Migrantes marchan en Nueva York por una reforma justa e inclusiva
Migrantes marchan por Nueva York por una reforma justa e inclusiva. Foto de EFE

Un grupo de medio centenar de migrantes recorrió las calles de Nueva York con una marcha en reclamo de que el Congreso apruebe el proyecto de reforma migratoria “justo e inclusivo”, que los saque de la clandestinidad.

“Respeto, humanidad, dignidad” gritaban al unísono en un recorrido de 12 kilómetros que los llevó desde la parte norte de Manhattan, una comunidad de inmigrantes conocida por acoger al tradicional barrio dominicano, hasta el icónico Parque Central, donde está el mosaico de “Imagine” dedicado a John Lennon.

Allí contaron sus historias y escucharon música de Lennon, “quien también era inmigrante y enfrentó intentos de deportación” comentó Luis Cortez, director del proyecto de trabajadores de la Coalición por la Libertad de los Inmigrantes.+

Migrantes indocumentados fueron registrados este viernes al realizar una marcha de 12 kilómetros, por los 12 millones de indocumentados en el país, recorriendo varios barrios de Nueva York. Foto de EFE/Ruth E. Hernández

Destacó que no solo han marchado en apoyo al proyecto que les otorgaría un camino a la ciudadanía, y estancado en el Congreso, sino porque quieren que la comunidad americana los “respete como migrantes” y eso incluye a su lugar de empleo, para “que no exista peligro ni acoso y se acabe el robo de salario”.

“Son 12 kilómetros por los 12 millones de indocumentados que se estima hay en el país”, comentó el activista al inicio de la marcha bajo el frío otoñal que se siente en la ciudad.

Afirmó que están atentos al desenlace del proyecto que encaminaría a unos 8 millones de migrantes a obtener la deseada ciudadanía y aseguró que aún tienen “esperanzas” en que los demócratas cumplan su promesa.

“Se nos ha caracterizado como criminales, terroristas, como cargas públicas e incluso, como una amenaza a la seguridad pública y esto es totalmente falso”, señala la declaración de los migrantes con la que arrancó la marcha, leída por Silvia Flores.

“Nos dijeron que éramos héroes, esenciales. Sin embargo, nos excluyeron de ayudas estatales y federales. El mensaje fue claro y cruel: ustedes no existen, ustedes son reemplazables y desechables. No podemos aceptar estos discursos de odio e intolerancia”, leyó en la declaración.

Migrantes indocumentados fueron registrados este viernes al realizar una marcha de 12 kilómetros, por los 12 millones de indocumentados en el país, recorriendo varios barrios de Nueva York. Foto de EFE/Ruth E. Hernández

“Biden, escucha, estamos en la lucha” o “queremos trabajar, queremos dignidad”, decían en su recorrido los inmigrantes, en su mayoría mujeres que se emplean como trabajadoras domésticas o vendedoras ambulantes y jornaleros, que portaban carteles que resumían sus demandas: “documentos para todos”, “quiero caminar en luz, no en sombras”, “reforma migratoria humana” o “todos merecemos una vida digna”.

La marcha fue acogida a su paso por trabajadores que tocaban el claxon de sus coches o autobuses, aplaudían o levantaban el puño en señal de victoria, mientras atravesaban el corazón de la comunidad donde otros inmigrantes ofrecían en la calle todo tipo de productos o les miraban desde las aceras.

Gloria, vendedora ambulante que migró de Ecuador hace 15 años y William Arón, que llegó hace tres años desde Guatemala, recorrieron los 12 kilómetros con la esperanza de una reforma migratoria.

“Espero que Biden nos dé una solución”, dijo Gloria, que tras llegar a Nueva York trajo a sus cuatro hijos, “poco a poco por la frontera” y que al igual que ella, son indocumentados.

“Tienen miedo a ser deportados porque ya tienen sus hijos aquí (nacidos en Estados Unidos)”, señaló la ecuatoriana, cuyo esposo murió por COVID-19 al inicio de la pandemia, y que vestía ropa típica de Cuenca, su ciudad natal.

Arón, quien lava platos en un restaurante con lo que sostiene a su madre y hermanos de 12 y 7 años en Guatemala, aseguró que marchó “para exigir respeto y que nos den papeles”.

El guatemalteco recordó que llegó a través del desierto junto a tres mujeres a las que no conocía y con las que compartió “hambre, desesperación y el temor de que inmigración nos agarrara”.

“Fue muy difícil pero estoy aquí cumpliendo mi sueño“, dijo el joven de 22 años.

Con información de EFE