Torero José Alberto Ortega en terapia intensiva tras cornada y cirugía
Foto de ARCHIVO de una corrida de toros. Foto de Gavia en Unsplash

El torero José Alberto Ortega, de 26 años, permanece en terapia intensiva tras la cornada que sufrió durante la Corrida de Carnaval del sábado 10 de febrero en la plaza JorgeEl RancheroAguilar, en Tlaxcala.

El joven torero intentó una puerta gayola, una maniobra en la que se recibe al animal de rodillas. El toro le dió una cornada a la altura del cuello que salió por la cara y le provocó una fractura del hueso temporal en la base del cráneo, con irrupción craneal y fractura total del arco cigomático, así como una luxación del cóndilo mandibular, informó José Antonio Zamora Lomelí, jefe de médicos de la plaza.

Brutal Cornada Tiene a Torero al Borde de la Muerte

El torero José Alberto Ortega se debate entre la vida y la muerte tras ser cornado y embestido por Cigarrero, un toro de 495 kilos, el pasado sábado en una plaza de Apizaco, Tlaxcala.

Publicado por NMás en Lunes, 12 de febrero de 2024

Al respecto, Alberto Ortega, padre del joven y quien también fue torero, relató en entrevista que el domingo su hijo pasó al quirófano y se le practicó una cirugía que concluyó cerca de las 16:00 h.

Dada la gravedad del asunto lo trasladamos aquí a Puebla. (Fue) una cirugía muy minuciosa, muy detallada, donde le hicieron una limpieza. Fue el doctor Fausto Álvarez, a quien agradezco mucho su dedicación, su esmero, su preocupación por mi hijo. Afortunadamente, después de la cirugía, se ve de un semblante bastante mejor. Yo lo veo bien, lo veo mejor, pero me preocupa la cuestión neurológica”, manifestó.

A pesar de la mejoría que ha presentado el torero José Alberto, no se descarta el riesgo de muerte por la zona donde recibió la cornada, las fracturas y los daños. También se desconocen los posibles daños neurológicos sufridos.

El padre del joven, Alberto Ortega, sufrió en 1992 una cornada similar en el cuello.

En el 92 me tocó una cornada en la misma plaza. No sé si llamarlas coincidencias o de qué manera, pero así fue. En el cuello yo sufrí la cornada; la cornada de mi hijo fue en la cara, fue mucho más grave de la que yo sufrí. Yo lo sufrí como torero, y ahora lo estoy sufriendo como padre”, expresó.

Con información de López-Dóriga Digital