favor del desarrollo sustentable.

“El cambio climático es un problema global, o sea que todo el mundo tiene que participar, pero España y México tienen relaciones muy especiales”, comentó.

El científico destacó que empresas españolas están creando industrias en México para producir energías renovables, como la eólica y la solar, lo que representa prácticas que el gobierno mexicano debería considerar.

Argumentó que España es un ejemplo para otros países renuentes a transitar a un sistema de energías renovables, pues en este país se ha comprobado que se puede avanzar con tecnologías limpias sin grandes sacrificios económicos porque ya son competitivas.

“Siempre hay conflictos y las empresas que manejan combustibles fósiles tienen mucha fuerza política también, pero en España tenemos ejemplos muy claros de empresas que sí están compitiendo muy favorablemente con lo que llamamos energía sustentable”, opinó el Nobel.

Molina también participó este miércoles en un coloquio con Íñigo Losada, ganador del Premio Rey Jaume I en protección al Medio Ambiente, y Carlos Sallé, director de Energéticas y Cambio Climático de Iberdrola, en un acto en Casa de México en Madrid en colaboración con la Fundación de se compañía energética.

Durante su intervención, criticó la “ignorancia monumental” de Donald Trump, presidente de Estados Unidos, al asegurar que lo más preocupante del Acuerdo de París es que el mandatario estadounidense niegue la emergencia climática.

“Es una cosa totalmente absurda. El consenso científico es extraordinario. Así que eso representa una ignorancia monumental”, comentó.

Molina calificó de “totalmente irresponsable e inaceptable” que Estados Unidos, así como otros países, estén abandonando su liderazgo en la lucha contra la crisis climática.

Aun así, se mostró optimista al considerar positivo que haya un movimiento civil internacional a favor del desarrollo sustentable, como Friday for Future (“Viernes por el planeta” o FFF), en el que jóvenes de Europa y otros países protestan para exigir acciones urgentes de sus gobiernos.

Con información dee EFE