Exsocios de Megaupload acuerdan con EE.UU. ser juzgados en Nueva Zelanda
Foto de Unsplash. (Archivo)

Dos exsocios del desaparecido portal Megaupload, requeridos desde 2012 por Estados Unidos por su presunta implicación en el mayor escándalo mundial de piratería informática, lograron un acuerdo para ser juzgados en Nueva Zelanda, informaron este martes medios locales.

Los abogados de Bram van der Kolk y Mathias Ortmann informaron en un comunicado que los informáticos ya no serán extraditados a Estados Unidos, tal y como dejó en firme la justicia neozelandesa, a cambio de que afronten un proceso legal en Nueva Zelanda por 13 cargos, entre ellos piratería informática y lavado de dinero, recoge la emisora pública Radio New Zealand.

Una vez que esos cargos sean atendidos por los tribunales neozelandeses, Estados Unidos retirará su procedimiento de extradición contra nosotros”, expresaron los dos exsocios de Megaupload en un comunicado citado por el portal NewsTalk NZ en el que remarcan que todavía “hay un proceso por delante”.

Además de estos dos exsocios, el país norteamericano buscaba inicialmente juzgar en su territorio a otros dos fundadores del clausurado portal de descargas, Kim Dotcom y Finn Batato, pero sobre este último EE.UU. retiró el año pasado la solicitud de extradición debido a que padece un grave problema de salud.

Soy el último hombre en pie en esta lucha y seguiré luchando porque, a diferencia de mis codemandados, no aceptaré la injusticia a la que hemos sido sometidos. Si tengo que ir a la cárcel por lo que hicieron los usuarios de Megaupload en nuestro sitio, entonces muchos directores generales de las grandes empresas tecnológicas están en el mismo barco que yo”, dijo Dotcom desafiante en Twitter.

El ministro neozelandés de Justicia, Kris Faafoi, tiene en sus manos la decisión de extraditar a Dotcom, después de que el Tribunal Supremo dictaminara en diciembre de 2021 que se cumplían las condiciones para que sean extraditado por 12 de los 13 cargos que se les imputa.

Las autoridades estadounidenses indicaron en 2012 que Megaupload obtuvo ilícitamente ingresos de unos 175 millones de dólares por el alojamiento de material ilegal entre sus 50 millones de usuarios.

Con información de EFE