Pandemia por coronavirus (Cobertura especial)

Venden bonos para comer en restaurantes, después de que les permitan abrir

Venden bonos para comer en restaurantes, después de que les permitan abrir - Foto de Pixabay.
Foto de Pixabay.

Estimaciones de Canirac arrojan que, cuando los restaurantes abran, 15% de los consumidores habituales se mantendrán en casa sin salir, 15% ya espera las aperturas de estos negocios desde hace semanas y 70% solo irá a un restaurante si le garantizan que no se contagiarán

Las pérdidas económicas que suma la industria restaurantera de México durante el cierre obligatorio generado por la contingencia sanitaria ascienden a cinco mil 800 millones de pesos por semana, de acuerdo con cifras de la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y Alimentos Condimentados (Canirac).

Estimaciones de Canirac arrojan que, cuando los restaurantes abran, 15% de los consumidores habituales se mantendrán en casa sin salir, 15% ya espera las aperturas de estos negocios desde hace semanas y 70% solo irá a un restaurante si le garantizan que no se contagiarán.

En ese panorama, desde hace una semanas se venden bonos a un precio de 500 y 1,000 pesos para realizar consumos de 700 y 1,400 pesos, respectivamente, en 400 establecimientos de 20 ciudades del país y que se podrán hacer válidos en cuanto las autoridades de cada entidad autoricen la apertura de los restaurantes locales. También incluyen un par de copas de cortesía.

Los ingresos de los bonos gastronómicos van de manera inmediata a los lugares que la gente está apoyando, para que cada uno pueda sortear este tiempo que están cerrados”, explicó Diego Rionda, director de Relaciones Públicas de Jose Cuervo.

Apuntó que esta iniciativa, denominada “#VaPorTodos”, busca generar los fondos necesarios para apoyar a la industria restaurantera del país y que los lugares que hoy se encuentran cerrados puedan abrir sin complicaciones después de que pase la contingencia sanitaria.

Es vital trabajar en la reactivación de esta industria en nuestro país, es un momento en el que se demanda la participación de todos para lograrlo a corto y mediano plazo”, mencionó en entrevista con López-Dóriga Digital.

La venta de estos bonos, que ayudarán a mantener a los restaurantes mientras estén cerrados, empezó a mediados de mayo, estarán disponibles hasta agosto y podrán hacerse válidos antes del 31 de diciembre de este año, informó Rionda.

“Los restaurantes y bares que participan, como toda la industria en general, han buscado diferentes formas de salir adelante, desde entregas a domicilio, canastas de productos para apoyar a los proveedores locales, experiencias, etcétera, pero con esto buscamos construir un frente común que ayude a todos”, recalcó el ejecutivo de esta empresa que también ha apoyado económicamente a meseros y bartenders del país durante la contingencia sanitaria.

Mientras el semáforo implementando por las autoridades sanitarias esté en rojo, los restaurantes deberán permanecer cerrados al público y podrán reanudar actividades hasta que cambie a naranja, pero únicamente con un aforo máximo de 30% de su capacidad.

En la Ciudad de México se establecieron ciertas reglas que deberán cumplir los restaurantes para poder abrir, como sanitizar antes de abrir, cerciorarse de que haya buena ventilación, desincentivar saludo de beso y abrazo en sus empleados, mantener una distancia no menor a 1.5 metros entre cada mesa, tener menús desechables o en código QR y ofrecer condimentos, salsas y extras de forma individual para el comensal que lo pida.

 

Con información de Carlos Tomasini

Carlos Tomasinimexicorestaurantes
Menú de accesibilidad