Así operan los ladrones de combustible

Así operan los ladrones de combustible - Decomiso de robo de combustible. Foto de Internet
Decomiso de robo de combustible. Foto de Internet

Un antiguo miembro de Los Zetas pasó de las filas del narcotráfico pasó a ser un obrero especializado en el robo de combustible

Un antiguo miembro de Los Zetas en el norte de México en los últimos seis años se ha dedicado al robo de combustible en el centro del país.

De pertenecer a las filas del narcotráfico, pasó a ser un obrero especializado en una actividad criminal que requiere tanto de habilidades de ingeniería como mafiosas.

En entrevista para Milenio, el hombre de 30 años relató los detalles del negocio de robar hidrocarburo de los ductos de Pemex.

“Yo trabajé con los zetas en el norte. Cuando me fui para el centro (Puebla, Estado de México, Veracruz, Hidalgo, Querétaro y Guanajuato) empecé a conocer lo de la ordeña. Hubo un amigo que me invitó a trabajar con él y ahí empezó a explicarme lo que pasaba. Empecé a comparar las cosas: andar con la delincuencia o andar robándole a Pemex, y se me hizo más seguro agarrar dinero de donde estaban los ductos, ya que era mejor pagado y tenías más tiempo de andar libre en la calle”, relató el hombre.

Primera experiencia

Como decía, por ahí de 2012 o 2013 vino una persona del centro al norte a reclutar gente para poder trabajar en la ordeña de gasolina, como se conoce. Nos dijo cuánto nos iban a pagar por pipa que sacaramos.

Por cada pipa nos pagaban 4 mil pesos, según los que fuéramos. Aparte nos daban para el hotel y para comida y nos hacían una fiesta cada quince días. En el centro había otro grupo de personas que eran los que estaban especializados en la línea del ducto.

Cuando llegamos con estas personas nos explicaron cada paso y cada procedimiento: la función de cada persona, qué teníamos que hacer, así como también el halconeo que había que hacer para cuando se arrimaran las autoridades de gobierno.

¿Cómo se extraía el hidrocarburo?

Lo primero era buscar un lugar seguro, que estuviera escondido y por donde pasara el tubo. Algo como el rancho de alguien, una propiedad privada. Íbamos con esa persona y le dábamos dinero también, a cambio de que nos dejara trabajar en su propiedad. De día nos dormíamos, de noche era cuando más se puede trabajar porque así no hay tanta circulación de autos, no había tanta gente, tanta movilización.

Había veces que trabajamos cerca de un rancho y están las personas, también les damos sus dos mil pesos a cada una, ya sean dos o tres. Ellos nos tienen informados de los movimientos que hay durante el día o lo que ha pasado. O si hay problemas les dejamos un numero para que nos marquen.

Instrumentos usados para la ordeña

Para trabajar necesitábamos unos cuantos fierros y sobre todo a la “Niña”. La Niña es el aparato principal que sirve para perforar el ducto de Pemex. El ducto de Pemex es grueso y cada uno viene con unos números para identificar cuando es de gasolina o es de diesel. Unos especialistas nos pasan esos números y ya podemos checar que número se debe ordeñar. La Niña son dos varillas, que parecen chonguitos, en medio de las que va un tubo grueso donde ponemos un fierro.

En medio del fierro va como una broca grande que se solda con un tubo que mide más o menos un metro y medio. Ya cuando la ponemos en el tubo soldamos dos varillas de cada lado y en medio va la broca. Entonces, ya con la broca empezamos a darle vuelo y se va perforando según el tubo. Ya cuando se perfora a mero abajo va un tubo, que va como una válvula soldada.

Con esa válvula soldada, empiezas a perforar. Sacas la varilla y empiezas a cerrar la válvula. Para hacer una perforación, necesitas entre veinte y cuarenta minutos, según el tiempo y el equipo que tengas.

También tienes que rentar una planta grande de luz para soldar. Al momento de soldar se hace mucho ruido, por eso trabajamos de noche para que no sospeche la gente.

¿Otros instrumentos?

Ahí lo que viene siendo es la válvula. Tenemos que hacerlas nosotros y al momento de ponerlas en el tubo, soldamos alrededor. Una vez ya soldada la válvula en el tubo, ya se mete y al lado se soldan las varillitas y en medio va la broca. La broca abre un orificio y ya cuando salta el diésel sacas la tuerca, cierras la válvula y al momento de cerrar ya queda listo el tubo. Para el  tubo se necesita una varilla especial.

Haces una varilla delgadita que mide dos metros. Con esa vas buscando tú en la tierra, la vas metiendo con un mazo por donde van las líneas de Pemex, sobre todo ahí donde están esas señales de “No excavar” porque justo es donde están los tubos.

Mucha gente de la zona suele saber donde pasa el tubo, aunque Pemex lo que hace es que lo mete en curvas. Como va curveando, entonces no sabes si los tubos van a dos metros del poste o a dos metros para acá del poste que dice “No excavar”.

Una vez localizado el tubo tienes que llevarte unos costales donde echas la tierra que excavas. Al momento de hacer la válvula, hacer el piquete, tienes que tapar igual con los costales y tienes que echar de vuelta la tierra. Dejar todo normal para que no vean donde se hizo el agujero y puedas hacer la ordeña.

¿Cómo evitan que se detecten fugas?

La “Diabla” es una manguera con malla especial para que no sea rastreada por el detector que tiene Pemex. Ellos tienen aparatos especiales para detectar donde hay fugas, pero esa manguera de la “Diabla” nos sirve para que no detecten la fuga.

¿Cómo se consiguen las “Diablas”?

Se manda a hacer con personas especiales que se dedican a mangueras y se les pide con qué material.

¿Cómo se consiguen las pipas para trasladar el combustible?

A veces, el jefe de plaza nos vendía las pipas, a veces nos la conseguían o a veces él se las robaba con su gente y las cuateaban (alterar número de serie del vehículo). O les quitaban el nudo de estero, se las cambiaban y ya después las utilizábamos nosotros para unos ratos.

¿Cuántos participan?

Depende, por los “halcones” (vigilantes de la banda criminal), entre más seguridad mejor. De seguridad tenemos que tener de diez a veinte personas porque las dejamos según los caminos: si son tres caminos donde vamos a trabajar, debemos dejar halcones desde el inicio hasta las orillas.

¿Cuántos realizan la ordeña del ducto?

Como veinte personas en total. Y normalmente lo hacemos de madrugada. Hay uno que se encarga del piquete, hay uno que se encarga de llenar, hay otro que se encarga de abrir la válvula, hay otro que se encarga de cerrar. Para cargar una pipa se necesita por lo menos una persona que abre, otra que conecta la manguera y la que la afloja. Además del chofer.

¿Los “halcones” vienen armados?

Los que están cuidando están a la distancia, por lo regular en las carreteras. De repente se oye que va llegando un carro, entonces las personas que andan ahí en la camioneta de nosotros van y los interceptan. Checan y una vez checado ya ven la persona que es. Si hay problemas, se escuchan disparos. Cuando hay disparos, tenemos que dejar la toma y ya sabemos todos donde nos vamos a juntar después.

¿Hay autoridades implicadas?

Sí, aquí es como todo. Aquí es México, ¿verdad? Aquí pueden también tener dinero lo que son las “palomas”. Las “palomas” son los que trabajan para Pemex. Son los que andan checando la tubería según el recorrido que tengan.

Son los que se encargan de darle la seguridad a la tubería de Pemex. Son los que, si hay manera de contactarlos, por medio de trabajadores o personas que han trabajado ahí con ellos, se contactan, se llega a un acuerdo, ya sea una pipa que les demos a la semana o ya sea un porcentaje de cada pipa que saquemos.

¿Cuánto tiempo dura una toma clandestina?

La toma puede durar desde ese ratito que lo hicimos hasta un mes a lo mucho, lo máximo. Según depende del lugar y como esté hecho. A veces podemos meter manguera larga según veinte, treinta, cuarenta metros, que es para el momento de ir a cargar que no queden marcadas las huellas del camión cerca del tubo.

¿Luego llegaba el Ejército y personal de Pemex?

Sí, ya… llegan las “palomas” y esas ya ponen como una tina y hacen su trabajo ellos. Tratan de tapar el tubo, ponen un sensor para que, si se mueve, llegue al sistema y ya de ahí mandan gente especial.

¿Pero si las “palomas” están arregladas con ustedes?

Cuando ya están arregladas, como quiera ellas también tienen que meter trabajo, por eso nosotros solo trabajamos un mes y luego nosotros se las damos para que las presenten. Otras veces no las tenemos arregladas y por eso ocupamos halcones. Las Palomas hacen tres recorridos en las veinticuatro horas, en todo un día. Por ejemplo, si lo hacen a las ocho de la noche, nosotros podemos trabajar a las ocho y media depende del lugar en donde estemos trabajando.

¿Han sido detenidos alguna vez?

Cuando ya nos agarran aquí en corto, ya no nos dan tiempo de guardar el equipo. Y ya lo que hacemos es perder mejor el equipo que perder a la gente, que es la que nos ayuda a trabajar.

¿Cómo se vendía el combustible?

Al principio, cuando no teníamos tantos clientes era cuando nos cambiábamos de ciudad o empezábamos a trabajar en otra parte, donde no estaba muy conocido lo de los ductos de Pemex.

Ahí empezábamos a encontrar personas que, por medio de conocidos, ya nos decían: “no, guíate con este, maneja con este” y sacábamos una pipa de veinte mil litros y nos decían: “no, es que no tengo quien te compre tanto” y nos empezaban a decir: “este quiere cinco, el otro quiere diez, este quiere otros cinco” y así ya nos íbamos deshaciendo poco a poco de la gasolina.

A veces nos parábamos en un solo lugar, en un rancho y escondíamos ahí mismo la pipa e iban los clientes por su pedido que querían. Teníamos una camioneta con unos tanques y ya con esos tanques los hacíamos llegar a las personas que querían.

¿Hay empresas legales entre los clientes?

Sí. Tienes que tener un comprador para que en la mañana te compre diésel y si se puede pues sacar una pipa diaria o dos. Según las pipas que tengas, si tienes dos pipas, puedes sacar las dos diarias, metes una y luego metes la otra.

Hay muchos compradores que tienen gasolineras.

¿Cómo afecta el aumento del precio de las gasolinas?

Entre más aumente, más nos la pagan a nosotros. Es mejor para nosotros. Más nos pagan, más gana cada trabajador… y más ganan las “palomas”.

¿Cuánto se gana en un buen mes?

Si vendes dos pipas diarias de veinte mil litros, a nosotros nos van a pagar a diez pesos el litro, o poco más, porque va subiendo. Las vendemos a ese precio pero luego hay un encargado de acomodar o vender la gasolina, de buscar al comprador, y ya cuando una persona busca al comprador, esa persona se va a ganar un peso por cada litro de lo que se va a sacar pero él se va a hacer cargo del cobro del dinero.

¿Dónde es más intenso el robo de hidrocarburo?

En el norte tiene poco. Empezó como en 2012 o 2013. Todo esto viene de acá del centro del país. Es donde hay equipos y es donde todo el mundo se trabaja según sea el área donde les toque.

Es como todo. Son personas que tienen parientes en el norte y les ofrecen trabajo. Se van a trabajar para el centro y de repente, esas personas ya saben cómo trabajar en el norte.

¿Hay diferencias entre trabajar en el centro y el norte?

En el centro hay mucha competencia. Hay muchos grupos y en el norte casi no se conocía muy bien la ordeña. Además de que en el norte Las Palomas cuidan más los ductos.

¿Hay grupos del narcotráfico implicados?

En cada estado dominan ciertos carteles y son las personas a las que tenemos que pagarles. Y si hay un lugar donde no hay plaza, donde no hay delincuencia, entonces tenemos que arreglarnos con el gobierno, más que nada. O donde hay delincuentes, también nos podemos arreglar con el gobierno.

Primero arreglamos con el jefe, el mero bueno, sea delincuencia o gobierno, el jefe encargado de la plaza. Ya una vez arreglado con él, ya él mismo a veces trae comunicación. Él ya nos va a hacer el paro con algunas de las patrullas, de la Policía o no sé… Marina, federales, según sea el monto que se le dé.

¿Hay disputas por territorios?

Cuando estamos en un estado donde gobierna un cartel, tenemos que pedir permiso para trabajar y él ya nos dice: “Trabajan para tal lado ustedes y aquellos trabajan para el otro”. O sea, ya ellos nos asignan el lugar.

¿Algún día terminará este negocio?

No pos, mientras siga pasando gasolina por los tubos, se va a seguir continuando este negocio. El gobierno trata de detenerlo pero, como hay mucha gente que se dedica a eso y lo mucho que les gusta el dinero, aquí puedes invertirle.

¿Los testigos los apoyan?

Sí, pues a veces les damos dinero. Les damos para las cocas. Otras veces nos hacemos pasar por personal de gobierno. La gente no se da cuenta de lo que nosotros realizamos en sí.

Una vez rentamos un rancho y tenemos unas pipas ahí y la señora nos preguntaba que qué éramos y nosotros le decíamos que éramos de la comisión de agua, que andábamos con un ingeniero; pero pues como todavía no se conocía eso mucho, por eso no… mucha gente no estaba enterada de lo que realmente era la ordeña de combustible. Hasta ahora que sí está muy mencionado.

Con información de Milenio

gasolinaroborobo de combustible