Efectos del incremento de la tasa de interés en la economía y en las finanzas de la ciudadanía, por Mario di Costanzo
Foto de López-Dóriga Digital

Ante la decisión del Banco de México (Banxico) de elevar la tasa de interés a 7 por ciento, el economista Mario di Costanzo explica los efectos que tendrá en la economía mexicana y en las finanzas de las personas.

Antecedentes

El día de hoy, la Junta de Gobierno del Banco de México decidió incrementar la tasa de interés de referencia en 50 puntos base, para ubicarla en 7%, y con ello tratar de contener el aumento de los precios (inflación) en la economía mexicana, que se espera que continúe durante lo que resta del año.

Este aumento a la tasa de interés es la continuación de una serie de incrementos que iniciaron desde finales del mes de junio del año pasado, cuándo el BANXICO, decidió aumentar este indicador en 25 puntos base, es decir, de 4% a 4.25 y desde entonces se registraran aumentos sucesivos que la ubican hoy en día en 7%.

inflación México precios mercado
Foto de EFE

Lo anterior es una respuesta al crecimiento de los precios que se viene observando desde la segunda mitad del año pasado y que al mes de abril se ubicó en 7.6%, siendo la más alta de los últimos 21 años.

Hay que recordar que por mandato Constitucional, el principal objetivo del Banco de México, es el de mantener la estabilidad del poder adquisitivo de la moneda, es decir el de mantener la inflación lo más baja posible, aunque ello implique un menor crecimiento de la actividad económica.

Efectos sobre la Economía

Para entender el efecto que tiene la tasa de interés en la economía, podemos decir, que la tasa de interés es; “el precio del dinero” o bien “el premio al ahorro” y el banco central utiliza a la tasa de interés, como una herramienta para trata de controlar la cantidad de dinero que existe circulando en la economía y con ello reducir la inflación o las presiones inflacionarias.

Como funciona lo anterior en la teoría

Al asumir que la tasa de interés es el “precio del dinero” o “el premio al ahorro, si el precio del dinero aumenta, las personas y agentes económicos les será más conveniente “guardar” el dinero y NO gastarlo, ya que muchos preferirán ahorrarlo, en vez de consumir o adquirir productos, de tal manera que la demanda agregada de los diferentes productos disminuirá y con ello disminuirán o ya no aumentaran los precios.
Sin embargo, NO todos los efectos de ésta medida son positivos, ya que el combatir la inflación, tiene otras consecuencias no deseadas para las personas y los agentes económicos y en general para la economía en su conjunto.

Cómo afecta a las finanzas de las personas

Las personas, familias y empresas resentirán, de manera negativa, el incremento o el aumento de la tasa de interés por las siguientes razones:

Al aumentar la tasa de interés o “el precio del dinero” el costo de los créditos aumentará, en particular el de las tarjetas de crédito y en general los créditos para el consumo, incluyendo los créditos hipotecarios, lo que hará más difícil obtenerlos y en su caso pagarlos si las personas o familias se encuentran endeudadas.

También y dada la debilidad de la economía por la que venimos atravesando desde hace 3 años, si una empresa requiere de financiamiento para recuperar producción y plazas laborales, le será más costoso obtener un crédito, pudiendo inclusive provocar que la empresa ya NO solicite el crédito y con ello su recuperación sea más complicada y difícil.

Foto de EFE

Un elemento adicional es que las posibles inversiones se pueden detener, en virtud de que para muchos inversionistas o emprendedores, les puede resultar más rentable y menos riesgoso, guardar el dinero que pensaban invertir, debido a que el “premio por ahorrar” ha aumentado.

En general “en el corto plazo” las repercusiones económicas viene a complicar y hacer más difícil nuestro entorno económico y de vida, e incluso disminuir el consumo de productos, que es uno de los motores que se necesitan para inducir la recuperación económica y regresar al crecimiento económico.

Elementos a considerar

BANXICO ha señalado que debido a diversos factores, pero principalmente al conflicto bélico entre Rusia y Ucrania las presiones inflacionarias continuarán, y que la inflación será de 7.6% para el segundo trimestre, y de 7% y 6.4% para el tercer y cuarto trimestre del año, se prevé que los aumentos a la tasa de interés continuarán, pudiendo alcanzar hasta el 8.5% al finalizar el presente año, y con ello las complicaciones económicas para las familias y empresas.

Se debe considerar que la inflación por la que atravesamos se ha reflejado en el incremento de los alimentos, principalmente en los productos de la canasta básica que por ejemplo en el mes de abril registraron una inflación de 8.64%, superior al 7.68% registrado por la ”inflación general”, es decir “comer es más costoso”, por lo que el incremento en la Tasa de Interés, NO necesariamente ´provocará que la gente disminuya su consumo en general, debido a que “NO puede dejar de comer”

En este sentido, conviene recordar que el Costo de la Canasta Básica (24 productos) definido por el Gobierno en su Programa para Combatir la Inflación es actualmente de 1,129 pesos, lo que representa mensualmente el 85% de un salario mínimo y que de acuerdo al INEGI, actualmente 14 millones de personas reciben el salario mínimo.

A lo anterior se añade que nuestra economía viene prácticamente de un período de tres años de contracción económica y que muchas empresas aún no se recuperan de la crisis del COVID, al igual que las finanzas de las familias en general, por lo que ya arrastran un “consumo castigado” y la posibilidad de que reduzcan dicho consumo es cada vez más difícil, sino imposible.

Por ello, el continuar con los incrementos a la tasa de interés podría generar más efectos adversos que positivos en materia de crecimiento, empleo y bienestar, ya que los datos muestran que más que enfrentar a la inflación, el país atraviesa por una ESTANFLACION.