Foto de crossfittidalwave.com

Hospital de Texas atiende a niños quemados en Tultepec

Tres niños mexicanos son atendidos en la unidad médica infantil de quemaduras del Shriners Hospital de Galveston, Texas


Netlog

Este fin de semana, Estados Unidos celebró junto con dos tercios del planeta, la llegada de la Navidad, que también llegó a la unidad médica infantil de quemaduras del Shriners Hospital de la ciudad de Galveston, Texas.

En este lugar, decenas de niños mexicanos y de toda la unión americana reciben atención medica y rehabilitación especializada, donde les curan heridas causadas por quemaduras verdaderamente escalofriantes.

Entre ellos, tres de los niños sobrevivientes de las explosiones del 20 de diciembre en el mercado de cohetes pirotécnicos en Tultepec, cuyas heridas oscilan entre las graves y las verdaderamente catastróficas.

Uno de estos pequeños es “un paciente reservado en evolución. Ahorita le están haciendo su segunda evaluación en el Shriners y hacen el plan para él, tanto quirúrgico como médico. Puede tardar, un par de meses, mas o menos”, informó el doctor Juan Vargas.

Los niños fueron trasladados vía ambulancia aérea, en coordinación con la organización Micho y Mau y el Hospital Shriners, ubicado a 45 minutos al sur de Houston, Texas.

El hospital ha atendido a cientos de niños mexicanos a través de los años, sin cobrarles un solo centavo, y no hay otro en los Estados Unidos que haya atendido y rehabilitado a más menores mexicanos.

Juan Carlos, de 13 años de edad, fue el primero de tres niños lesionados en la tragedia de Tultepec que llegó la semana pasada a Galveston. Lo hizo a bordo de una ambulancia aérea mexicana, donde recibió, por su condición crítica, atención medica especializada.

“Durante el viaje fue necesario usar algo de sedación, ya que es un paciente hiperquinético. De hecho se les estaba dando tratamiento ya con anterioridad, con medicamentos, de acuerdo a su condición. Por ende se le tuvo que dar algo de sedación y oxígeno para que estuviera estable y cómodo”, detalló el médico.

Por su parte, Dulce, de cuatro años de edad, llegó la misma noche que Juan Carlos. Mientras que Aurelio lo hizo apenas este fin de semana, tras superar complicaciones médicas.

Queda pendiente aún el traslado de Daniel, de 6 años de edad, cuyas quemaduras abarcan el 10 por ciento de su cuerpo, pero están en sus vías respiratorias, lo que impide su traslado a Galveston.

El hospital se ha mantenido bastante hermético, pero es aquí donde estos niños mexicanos de Tultepec están siendo tratados y seguirán siendo atendidos hasta cumplir sus 21 años, como prometió el nosocomio y tal como lo han hecho en otros casos de quemaduras de niños mexicanos en el pasado.

Por Francisco Villalobos