Pandemia por coronavirus (Cobertura especial)

No puede juzgar la alianza con PAN y PRD como una traición: Augusto Gómez a José Patrocinio González

No puede juzgar la alianza con PAN y PRD como una traición: Augusto Gómez a José Patrocinio González - Foto de @alitomorenoc
Foto de @alitomorenoc

Augusto Gómez Villanueva, titular de la Comisión Nacional de Procesos Internos del PRI, lamentó la renuncia de José Patrocinio González Garrido al Partido Revolucionario Institucional

Augusto Gómez Villanueva, titular de la Comisión Nacional de Procesos Internos (CNPI) del PRI, lamentó la renuncia de José Patrocinio González Garrido al Partido Revolucionario Institucional, pero le pidió respetar la decisión de realizar una alianza con el PAN y PRD de cara al 2021.

En una carta dirigida a González Garrido, Gómez Villanueva apuntó que la Constitución y la democracias mexicanas están “en peligro por los desatinos de un hombre y un movimiento que conducen al país al caos y al militarismo, destruyendo las instituciones que tu abuelo, tu padre, tú y yo creamos”.

Esta es la carta íntegra:

Alianzas y rupturas

Carta dirigida a un amigo ex correligionario

La renuncia de José Patrocinio González Garrido como militante del PRI es lamentable. Se trata de un mexicano culto, de linaje político revolucionario.

Descendiente de Tomás Garrido Canabal, conocido por su radicalismo ideológico, y de su ilustre padre, don Salomón González Blanco.

Nos conocimos en la década de 1950, como alumnos de la Facultad de Derecho de la UNAM.

Su biografía política es extensa. Fue presidente de nuestra Generación ’52 y desde entonces lo apoyamos con gran afecto, reconociendo su brillantez, su talento, su ingenio y su enorme sentido de la amistad y la camaradería. De esa generación formaron parte muchos jóvenes que trascendieron en el campo de la política nacional y las letras, como Carlos Fuentes, Porfirio Muñoz Ledo, Miguel de la Madrid, Mariano Piña Olaya, Fernando Zertuche, Miguel González Avelar y muchos más. Fueron diputados, senadores, funcionario de los tres poderes y presidenciables.

Pepe, como le llamábamos, era hijo de un secretario del trabajo brillante en la academia y honorable en el ejercicio público, que trabajó al mando de dos Presidentes: don Adolfo Ruiz Cortines y Adolfo Lopez Mateos. Su ingenio y hermandad nos hizo estimarlo y respetarlo.

Desempeñó múltiples cargos en el PRI del Distrito Federal y fue delegado también en varios estados, además de funcionario del entonces Departamento del Distrito Federal y secretario de Gobernación con Carlos Salinas de Goratri, lo cual lo hacía presidenciable. Pepe cumplió su sueño de ser gobernador de Chiapas, como lo fue su padre.

¡Se fue del PRI! No lo juzgo ni lo califico, pero sí lo lamento. Un hombre como él, estudioso, informado y conocedor de la historia, no puede tirar la toalla a nuestra edad sin olvidar sus propias vivencias, las de su padre y las de su abuelo.

En el pasado, la alianza en lo oscuro nos condujo a desviaciones coyunturales y a negociaciones que abrieron las puertas de una cultura de preservación del ejercicio de la democracia como objetivo histórico. Entonces el PRI estaba en el poder y fue necesaria la negociación para preservar la paz e impulsar el desarrollo nacional. Ahora la negociación ocurre en forma pública y al amparo de la ley. No renunciamos a nuestros principios cuando estamos fuera del poder.

Como exdirigente social, político y jurista no puede juzgar la alianza como una traición. Como mexicanos estamos comprometidos en la defensa de la nación.

La paz del país se ha conservado por un siglo, gracias a la sabiduría de una clase política que se formó en la democracia sustentada en la vigencia de una Constitución que ahora está en peligro por los desatinos de un hombre y un movimiento que conducen al país al caos y al militarismo, destruyendo las instituciones que tu abuelo, tu padre, tú y yo creamos.

¡El riesgo es real! Todos los días Mexico se va destruyendo por el martillo demoledor de una ira infantil contra el pasado, destruyendo tu propia obra, la de nuestros padres y la de nuestra generación. Tenemos hoy un gobierno de venganzas y caprichos que sí traiciona diariamente la voluntad popular y de una inconsciencia cuya pérdida de brújula ha atentado contra lo más sagrado:  nuestra soberanía. Te aclaro: nuestra alianza no está sustentada sólo en la recuperación del poder, sino en evitar, en la próxima cámara, ¡la destruccion de la República!

La guillotina de las libertades, del régimen de derecho logrado en tres revoluciones, frente a una ridícula  comedia transformadora en el drama de Mexico, llamada la Cuarta Transformación.

Puedo discrepar de mi amigo de la juventud. No pondría en duda tu derecho ciudadano, pero, como juarista te invito a respetar nuestra decisión de defender a México.

Después, la historia nos juzgará.

Augusto Gómez Villanueva

Augusto Gómez VillanuevaJosé Patrocinio González Garridopanpri
Menú de accesibilidad