Pandemia por coronavirus (Cobertura especial)

Vacuna de Pfizer, una buena señal en América para salir de la crisis por COVID-19

Vacuna de Pfizer, una buena señal en América para salir de la crisis por COVID-19 - Foto de EFE
Foto de EFE

América tiene 24 millones de casos de COVID-19. En EE.UU., Pfizer y BioNTech pretenden una autorización de emergencia para distribuir vacunas

América, con 24 millones de casos de COVID-19, mira en la solicitud que hicieron este viernes en Estados Unidos las compañías Pfizer y BioNTech para obtener una autorización de emergencia y empezar a distribuir su vacuna una buena señal que le permitiría salir de la crisis sanitaria, social y económica que generó la pandemia por COVID-19.

La farmacéutica Pfizer y su socia alemana BioNTech pidieron hoy una autorización de emergencia al regulador de medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) para distribuir la vacuna que desarrollaron y que ha demostrado tener hasta un 95 por ciento de eficacia en las pruebas clínicas preliminares.

Sin embargo, para que el medicamento pueda suministrarse a la población de riesgo a partir del próximo mes de diciembre primero la FDA deberá revisar los datos de respuesta de los voluntarios a la vacuna, así como certificar su seguridad en niños, personas mayores y gente racialmente diversa.

Con todo y las dificultades propias de conseguir una cura de tal importancia, el anuncio es una esperanza que crece en el mundo, especialmente en Estados Unidos, que ya contabiliza un cuarto de millón de muertos por la pandemia.

“Nuestro trabajo para entregar una vacuna segura y efectiva no podría ser más urgente, cuando continuamos viendo unos aumentos alarmantes en el número de casos de COVID-19. La solicitud en EE.UU. representa un hito crítico en nuestro viaje para entregar una vacuna de COVID-19 al mundo”, indicó el consejero delegado de Pfizer, Albert Bourla.

Y es que las cifras no mienten. En el planeta ya hay 56.3 millones de personas infectadas y 1.3 millones de muertes.

A pesar de ello, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, arremetió hoy contra la farmacéutica.

“Se me puso aquí para hacer un trabajo, y Pfizer y otros iban adelante con las vacunas, ustedes no tendrían una vacuna en otros cuatro años si no fuera por mí, porque la FDA nunca hubiera sido capaz de hacer lo que ha hecho si yo no los hubiera forzado a hacerlo”, afirmó el mandatario.

Más preocupado por el resultado de las elecciones del pasado 3 de noviembre, sobre las que aún no acepta su derrota frente al demócrata Joe Biden, Trump sostuvo que tiene una teoría según la cual Pfizer y otros incluso decidieron no evaluar los resultados de su vacuna, en otras palabras, no sacaron una vacuna hasta después de las elecciones.

Contagios vuelven a subir

Mientras se aprueban las tan esperadas vacunas de Pfizer y otros que están en la carrera por obtener el primer antídoto, varios países de América ven con preocupación que los casos no ceden.

Ese es el caso de Brasil, la segunda nación en el continente con el mayor número de enfermos, después de Estados Unidos.

Brasil camina este viernes hacia las 200 mil muertes por COVID-19 y está próximo a superar los seis millones de casos confirmados, en momentos en que la pandemia vuelve a acelerarse en el país tras varios meses de mantenerse a la baja.

El COVID-19 deja en Brasil un total de 168 mil 61 muertos y 5 millones 981 mil 767 casos confirmados.

Por su parte, el presidente Andrés Manuel López Obrador, defendió este viernes la estrategia de su gobierno ante la pandemia tras superarse las 100 mil muertes por la enfermedad y tener más de un millón de contagios.

 

 

“Lo que se ha hecho es lo que consideramos ha dado resultados. Es muy lamentable lo que ha sucedido y los conservadores, nuestros adversarios, quisieron utilizar la desgracia del pueblo de México por esta pandemia para culparnos”, declaró el mandatario.

Hasta ahora México ha confirmado 100 mil 104 muertos y  un millón 19 mil 543 contagios en medio de los repuntes de las infecciones y hospitalizaciones.

Por lo anterior, la venta de alcohol más allá de los restaurantes quedó prohibida durante los fines de semana en Ciudad de México, la capital, para paliar una curva de contagios al “límite”.

También hay alarma en Cuba, en donde se ha incrementado la cifra de casos importados detectados a diario como positivos tras la reapertura de todos los aeropuertos de la isla.

Esta semana se confirmaron 51 viajeros que llegaron contagiados a Cuba y en la anterior fueron 58 las personas con fuente de infección en el exterior, según refirió el director de Epidemiología del Ministerio de Salud Pública (Minsap), Francisco Durán.

 

Miedo en Sudamérica

En una situación preocupante está igualmente Chile, que superó hoy la cifra de 15 mil muertos desde el inicio de la crisis sanitaria en marzo, aunque la pandemia lleva meses estabilizada y la actividad económica avanza principalmente en la capital.

Las autoridades informaron que el balance total se eleva a 537 mil 585 infectados y 15 mil 3 muertes, lo que mantiene a Chile entre los 20 países más afectados del mundo.

Asimismo, desde marzo, cuando se confirmó el primer enfermo, Paraguay ha registrado 73 mil 639 positivos, con  mil 624 muertos, 52 mil 608 recuperados y 19 mil 407 casos que se mantienen activos.

Por ello, el ministro de Salud paraguayo, Julio Mazzoleni, expresó que el aumento de casos de coronavirus en “las últimas semanas es bastante preocupante” e instó una vez más a la ciudadanía a cumplir con los protocolos sanitarios y dejar de lado “cualquier tipo de triunfalismo”.

Los datos presentados este viernes durante la conferencia de prensa semanal apuntan a un aumento del 10 por ciento de los casos, principalmente en Asunción, la capital del país, y el departamento Central.

Con información de EFE

brasilchilecovid-19Estados Unidosmexicoparaguaypfizervacuna
Menú de accesibilidad