La revolución que no llega: El Salvador cumple un año de adopción del bitcoin
Pinta en El Salvador contra el bitcoin. Foto de EFE

La adopción del bitcoin como moneda de curso legal en El Salvador, que se convirtió en la principal apuesta económica del presidente Nayib Bukele, cumple un año sin que se hayan materializado la mayoría de expectativas generadas y con señalamientos de opacidad.

Con la aprobación y entrada en vigencia de la Ley Bitcoin, El Salvador se convirtió en el primer país del mundo en tenerlo como moneda y en una especie de laboratorio de los criptoactivos.

Las apuestas del Ejecutivo de Bukele, que no presentó ningún plan oficial o política pública, se enmarcó en la adopción masiva del bitcóin, la obtención de ganancias con la compra de la criptomoneda con fondos estatales, la atracción de inversión y un ahorro millonario de comisiones para la remesas.

El mandatario, que desde su cuenta de Twitter ha promovido el uso del bitcoin y ha defendido su apuesta por el criptoactivo, suma más de dos meses de no referirse al tema.

El silencio presidencial sobre el bitcoin, al menos en las redes sociales de Bukele, viene desde el 30 de junio pasado, cuando anunció la compra de 80 monedas con recursos estatales y que se enmarcó en una pronunciada caída de su valor.

Un año de “opacidad”

En estos 12 meses, el Gobierno supuestamente compró 2 mil 381 bitcoins por más de 100 millones de dólares, lanzó una billetera digital para entregar un bono a sus usuarios, anunció la construcción de “Bitcoin City” y la colocación de mil millones en bonos respaldados por la criptomoneda, pero de casi todo esto la información es secreta más allá de los tuits de Bukele.

Para el economista José Luis Magaña, este año se ha visto marcado por la “opacidad” y la falta de una política clara.

“Todo lo que ha estado vinculándose alrededor de la implementación de la Ley Bitcoin ha estado lleno de opacidad, hay muchas incógnitas que, a un año de entrar en vigencia la ley, todavía la desconocemos como sociedad civil”, dijo a Efe.

Magaña señaló también que “el Gobierno todavía no ha sido capaz de decir claramente cuáles son los objetivos que perseguía al implementar esta ley”.

Indicó que ante la ausencia de estos objetivos “es muy difícil poder evaluar, poder decir si ha tenido éxito o no”.

Entre la información reservada por instancias estatales está el monto desembolsado de un fondo de 150 millones para comprar bitcoin, la entrega de un bono mediante la billetera gubernamental, entre otros.

Sin impacto en la economía

El experto señaló que la adopción del criptoactivo no ha impulsado la economía salvadoreña, dado que el Banco Central de Reserva (BCR) anunció que el país registrará al cierre del 2022 un crecimiento económico de 2.3 por ciento, tasa que está en el rango registrado “desde hace décadas y antes de la pandemia”.

El Salvador registró en 2021 un crecimiento de 10.3 por ciento tras reabrir su economía después del encierro por la pandemia de COVID-19.

Magaña dijo que “no hay un motor diferenciador” que dé la “pauta para ver un cambio estructural en la economía” del país centroamericano.

Pocos pagos con bitcoin en comercios de El Salvador

En el centro de San Salvador, que se caracteriza por su alto movimiento comercial, son pocos los pagos en bitcoin que reciben los comercios.

Algunos comerciantes informales o ambulantes consultados por Efe no reciben pagos en bitcoin y “no les interesa” hacerlo, en comercios formales es “poco más frecuente” la compra con la criptomoneda.

Wilfredo Mendoza, encargado de una cafetería, dijo a Efe que “es totalmente mínimo” el pago con bitcoin en el establecimiento y que “son raras las personas que consumen (y pagan) por medio de la aplicación”, en referencia a la billetera gubernamental.

“Algunos extranjeros sí vienen a pagar en bitcoin, pero en clientes nacionales es menos (el pago). Del total, del 100 por ciento de los clientes, el 0.05 por ciento es (pago) en bitcóin”, comentó.

Por su parte, una comerciante de joyería señaló a Efe que la frecuencia del uso del criptoactivo “es variante” en el negocio en el que trabaja, que comenzó a aceptar la criptomoneda con la vigencia de la ley.

“Es variante (el pago con bitcoin). Hay días que no se cobra con bitcoin, pero de repente sí”, añadió.

La afluencia de personas en los cajeros bitcoin es poca y unos ciudadanos consultados por Efe dijeron no usar la billetera gubernamental, aunque la tienen descargada en sus teléfonos.

Otros aseguraron que solo descargaron la aplicación de la billetera para cobrar los 30 dólares que el Gobierno otorgó como bono para incentivar el uso del criptoactivo.

Inversión e inclusión financiera

El Gobierno y los diputados del Congreso de El Salvador, dominado por el oficialismo, aseguraron que el proyecto del bitcoin beneficiaría con una mayor inversión e inclusión financiera.

Respecto a la inclusión financiera, Magaña recordó que en julio pasado el Bureau of Economic Research publicó una investigación que plantea que únicamente 20 por ciento de la población usa la billetera gubernamental, llamada Chivo Wallet, después de cobrar el bono.

Según publicaciones de Bukele en Twitter, son más de 4 millones las descargas de esta aplicación, con la que también se registró suplantación de identidades.

“El 80 por ciento de la población que descargó la Chivo Wallet no la volvió a tocar”, por lo que “no ha tenido mayor impacto”, acotó el economista.

Sobre la atracción de inversión, Magaña subrayó que los datos del BCR apuntan a que “todos esos flujos que supuestamente iban a venir de la inversión extranjera (…) no se ven reflejados”.

Con información de EFE