La consulta y el pueblo bueno

            Cuando dicen ver algo con muy buenos ojos, es que el asunto ya se jodió:

Florestán.

Ayer le contaba que la estrategia del presidente Andrés Manuel López Obrador contra el INE siempre fue impedir que hiciera la encuesta de revocación de mandato, como marca la Constitución, al ordenar a su bancada de Morena en la Cámara de Diputados que le recortara el presupuesto previsto para su realización, y que fuera de las que le gustan, de las que hace el pueblo bueno.

Y es que eso ha sido lo suyo a lo largo de su vida pública: las consultas en la plaza a mano alzada y las que, insiste, hace el pueblo bueno que, en realidad las hace Morena, como la que canceló la construcción del aeropuerto de Texcoco, siendo presidente electo, del 25 al 29 de octubre de 2018, a más de un mes de tomar posesión, el uno de diciembre.

El resultado fue a la medida de su decisión de liquidarlo, como había anunciado, pero ya lo hizo con el apoyo del pueblo bueno.

Ahora, tras la decisión del INE de aplazar esa consulta por falta de presupuesto, abre su juego y dice que lo mejor es que la hagan los ciudadanos, el pueblo bueno, pues, consulta en la que está claro el resultado: hay una mayoría que queremos que termine su mandato.

Pero López Obrador, en el cuarto año de gobierno, necesita la ratificación pública y con el INE o con el pueblo bueno, claro, será reungido.

Y lo celebrará como la concentración del Zócalo del día uno, donde le llenaron la plaza, a diferencia de los días que era opositor y él solo le reventaba.

Hoy ya no.

Es gobierno.

RETALES

1. TABE.- En el análisis de los videos donde un sujeto golpea a otro en el lobby de un hotel de Polanco, el agresor, enorme, ha sido identificado como Emmanuel Grey, que la mujer que intenta contenerlo es funcionaria de la alcaldía Miguel Hidalgo y que circula una foto de su alcalde, Mauricio Tabe, con dos golpes en la cara, a pesar de que el lunes me aseguró que no era él;

2. DISTANCIA.- Hugo López-Gatell sigue en modo negación ante el inevitable arribo de la cuarta oleada de Covid, como estuvo ante la primera, la segunda y la tercera. Baste recuperar aquella declaración de que llegar a sesenta mil muertos sería una cifra catastrófica. Aquel escenario catastrófico ya se multiplicó por cinco, estamos por llegar a trescientos mil, y él como si nada. Y el presidente haciéndole caso. Algún día se ajustarán cuentas; y

3. ATRACOS.- Claudia Sheinbaum dijo que su gobierno va intervenir ante el disparo, impune, de las tarifas de Uber y Didi que se han llegado a triplicar. Espero que no sea como cuando la engañaron diciendo que se iban a reforzar las medidas de prevención en el aeropuerto internacional de la Ciudad de México, misma mentira que dijo López-Gatell ante el presidente López Obrador, cuando en esa terminal aérea no se pide ningún requisito a los miles de viajeros que llegan al día en vuelos internacionales.

Nos vemos mañana, pero en privado.