Buscan atraer a nuevas generaciones de estadounidenses a San Miguel de Allende
Foto de internet

Como una muestra del sentir cosmopolita de esta ciudad donde viven cerca de 20 mil residentes extranjeros, y en el contexto de la reciente decisión de su Cabildo que declaró como persona non grata al candidato republicano a la Presidencia de los Estados Unidos, Donald Trump, a raíz de su campaña xenófoba contra los mexicanos y su insistencia en construir un muro que debería ser pagado por el gobierno de México, los hoy propietarios de la histórica Hacienda La Petaca se preparan para desarrollar un complejo inmobiliario que contrarreste dicho discurso atrayendo a una nueva generación de estadunidenses demostrando así la estrecha relación que hay entre ambas naciones.

La histórica hacienda perteneció originalmente a la familia del insurgente Francisco Lanzagorta y sus actuales dueños, también de origen estadounidenses, preparan un desarrollo habitacional ecológico y sustentable que busca conquistar a una nueva generación de familias de ambos lados de la frontera bajo un concepto de 47 lotes de 1,500 a 5,500 m2., un hotel boutique de 28 llaves, 18 casas de descanso, albercas con aguas termales, capilla, palenque, huertos y casa club.

Foto de internet
Foto de internet

La idea de los propietarios es crear un concepto para familias que puedan seguir con sus negocios, profesiones o actividades dentro y fuera de México, dada la conectividad en la región y su cercanía con el Aeropuerto Internacional de Querétaro que se encuentra a una hora en automóvil. Hoy día, de los cerca de 20 mil residentes extranjeros en San Miguel de Allende 70% provienen de los Estados Unidos, 20% de Canadá y el resto de otros países.

La Petaca es parte del Golden Corridor, famoso en la región por sus espacios amplios, gran abasto de agua y bellezas naturales, además de que representa una parte importante de la historia del país ya que fue ahí donde el 15 de septiembre de 1810 el cura Miguel Hidalgo, acompañado de Ignacio Allende y del propio Lanzagorta, reclutó a su primeros combatientes a quienes llamaron Los Guerreros, con quienes tomó el estandarte de la Virgen de Guadalupe en la capilla de Atotonilco dando así inicio la lucha de Independencia.

A decir de algunos de los administradores y empleado de la hacienda, La Petaca reactivaría la economía de la región luego de que por siglos fue una de las más productivas del Bajío y del centro del país, ya que se espera genere 100 empleos directos durante su construcción y 150 indirectos, una vez que entren en función sus operaciones.

“Este es un ejemplo de lo que estadounidenses y mexicanos podemos hacer juntos, ya sea allá o aquí; quien no lo entienda no entiende el mundo en que vivimos, y Trump sin duda no vive en estos tiempo”, declaró uno de los descendientes de Los Guerreros que aún se emplean en la hacienda.

Redacción