Con un Hail Mary, Packers aplastan a Giants 38-13

Experto en realizar pases que parecen imposibles, Rodgers culminó de manera brillante un partido con inicio dífícil contra Giants


Netlog

Con una sensación térmica en Lambeau de -17 grados centígrados empezó el último juego de la ronda de los Comodines. Los Giants de Nueva York visitaron a los Packers de Green Bay, campeones de la División Norte de la Conferencia Nacional.

Las defensivas fueron las que marcaron la pauta de gran parte de la primera mitad. La línea defensiva de los visitantes no le permitía hacer mucho a un Aaron Rodgers que fue golpeado y capturado varias ocasiones, sin embargo, al mariscal de campo solo le bastó dos jugadas grandes para lograr irse al medio tiempo con la ventaja de 14-6.

Landon Collins peleando un balón con Jared Cook. Foto de AP
Landon Collins peleando un balón con Jared Cook. Foto de AP

Los Giants abrieron el marcador con un gol de campo de Robbie Gould en el primer cuarto. El pateador sumaría 3 puntos en el segundo cuarto para darle la ventaja momentánea a su equipo de 6-0.

La defensiva de Nueva York dominaba el juego y el equipo tuvo la oportunidad de haber tenido una ventaja más amplía de no ser  por dos pases que soltaron Odell Beckham Jr. y Sterling Shepard en la zona de anotación durante el primer cuarto.

El receptor estrella de Green Bay, Jordy Nelson, tuvo que abandonar el terreno de juego debido a un fuerte golpe en las costillas con el casco propinado por Leon Hall, el cual debió de haber sido penalizado según el gurú del arbitraje Mike Pereira, sin embargo, no hubo castigo.

Todo parecía marchar a favor de los Giants y todo en contra de los Packers hasta que Aaron Rodgers nos mostró de qué está hecho. El quarterback conectó un pase perfecto con Davante Adams para ganar 31 yardas, dos jugadas después volvería encontrar a Adams en la zona de anotación para romper el cero.

Pero sin lugar a dudas, el momento de la primera mitad llegó cuando el medio estaba por finalizar y los Packers se encontraban en medio campo con tan solo 6 segundos en el reloj. El momento llamaba a buscar un tercer ‘Ave María’ por parte del pasador de Green Bay.

Conectar un ‘Hail Mary’ tiene muy pocas probabilidades, conectar dos es prácticamente imposibles y ahora Rodgers nos dejó boquiabiertos teniendo contestada su tercer plegaria. El mariscal conectó un pase de 42 yardas con Randall Cobb para dejar la primera mitad con ventaja de 14-6 para su equipo.

 

Si bien la primera mitad se caracterizó con una pobre ofensiva de ambos equipos, especialmente por parte de los empacadores, el Hail Mary pareció despertar a los empacadores, especialmente a Aaron Rodgers y Randall Cobb, que se combinaron de nuevo con un pase de anotación de 30 yardas hacia el final del tercer periodo, para colocar el marcador en 21-13.

Nueva York respondió con una serie de anotación que redujo fugazmente la diferencia a un solo punto.

Pero la defensa de los Packers, tan solo la 21 de la liga en puntos permitidos durante la campaña regular, con 24.3 por encuentro, logró anular la producción del acrobático receptor Odell Beckham Jr, quien atrapó sólo cuatro pases para 28 yardas.

Foto de AP
Foto de AP

Y Rodgers se encargó después de pulverizar a la reputada defensa de Nueva York. Los Packers visitarán a los Cowboys de Dallas en la ronda divisional, la próxima semana.

Rodgers completó 25 de 40 pases, para 362 yardas, y continuó con el notable desempeño que ayudó a que los Packers ganaran sus últimos seis compromisos de temporada regular para conquistar el título en la División Norte de la Conferencia Nacional.

Cobb finalizó con cinco recepciones para 116 yardas y tres touchdowns.

 

Redacción