Agresor de Villejuif, Francia, apuñaló a víctimas al grito de “Dios es Grande”

Agresor de Villejuif, Francia, apuñaló a víctimas al grito de “Dios es Grande” - Foto de EFE
Foto de EFE

Además de la tarjeta bancaria que permitió su identificación, el agresor llevaba en una bolsa un corán, varios documentos salafistas y una carta testamento

El agresor que acabó ayer con la vida de una persona y dejó otros dos heridos en la localidad de Villejuif, al sur de París, los atacó con un cuchillo al grito de “Allahu Akbar” (Dios es grande), anunció este sábado la fiscal de Créteil, Laure Beccuau.

Los primeros testimonios recogidos por las autoridades indican que Nathan C., de 22 años, identificado como el agresor de Villejuif, trató en primer lugar de apuñalar a una persona que se identificó como musulmán. El agresor le pidió entonces que rezara y, cuando lo hizo, lo dejó y apuñaló a otra pareja.

La Fiscalía Antiterrorista sigue sin haber sido solicitada en este caso, que investiga la Fiscalía de Créteil como un crimen común, aunque Beccuau, no descarta que esta situación cambie en los próximos días.

En rueda de prensa, Beccuau explicó que el atacante, abatido por la Policía tras huir del parque familiar en el que apuñaló a varias personas, tenía problemas psiquiátricos por los que era tratado desde los 5 años, según su madre.

El pasado mes de junio había dejado el tratamiento médico.

Además de la tarjeta bancaria que permitió su identificación, el hombre llevaba en una bolsa un corán, varios documentos salafistas y una carta testamento, según explicó el director adjunto de brigadas centrales de la Policía Judicial, Philippe Bugeaud, razón de más por la que la Fiscalía de Créteil no descarta que la investigación pase a manos de la Fiscalía Nacional Antiterrorista.

Beccuau aseguró que Nathan C., que vivía en París y pasaba parte del tiempo también en casa de sus padres en el mismo barrio, mostró una extrema determinación y violencia en su recorrido y que los problemas psiquiátricos que sufría no bastarían para justificar que el caso no fuera calificado de terrorista.

El hombre se había convertido al islam en 2017 y presentaba aspectos de radicalización, pero para que el caso sea tratado como terrorismo deben converger dos elementos en la investigación: probar que el ataque había sido premeditado e indagar la naturaleza de la radicalización.

La familia del sospechoso tampoco ha podido identificar el cuchillo del ataque entre sus objetos personales.

Para la fiscal, la carta hacer ver que había una intención previa y que no se trataba de un ataque improvisado porque, ejemplificó, “alguien le hubiera mirado mal”.

La Policía sigue interrogando a víctimas y testigos con lo que la investigación puede evolucionar. De momento no hay pruebas de que el hombre contara con cómplices o asistencia.

El agresor acuchilló a varias personas en el parque de Altos de Bruyeres poco antes de las 14:00 h local y posteriormente se dirigió hacia un centro comercial en la localidad vecina, L’Hay-les-Roses, con la intención de continuar su ataque.

Una persona murió y otras dos personas resultaron heridas, una de ellas de gravedad pero ya fuera de peligro.

Con información de EFE

agresorcuchillofranciaparísVillejuif

Menú de accesibilidad