Pandemia por coronavirus (Cobertura especial)

“Estoy a punto de quedarme sin casa”, revela don Chuy, quien debe más de 1 millón de pesos al ISSEMyM por atender a su esposa

“Estoy a punto de quedarme sin casa”, revela don Chuy, quien debe más de 1 millón de pesos al ISSEMyM por atender a su esposa - Foto de Noticieros Televisa
Foto de Noticieros Televisa

Jesús Villavicencio Pérez pide apoyo a autoridades para poder pagar más de 1 millón de pesos que debe al ISSEMYM por la atención médica de su esposa con COVID-19

Jesús Villavicencio Pérez, don Chuy, acudió a las inmediaciones de Palacio Nacional para solicitar apoyo del presidente Andrés Manuel López Obrador debido a que debe un millón 158 mil pesos al Instituto de Seguridad Social del Estado de México y Municipios (ISSEMYM).

 

 

Esto luego de que su esposa fuera atendida por COVID-19 en dicha institución.

Villavicencio Pérez indicó que por culpa de esta situación, está a punto de quedarse sin casa, razón que lo ha orillado a pedir apoyo económico a las autoridades.

Don Chuy aseguró en el espacio de Radio Fórmula de Joaquín-López Dóriga que buscó atención en el ISSEMYM para su esposa puesto que se encontraba muy delicada de salud.

 

“Mi esposa estuvo más del tiempo debido intubada y, de la noche a la mañana, me dan una cuenta de 926 mil pesos. En aquella ocasión, el 8 de junio, yo anduve peregrinando por varios hospitales públicos de la ciudad de Toluca, como el Nicolás San Juan y el Adolfo López Mateos. En aquella ocasión, mi esposa ya iba sumamente grave, me atrevo a decir que mi esposa ya iba más muerta que viva”, indicó.

El hombre asegura que no cree en las estadísticas que da el Gobierno Federal pues, en su experiencia, la situación es más fuerte de lo que se difunde.

 

“Al ver la magnitud del problema y al ver la saturación de los hospitales hay veces que las estadísticas del dr. López-Gatell, yo creo, que mienten, porque él saca una estadística y, la verdad, me atrevo a decir que es errónea porque en el Estado de México la pandemia nos ha golpeado bastante fuerte”, reveló.

Cuando su esposa se puso muy grave, don Chuy decidió ingresarla en el ISSEMYM.

 

“Al ver que mi esposa ya no tenía forma de salvarse me dijeron que no la podían atender y que mejor me la llevara porque no tardaba en fallecer, de plano. Me regresé en el auto en el que la llevaba y vi el ISSEMYM y yo, erróneamente, escuché que los hospitales de COVID-19 eran gratuitos y, se me hizo fácil meterme allí, sin ser derechohabiente, aclaro”,  indicó.

A partir de ese momento, no volvió a ver a su esposa, hasta 57 días después cuando le dieron el alta de dicho hospital.

 

“Fue un alta precipitada porque mi esposa no estaba recuperada al 100 para salir del hospital. Tenía unas llagas por permanecer mucho tiempo en una sola posición que, hasta el momento, están cobrando factura en mi esposa porque en el hospital privado en el que la ingresé el sábado, el tratamiento lo sigue manteniendo y lo va a tener por un rato, yo creo. La dieron de alta sin ninguna indicación médica, sin medicamentos, únicamente me dieron cuatro medicamentos que, para un persona con COVID-19 pues nada tienen que ver”, aseguró.

Don Chuy denunció que tras el alta de su esposa, funcionarios del hospital le dieron dos medicamentos para continuar su tratamiento pero que no fue suficiente.

 

“Ellos dicen que al salir me dieron medicamentos pero yo puedo jurar que al salir solo me dieron dos medicamentos y los demás, yo los adquirí. Al no tener los cuidados suficientes, las heridas se fueron infectando y al infectarse, después de estar seis días en casa, empezó mi peregrinar el día sábado cuando un médico particular me dijo que mi esposa estaba grave y que podría fallecer en cualquier momento”.

Señaló que dicho médico le sugirió trasladarla a otro hospital que contara con terapia intensiva como el Hospital Ángeles, el Hospital Centro Médico de Metepec, donde está internada actualmente, el ABC y el Sanatorio Toluca de la capital del Estado de México.

“Pero los costos son muy altos por eso tuve que poner en prenda y empeñar mi casa”, lamentó.

Sobre la protesta que realizó en las inmediaciones de Palacio Nacional, dijo que no fue atendido.

“Desagraciadamente a los pobres nos tratan con la punta del pie porque yo me manifesté y pedí ayuda económica del licenciado presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, pues no tengo medios económicos para sacar a mi esposa del hospital”.

Dijo que abrió una cuenta bancaria en la que integrantes de la sociedad civil le han realizado aportaciones y que, hasta el momento, ha recaudado 20 mil pesos pero, desgraciadamente, no es ni la cuarta parte del dinero que adeuda.

“Afortunadamente, yo abrí una cuenta en el banco y la gente me ha correspondido. Hasta el momento, llevo 20 mil pesos, que no es una cuarta parte de lo que tengo que cubrir y los costos se incrementan día con día, hasta que no liquide la cuenta me la podré llevar”, dijo.

Finalmente, don Chuy pidió al gobernador del Estado de México, Alfredo del Mazo que lo apoye para que terminen las injusticias en su contra.

“Ojalá el gobernador ponga la vista hacia acá y se terminen las injusticias para mí porque por culpa de esto, estoy a punto de quedarme sin casa”, puntualizó.

atencióncovid-19don ChuyISSEMYMpalacio nacionalprotesta
Menú de accesibilidad