Activistas protestan en Quintana Roo para exigir suspensión del Tren Maya
Foto de @SelvameMX

Activistas del colectivo Sélvame del Tren y oras organizaciones realizaron una protesta este sábado en Playa del Carmen, en el estado de Quintana Roo, para exigir la suspensión de obras del Tren Maya, considerada una de las obras prioritarias del Gobierno de la Cuarta Transformación.

Dicha protesta fue denominada como “Primera Manifestación Pacífica en Playa del Carmen por la Selva y el Agua”, la cual se llevó a cabo en el puente peatonal de la carretera federal y avenida 28 de Julio.

Los activistas salieron a las calles de Playa del Carmen con pancartas, carteles y megáfonos, además de que entregaron folletos a los ciudadanos que se acercaban a la manifestación.

Esta semana, el presidente Andrés Manuel López Obrador reveló que declaró el Tren Maya, su proyecto emblemático del sureste del país, como una obra de “seguridad nacional” para continuar su construcción a pesar de los amparos obtenidos por ambientalistas.

“Ya se decidió que es un asunto de seguridad nacional y que no por los intereses de un grupo de corruptos y de pseudoambientalistas vamos a detener una obra que es en beneficio del pueblo”, expresó el mandatario.

La declaración del presidente se produce un día después de una protesta de Greenpeace, que denunció el reinicio ilegal de las obras del tramo 5 del Tren Maya, que va de Cancún a Tulum, en el estado de Quintana Roo, y que estaba suspendido por órdenes judiciales tras amparos obtenidos por ambientalistas y comunidades originarias.

El Tren Maya es uno de los proyectos prioritarios del presidente López Obrador, con una inversión de alrededor de 200 mil millones de pesos (unos 10 mil millones de dólares), para construir más de mil 500 kilómetros de vía férrea en cinco estados del sureste: Chiapas, Tabasco, Campeche, Yucatán y Quintana Roo.

En los últimos meses, activistas han obtenido amparos y han exigido al Gobierno suspender el tramo 5 por haber provocado la tala de miles de árboles, contaminar ríos subterráneos y dañar patrimonio natural y arqueológico.

Con información de López-Dóriga Digital