Somos afortunados de que no hubo terremotos: Bill Belichick

En un escenario espectacular los Patriotas de Nueva Inglaterra derrotaron a los Raiders de Oakland por 33 a 8 este domingo en el Estadio Azteca.

La mayoría de los jugadores de los Patriotas, entre ellos Tom Brady y Rob Gronkowski, parecieron disfrutar la experiencia de jugar en México y muchos de ellos manifestaron su intención de regresar a la capital mexicana.

Bill Belichick no tiene prisa por volver a jugar en México. Foto de ESPN

“Fue una gran recepción. Fue una gran estadía. Jugar en un país diferente y tener a toda la afición apoyando a nuestro equipo, apoyándome a mí y a nuestro compañeros es increíble. Espero que haya muchos más juegos aquí”, declaró Brady en conferencia de prensa y aseguró que “definitivamente volveré a la Ciudad de México”.

Nate Solder, tackle izquierdo de Nueva Inglaterra, aseveró que se vivió “una atmósfera única” en el Coloso de Santa Úrsula y dejó claro que le encantaría volver a jugar en nuestro país.

Por su parte, el liniero defensivo Ricky Jean-Francois consideró lo que vivió en el Estadio Azteca como “una de las mejores experiencias de mi vida” y como algo que recordará toda su vida.

Sin embargo, el entrenador en jefe de los Patriotas parece no coincidir con sus jugadores. Bill Belichick dejó claro en una entrevista el lunes que “no tiene ninguna prisa” de volver a jugar en México, sin embargo, si el partido está programado ahí “seguro que jugaremos ahí”.

“Es un largo camino por recorrer para un juego. Hay mucho en términos de toda la logística que eso implica. No están acostumbrados a tener un equipo de la NFL, así que debes manejar la logística. Se necesitó mucho poder humano, muchas horas, mucha energía de nuestra organización para hacer eso”, añadió.

El entrenador en jefe de los Patriotas agradeció que ningún fenómeno natural se cruzara en el camino de su equipo durante su estancia en el país.

Belichick recibe el balón del juego de las manos de Robert Kraft. Foto de New England Patriots

“Los jugadores hicieron un gran trabajo lidiando con todos los desafíos que tuvimos que enfrentar. Creo que somos afortunados de que no hubo erupciones volcánicas o terremotos, ni nada mientras estuvimos ahí cuando tienes dos franquicias de la NFL en el área que (tú) no sabes qué tan estables son las placas geológicas debajo de nosotros. Pero no pasó nada, así que fue bueno”, declaró Belichick.

Nueva Inglaterra recibirá el siguiente fin de semana a los Delfines de Miami.

Redacción