Denver Nuggets vs Miami Heat, por el título de la NBA
Nikola Jokic (d), de los Denver Nuggets, disputa el balón con Bam Adebayo, de los Miami Heat. Foto de EFE/Rhona Wise

Los Denver Nuggets y los Miami Heat abrirán este jueves las Finales NBA 2023, un choque de las ‘primeras veces‘ en el que la franquicia de Colorado peleará por el primer anillo en sus 47 años de historia y la de Florida tendrá el reto de ser el primer campeón que arrancó los playoffs como octavo cabeza de serie.

A la caza del anillo de la NBA en las primeras Finales de su historia. Así de especial es la oportunidad para los Denver Nuggets, liderados por el serbio Nikola Jokic, que llegan a la serie por el título como los mejores de la Conferencia Oeste en la temporada regular y tras perder solo tres encuentros en sus rondas ante los Minnesota Timberwolves (4-1), los Phoenix Suns (4-2) y Los Angeles Lakers (barrida por 4-0).

Invictos en su casa en las eliminatorias y con el factor cancha a su favor en estas Finales, los Nuggets se han subido a la mejor versión posible de un Nikola Jokic descomunal que promedia en estos ‘playoffs’ un triple-doble: 29,9 puntos, 13,3 rebotes y 10,3 asistencias y con un gran acierto (53,8 % en tiros de campo y un 47,4 % en triples).

Ya recuperado de su lesión en la rodilla que le hizo perderse toda la temporada pasada, Jamal Murray ha regresado por todo lo alto para liderar a los acompañantes de Jokic en esta aventura: Aaron Gordon, Kentavious Caldwell-Pope, Michael Porter Jr., Bruce Brown Jr.

En unos ‘playoffs’ marcados por las sorpresas, los equipos inconsistentes, las subidas y bajadas en cada encuentro y los jugadores que aparecen y desaparecen, los Nuggets entrenados por Mike Malone han sido el equipo más consistente, sólido y fiable.

Además, llegan a estas Finales con la mente despejada y las piernas descansadas ya que han tenido nueve días libres desde que trituraron a los Lakers.

En cambio, los Heat, auténtica revelación del año, aterrizaron en Denver con solo dos días para recuperarse de la épica final del Este ante los Boston Celtics y con muy poco tiempo para aclimatarse a un factor que podría ser muy importante en estas Finales: la altura, ya que la ciudad de los Nuggets se encuentra a 1.608 metros sobre el nivel del mar.

Sin embargo, los Heat se han acostumbrado a revertir los pronósticos en esta postemporada, en la que llegaron a las Finales tras superar dos rondas del ‘play-in’ y eliminar a los Milwaukee Bucks (4-1), el mejor equipo de la liga, los New York Knicks (4-2) y los Celtics (4-3).

La serie contra Boston acabó con una monumental victoria de los Heat en el TD Garden (104-83), después de que sus rivales rozaran un milagro nunca visto, remontar una serie tras ir perdiendo 0-3.

Jimmy Butler es el líder absoluto de los Heat en la pista y dirige a un grupo de jugadores que, lejos del estatus y de las nóminas de las súper estrellas de la NBA, están rindiendo a su máximo nivel.

Se trata de jugadores no elegidos en el draft como Caleb Martin (26 puntos en el séptimo partido contra los Celtics), Gabe Vincent, Max Strus o Duncan Robinson, que vivieron momentos de gloria en esta magnífica postemporada de Miami.

La unión del vestuario es la gran fortaleza de un equipo organizado de forma excelente por el técnico Erik Spoelstra, quien alcanzó sus sextas Finales en Miami.

Luce dos títulos en su palmarés, en 2012 y 2013, y se consagró como uno de los mejores preparadores de la NBA.

Las Finales se retransmitirán en más de 200 países y en 60 idiomas distintos a partir de este jueves, con el primer partido en la Ball Arena de Denver.

Con información de EFE