México y EE.UU. se reunirán otra vez para seguir discutiendo temas energéticos
México y EE.UU. se reúnen otra vez para seguir discutiendo temas energéticos. Foto de EFE

Tras la Cumbre de las Américas el enviado especial de la Casa Blanca para el clima, John Kerry, se entrevistará por cuarta vez con el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, para continuar la discusión sobre temas energéticos, los cuales tensan la relación bilateral.

La reunión con Kerry, tercera en lo que va del año y cuarta desde octubre pasado, ocurrirá este martes y aunque el presidente López Obrador dijo que la cita se daría este día, el titular de la Secretaría de Gobernación, Adán Augusto López Hernández, corrigió y dijo a medios que el encuentro se llevará cabo el martes aunque durante el día todo fue hermetismo sobre la visita.

“La reunión con Kerry es mañana”, declaró López Hernández tras al salir del Palacio Nacional, residencia y despacho presidencial, donde este día asistió junto con el canciller Marcelo Ebrard, la Secretaria de Energía, Rocío Nahle, y el titular de Petróleos Mexicanos, Octavio Romero.

El viernes pasado, el Gobierno de Estados Unidos anunció que Kerrey viajaría este lunes a México para encontrarse con López Obrador.

Este lunes, en su habitual conferencia de prensa matutina, el presidente mexicano aseguró que la visita de Kerry se debía a que Estados Unidos tiene grandes problemas relacionados con la energía.

“(Kerry) Viene hoy a lo mismo, a ver cómo se está avanzando para resolver los problemas energéticos. Estados Unidos tiene un grave problema porque ya está a más de cinco dólares el galón”, dijo en relación a la inflación que está sufriendo el país vecino y muchos otros a raíz de la guerra de Ucrania.

Pese a que la presencia de Kerry en México ocurre tras la la Cumbre de las Américas, a la cual el presidente mexicano no asistió, López Obrador aseguró que Kerry no venía al país a presionar.

“Es una gente muy decente, una persona respetuosa”, sostuvo.

Atención a México

López Obrador y Kerry conversaron el pasado 3 de junio por medio de una videollamada.

Sin embargo, el funcionario estadounidense siempre ha dado especial atención al Gobierno de México.

La última vez que el enviado del presidente Biden estuvo en México fue el 31 de marzo pasado cuando dialogó con López Obrador sobre su polémica iniciativa de reforma eléctrica, que buscaba limitar a 46 por ciento la participación del sector privado en la generación de electricidad, proyecto que finalmente fue desestimado por el Congreso mexicano.

Previo a ello, en febrero pasado tras la visita de Kerry ambas naciones acordaron “elevar enormemente” el potencial de producción de energías limpias y formar un grupo interinstitucional de trabajo Estados Unidos-México para el Clima y la Energía Limpia, que incluirá dependencias claves en ambos lados.

Mientras que en octubre de 2021 Kerry visitó Ciudad de México y Palenque (Chiapas), por invitación del presidente López Obrador, como parte de su propuesta de llevar a Centroamérica los programas de reforestación y cooperación internacional para el desarrollo “Sembrando Oportunidades” y “Jóvenes Construyendo el Futuro”.

Buena reunión bilateral

En el marco de la reunión entre López Obrador y Kerry, el embajador de Estados Unidos en México, Ken Salazar aseguró que pese a la ausencia de López Obrador en la Cumbre de las Américas la relación bilateral no se verá afectada.

“México y Estados Unidos tienen puntos de vista diferentes sobre muchos temas, pero estamos comprometidos a que esas diferencias no sean tan grandes como las oportunidades que tenemos al trabajar juntos”, aseveró.

El diplomático aseveró que la relación bilateral “es buena” y que los compromisos del encuentro continental fueron suscritos por Estados Unidos y casi todos los países del continente, México entre ellos, representado por el canciller Marcelo Ebrard, así como varios funcionarios y empresarios.

Sostuvo que los programas bilaterales para llevar trabajadores mexicanos a Estados Unidos no están funcionando y es necesario repensarlos, y reconoció que el flujo migratorio es histórico en la región, pero ello se debe a la falta de oportunidades de trabajo, desarrollo y educación, por lo que están trabajando en resolverlo.

Con información de EFE