Una solución al “hackeo” de cuentas de Spotify


Una solución al “hackeo” de cuentas de Spotify - Foto de internet
Foto de internet

Un usuario de Spotify compartió su experiencia ante el aparente hackeo de su cuenta, ni servicio al cliente de Spotify lo pudo ayudar

Un usuario de Spotify ha compartido la historia que vivió con su cuenta por la molesta aparición de un mensaje que lo ha perseguido por años y lo ha vinculado con un personaje llamado Kevin.

Brian De Los Santos es el nombre del usuario que durante años, ha tenido algo así como un “amigo digital por correspondencia” (como él lo define).

Cuenta que el nombre de su “amigo” es Kevin. Le encanta la música, “Coffee Table Jazz” en particular. Posee un Echo de Amazon (bocina inteligente de Amazon), “a través del cual escucha los hermosos y reconfortantes cantos de trompeta de John Coltrane”. Comenta que Kevin no escucha música durante el día, pero por la noche las canciones empiezan a reproducirse, “probablemente mientras hace linguini a mano con una copa al lado de un cabernet con cuerpo. (O al menos, eso es lo que me imagino)”.

Dice saber todo esto porque han estado vinculados (digitalmente) desde hace años a través de una cuenta de Spotify. “De vez en cuando, mientras estoy escuchando música en la aplicación, se detiene abruptamente y recibo un mensaje que se ha convertido en mi peor pesadilla: ‘REPRODUCIENDO AHORA EN EL ECHO DE KEVIN’ ”.

“Mi nombre no es Kevin, no tengo un Echo, ni frecuento la música de Miles Davis” compartió Brian, quien seguía leyendo el mensaje que no dejaba de aparecer. Un tipo llamado Kevin siguió apareciendo en su cuenta para secuestrarla.

 

“Hey @Spotify ¿me quieres decir por qué un tipo llamado Kevin sigue apareciendo en mi cuenta reproduciendo **ierda en su Echo?”

Brian cuenta que el mensaje le aparecía en cualquier momento, conduciendo, en casa, caminando, incluso sin tener señal de celular ni conexión Wi-Fi.

“Parecía que el único propósito en la vida de Kevin era pausar mi Spotify tan pronto como yo tocara el botón de play”.

Al principio resultó una molestia sutil, un “#firstworldproblem” (problema del primer mundo, como lo llamó Brian), pero como cliente de Spotify Premium, le era muy molesto pagar por algo que no funcionaba y seguía sucediendo, sucediendo y sucediendo a lo largo de varios años.

Al principio pensó que se trataba de alguien en su edificio de apartamentos cuya cuenta de alguna manera se enredó con la suya, “o un tipo en Dakota del Norte que no tenía idea de lo que estaba haciendo. O tal vez Rusia, quién sabe”.

Brian hizo todo lo que se le ocurrió para detener la situación, cambió su contraseña, buscó en el menú de dispositivos y se desconectó de todos ellos. Revocó el acceso de todas las aplicaciones conectadas a su cuenta. Incluso logró que el servicio al cliente de Spotify lo reiniciara.

Pero nada funcionó. No importaba lo que hiciera, Kevin seguía allí.

Investigando el error con su cuenta de Spotify descubrió que no era la única persona con este problema. En un foro de la comunidad que utiliza este servicio de streaming musical encontró varias publicaciones detallando el mismo problema, todas dando una posible solución, pero sin ser del todo explícita. La gente había intentado cambiar las contraseñas, desconectar y restablecer las cuentas, permitiendo la autenticación de dos factores. Pero nada de lo que intentaron funcionó.

 

“¿Qué es esta **erda que no deja de aparecer y sigue secuestrando mi cuenta de @Spotify?

He revocado el acceso a todos los demás dispositivos, he cambiado mi contraseña y sigo teniendo este problema

Esto podría hacerme cambiar a Apple Music”

 

Finalmente, se dio cuenta de que Kevin había ganado. No había forma de deshacerse de él. Por lo que cedió.

“Cuando noté que Kevin estaba utilizando la cuenta en un momento en el que realmente no la necesitaba, lo dejé. Nunca escuchaba música por la noche, cuando a menudo él reproducía su jazz. Una vez mis auriculares se silenciaron en un vagón de metro abarrotado, ni siquiera revisé mi teléfono, ya sabía de lo que se trataba. Comencé a escuchar podcasts. Incluso me volví, de alguna manera, aficionado de Kevin, o al menos por su indiferencia hacia la autoridad y la audacia absoluta para secuestrar la suscripción de Spotify de otra persona.

En lugar de luchar contra su interferencia en Spotify, Brian se obsesionó muchísimo con descubrir quién era Kevin. Se dio cuenta de que si él podía “adueñarse” de su cuenta, también funcionaría al revés, ya que después de todo, la bocina de Kevin aparecía en su computadora, por lo que tenía que haber una forma de transmitirle música y con esto una forma de comunicarse con él y transmitirle un “mensaje sónico”.

Un día mientras Brian se encontraba en el trabajo, hizo su primer intento por comunicarse con el intruso.

“Se convirtió en un esfuerzo grupal para un grupo de compañeros de trabajo que, después de escuchar mi historia, se involucraron en esta tarea tanto como yo. Nos reunimos alrededor de mi escritorio mientras intentaba ser DJ a distancia. Sabía que Kevin estaba cerca de su (bocina) Echo porque ya había irrumpido en mi cuenta varias veces esa mañana.

Al principio, quería ser gracioso, pero luego pensé que sería más útil ser claro con mi intención, por lo que reproduje “Who Are You” (¿Quién eres?) de The Who.

Sabía que había funcionado cuando vi que detuvo la canción unos 5 segundos después de empezar. Lo intenté de nuevo, esta vez fue “What’s Your Name?” (¿Cómo te llamas?) de Lynyrd Skynyrd.

Escuchó por 5 segundos más, luego lo detuvo.”

Brian por primera vez tenía la ventaja en esa “guerra” de tres años con Kevin, había encontrado la manera de cambiar las cosas. Comenta que le pareció cómico pensar que Kevin podría estar “holgazaneando” en su cabaña suburbana de tres dormitorios o en Rusia o donde fuera, su Echo se encendería aleatoriamente para tocar algunas melodías.

“Después de todos estos años, tal vez tenía un poco más de furia reprimida de lo que pensaba”.

Se dejó guiar por ese sentimiento y decidió reproducir:

I Know What You Did Last Summer” (Sé lo que hiciste el verano pasado”, de Shawn Mendes. Escuchó por 5 segundos.

“Never Gonna Give You Up” (Nunca voy a renunciar a ti), de Rick Astley. 18 segundos.

“I Will Always Love You” (Siempre te voy a amar), de Whitney Houston. 21 segundos.

“Kevin”, por Macklemore y Ryan Lewis. 4 segundos.

“All Star”, de Smash Mouth. 6 segundos.

“All Star”, de Smash Mouth, segunda ronda. 4 segundos.

Brian y sus compañeros encontraron la experiencia lo suficientemente agradable como para enviar algunos tweets.

 

“Alguien llamado Kevin está reproduciendo música desde la cuenta de Spotify de @B_Delos en * su * echo. Lo que significa que también podemos ser DJs. Hasta ahora hemos elegido a Rick Astley, Smash Mouth y Macklemore …”

 

“Descubriré QUIÉN es este KEVIN, un Rick Roll a la vez”

(Rick Roll, es una broma de internet que hace referencia al cantante Rick Astley y que consiste en un enlace/trampa disfrazado como algo de interés para que el usuario haga click sobre él, pero lo redirige hacia el vídeo musical de Rick Astley “Never Gonna Give You Up”)

 

Luego de esto Brian pensó que todo quedaría en risas, pero mantenía la esperanza de que tal vez Kevin finalmente sería consciente de que había alguien más detrás de sus listas de reproducción.

Eso fue hasta que un amigo de Brian con el que estudió un posgrado lo etiquetó en este estado de Facebook:

“O mi Echo de Amazon está hackeado, o no funciona bien o está jugando conmigo en este momento. En los últimos cinco minutos, Alexa (el asistente personal inteligente desarrollado por Amazon) ha reproducido, sin orden alguna, “I Will Always Love You” de Whitney Houston, “All Star” de Smash Mouth, y no les miento, “Never Gonna Give You Up” de Rick Astley …”

Foto de Brian De Los Santos

“Resulta que yo conocía a Kevin. Fuimos juntos a la escuela de postgrado en Northwestern en 2014. Fuimos bueno amigos mientras estuvimos en la escuela (por una tarea de clase, de hecho yo lo elegí como compañero), pero luego de que me fui de Chicago hace más de dos años, perdimos contacto. No recordaba cómo nos habríamos entrelazado digitalmente, o cuándo habría sucedido.

“Brian De Los Santos: POR DIOS KEVIN ERES TÚ

Brian De Los Santos: TENEMOS CUENTAS CONECTADAS”

Foto de Brian De Los Santos

 

“Brian De Los Santos: POR DIOS KEVIN ERES TÚ

Kevin James Clifford: QUEEEEEEEEÉ?

K: AMIGOOOOOO

B: KEVIN, TENEMOS QUE HABLAR DE ESTO Y CONVERTIRLO EN CONTENIDO

K: ¿CÓMO? ¿QUÉ? ¿POR QUÉ? ¿CÓMO? ¿QUÉ? ¿CÓMO? TAMBIÉN DIME ¿CÓMO?

B: ME ESTABA TRATANDO DE COMUNICAR CONTIGO, ¿RECIBISTE MI MENSAJE?

K: NI SIQUIERA ME DISTE TIEMPO DE INSTALAR MIS LUCES (chiste haciendo referencia a una escena de la serie Stranger Things)”

Foto de Brian De Los Santos

 

Kevin aún vivía en Chicago por lo que unos días después de que Brian se enterara de esto, ya estaba viajando hacia “la ciudad de los vientos” para reunirse con algunos antiguos compañeros de clase que no había visto en años. Contactó a Kevin, y ambos acordaron reunirse en una fiesta para hablar de lo absurdo del caso.

“Resulta que Kevin tuvo una explicación. Recordó una noche que lo visité unos años atrás en la que conecté mi cuenta a su Echo porque era un usuario Premium y al parecer, esa era la única forma en que podíamos escuchar música en su dispositivo”.

Kevin dijo que no tenía idea de que todo este tiempo había estado usando el Spotify de Brian. La aplicación nunca lo alertó con algún mensaje ni le indicó que otro usuario también estaba tratando de escuchar música. Y Brian no recordaba haber conectado su cuenta al dispositivo de su amigo.

“¿No crees que era extraño que tu música se detuviera y se reprodujera sin ninguna razón aparente?” le preguntó Brian a Kevin.

“No, solo pensé que era la bocina. O Amazon. Maldito Bezos (Jeff Bezos, el CEO de Amazon)“, dijo Kevin mientras sacudía el puño al aire.

Brian cuenta que aún con esta explicación, esto seguía sin tener sentido para él, ya que todas las veces que contactó a Spotify le dijeron que restablecerían su cuenta en todos los dispositivos que tenía, en teoría esa fue siempre la solución y de hecho funcionó por unas semanas, pero de repente recibía el mensaje de que su música estaba sonando en otra parte.

Brian comparte que probó todo, una y otra vez. Pero no fue hasta que Kevin borró de manera manual su cuenta de su Echo que al fin “fue libre”. Esa fue la única solución.

Finalmente y luego de que todo esto se solucionara, se dieron un abrazo y tomaron una foto para recordar lo sucedido.

“Yo y un hombre llamado Kevin que tiene un Echo de Amazon”

Con información de Brian De Los Santos/Mashable

Echoproblemaspotify