Foto de Brooke Binkowski

EE.UU. cierra garitas por protestas por ‘gasolinazo’

Las autoridades estadounidenses cerraron parcialmente seis garitas luego de que manifestantes tomaran El Chaparral


Seis de las garitas que unen a México con Estados Unidos han sido cerradas de forma parcial por las autoridades estadounidenses debido a las protestas por el alza a las gasolinas, según información de la oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP).

Luego de que manifestantes tomaran la garita mexicana de El Chaparral, la más transitada e importante, la CBP decidió cerrar el paso a las miles de personas que se dirigían de San Diego a Tijuana.

Foto de Zeta
Foto de Zeta

El cierre, que duró cerca de cuatro horas, provocó que los vehículos fueran desviados a la garita de Otay, a 10 kilómetros de San Ysidro, California.

Debido a que en Otay la infraestructura es más limitada que en El Chaparral, se registraron filas de vehículos de hasta cinco kilómetros.

No fue hasta que la CBP pudo confirmar que los quejosos se retiraron de la garita, que el paso hacia El Chaparral fue restablecido.

 

Policía Federal desaloja vías del tren en línea Internacional Sonora-Arizona

Por su parte, granaderos de la Policía Federal se presentaron en las vías del tren a la altura de la línea Internacional entre Sonora y Arizona para desalojar a decenas de manifestantes que llevaban seis días de bloquear el paso del tren en el municipio de Nogales.

Debido a que los bloqueos evitaban el cruce de exportaciones e importaciones entre México y Estados Unidos, agentes antimotines y de la Policía Estatal de Sonora acudieron al lugar este domingo por la madrugada, donde dialogaron con los quejosos dentro de su campamento,, ubicado en el cruce fronterizo al oriente de la garita Dennis De Concini.

Sin embargo, luego de que la mayoría de los manifestantes se rehusaran a retirarse y permanecieran en la ruta entonando el Himno Nacional y consignas en contra del gobierno, los granaderos tuvieron que recurrir al uso de la fuerza.

Foto de La Jornada
Foto de La Jornada

 

Con golpes y empujones, los elementos desmontaron el campamento y retiraron a los quejosos, dejando un saldo de dos personas heridas.

Luego del desalojo, los elementos antimotines formaron una valla en las vías del tren para para permitir el paso de un ferrocarril de la empresa Union Pacific, el cual cruzó de Estados Unidos a Sonora.

Con información de Excélsior y La Jornada