Retrógada, sentencia de la SCJN sobre la TV y radio, critica Gustavo de Hoyos
Foto de Mike Meeks para Unsplash

Gustavo de Hoyos Walther, cofundador de Sí Por México, se pronunció este jueves contra la sentencia de la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) que ordena a los programas de televisión abierta y radio diferenciar entre información y opinión.

“Resulta paradójico que se pretenda limitar la libertad de expresión de los medios de comunicación al mismo tiempo que el presidente de la república se vale de esa libertad, de manera irrestricta, para denostar a los medios y a la oposición en su conjunto”, expresó De Hoyos Walther en una columna en Expansión.

El también presidente de Alternativas por México consideró que con esta sentencia México se acerca al “modelo de una sociedad autoritaria”.

Gustavo de Hoyos expuso que la sentencia de la Suprema Corte considera que los ciudadanos no cuentan con el criterio suficiente para diferenciar entre opinión y información, “ante lo cual debe protegerlo y tutelarlo” y la tachó como la restricción “más grave en décadas” a la libertad de expresión.

antena de televisión
Antena. Foto de Unsplash.

Debemos decirlo sin ambages: se trata de una resolución retrógrada ante la cual la sociedad no puede mantenerse indiferente. En cuestión de las libertades adquiridas no debemos dar marcha atrás”, consideró.

De Hoyos Walther puso como ejemplo las conferencias matutinas del presidente López Obrador: “Como sabemos, el primer mandatario utiliza todas las mañanas su espacio para dar información de las actividades de su gobierno a la vez que emite libérrimamente su opinión: aconseja, sermonea, regaña, aplaude, crítica, calumnia, en suma: no distingue entre información y opinión”.

¿Alguien concibe que un órgano de gobierno va a ponerle trabas a las expresiones cotidianas del presidente? ¿No será que se busca restringir la libertad de los medios para que el único que pueda usar plenamente su libertad sea el presidente de la república? Como decía George Orwell en su famosa novela (La rebelión en la granja): todos somos iguales, pero algunos son más iguales que otros. La sociedad mexicana no debe tolerar estos distingos”, comentó.

El empresario se sumó a las voces que consideran que los ministros que aprobaron esta sentencia ignoran el funcionamiento de los medios de comunicación en sus espacios informativos. “En los hechos no existe, y no es deseable, la absoluta parcialidad informativa”, comentó.

Si el espectador no está de acuerdo con lo que un medio emite, está en todo su derecho de dejar de seguirlo y buscar otras opciones. De ese modo ejerce su libertad, que es la libertad de las audiencias, y el derecho de acceso a la información. La resolución de la Suprema Corte determina que esa libertad ahora debe ejercerla no la sociedad sino un conjunto de burócratas encargados de tutelarlos”, criticó.

De Hoyos consideró que la única restricción que se debe imponer a los medios informativos “es la de no incitar a que se cometan delitos. Fuera de eso, los medios de comunicación deben gozar de una libertad irrestricta para informar y opinar”.

La resolución emitida pondría a los medios tradicionales en franca desventaja frente a la libertad irrestricta que se respira en otras plataformas” como internet, advirtió.

El empresario consideró que la sociedad debe alzar la voz “en defensa de nuestros derechos de audiencia”.

Los mexicanos debemos avanzar a un régimen de libertades plenas sin que sean los burócratas en turno los que nos digan qué debemos ver y cómo”, concluyó.

Con información de Expansión y López-Dóriga Digital