Minuto a Minuto

Internacional Tras nuevas restricciones, menos migrantes pueden pedir asilo en la frontera de EE.UU.
Ante las restricciones en la frontera sur de Estados Unidos se ha reducido la cantidad de migrantes que pueden pedir asilo o protección
Nacional Suprema Corte dispuesta a discutir la reforma al Poder Judicial: ministro González Alcántara Carrancá
El ministro González Alcántara Carrancá dejó en claro la necesidad de un Poder Judicial independiente, que juzgue desde el derecho y no desde "relaciones de poder" o "juegos de intereses"
Nacional Disparan contra la fachada de Adiscusión Diario en Culiacán
Por este suceso, no hubo lesionados. Adiscusión Diario condenó la agresión y exigió la actuación de las autoridades
Internacional Texas anuncia arresto de uno de los 10 indocumentados incluidos en lista de más buscados
Texas anunció que ha detenido a uno de los 10 indocumentados con cargos criminales incluidos en una lista de los más buscados del estado
Nacional Sonora encabeza el calor en México con una temperatura de 51.5 grados Celsius
Sonora encabeza las temperaturas más altas del país, con registros que superan los 51.5 grados, situación que afecta la salud y la economía
La Ruta de la amistad

Cincuenta y dos años de vivir en esta ciudad y todavía me invita a sorprenderme, sobre todo cuando el masivo de las noticias son de catástrofes, guerra, muerte, trampa, robos, injusticias, venganzas, incumplimientos, mentiras, hipocresía, narcotráfico, asesinatos y tanto más . ¿De lo otro? Poco, vende.

La Ruta de la amistad - ruta2-768x1024

Las historias trágicas y conflictivas son irresistibles. La atención incrementada se traduce en millones de “clicks”, lo que a su vez genera mayores ingresos económicos para los medios. Su rápida y fácil disponibilidad hace que sean difíciles de evitar, generan sensaciones de indignación, rabia, enojo o tristeza. Según he leído, algunos investigadores piensan que sentir estas emociones al estar expuestos a noticias negativas, podría ser una forma instaurada en la biología para generar mecanismos de afrontamiento, a fin de manejar situaciones complejas en la vida. Podría ser; Gavin de Becker en su libro The Gift of fear, hace referencia a esto.

La Ruta de la amistad - ruta4-768x1024

Pero en terapia, recibimos muchas personas que se ven afectadas por el abarrotamiento de información sombría, sintiendo un peso de negatividad y desesperanza sobre el mundo que nos circunda, afectando la cotidianidad por falta de sueño, la capacidad de concentración, irritabilidad e incluso la falta o voracidad en el apetito.

Demasiada adrenalina es sobre excitante y nos roba energía para esos momentos de gozo y placer, que también son necesarios. ¿Será que en realidad aprendemos de esta ingesta de información negativa, o para qué nos sirve?

La Ruta de la amistad - ruta5-782x1024

Quizá como mecanismo defensivo a la pesadumbre de los eventos cotidianos, desde chica desarrollé una implacable búsqueda de lo otro, de eso que me produce serotonina y dopamina. La serenidad es mi adicción.

Me gusta pensar que eso que anhelo se me aparece, me llega, pero también sé: que estoy más atenta a ello.

Hace algún tiempo Maru de Castillo me presentó a Luis, y desde entonces su trabajo ha rondado mi curiosidad, no se había dado el espacio para ir a conocer lo que con tanta ilusión lo que me contó sobre su proyecto. Mi mente siente una atracción inevitable cuando de restaurar se trata y sí, esto incluye las artes, la espiritualidad, la naturaleza y la salud mental, de pronto se tocan ciertas fibras y mi cuerpo se vuelve sediento. Así que recibí la invitación y sin pensarlo, mis manos impulsaron mis dedos y  respondí “sí voy”.

La Ruta de la amistad - ruta6-768x1024

Tenis, gorra, agua y mi pulsión a la puntualidad. ¿La cita? en la estación #6 de la Ruta de la Amistad. Ahí sigilosa, se impone la Torre de los Vientos en periférico sur en la CDMX. Llegamos media hora antes, dicen que el exceso de puntualidad es grosería, pero yo siempre lo prefiero, esa sensación de llegar tarde me evoca una cantidad de estrés innecesario, me parece una falta de respeto hacer esperar a las personas. En esta ciudad es casi imposible conseguirlo, pero me las arreglo bastante bien.

El 21 de abril se presentó como un día caluroso, con un aire cargado de contaminantes y humo, busqué las nubes pero no las vi, aunque en la tarde cayeron unas cuantas gotas que levantaron el polvo. Aún así eso no nos detuvo. Odio el calor, me baja la presión y me cuesta estar, pero cuando el interés manda, al menos a mí me pasa, que puedo sobreponerme a la incomodidad.

He pasado cientos de veces por ahí,  puedo decir que la había visto, pero hoy tuve la oportunidad de contemplarla y permanecer atenta, permitiendo que el asombro me habitara.

La Ruta de la amistad - ruta7-1024x1017

El escultor de esta obra blanca de unos siete metros de altura fue Gonzalo Fonseca, que nació en Montevideo y vivió en Estados Unidos. No tenía ni idea de su existencia, así que me di a la tarea de averiguar un poco mientras empezamos el recorrido. Mi sorpresa fue que nos invitaron a entrar por una pequeña puerta, y en su interior se abre un espacio de 80 m2. con estética minimalista, ocupado por elementos geométricos que hacen referencia a los muebles del interior de un hogar, es una escultura habitable. ¿Sorprendida?, sin duda.

Por fuera del recinto es un silo de granos blancuzcos con una altura de 13 m., armada en concreto colado con alma de vigas de PTR, si desaparecieramos como especie, ésta rondaría por aquí, durante  miles de años, por la fortaleza de su construcción.

Sentada en unas bancas, unos minutos antes de empezar, en el mismo teléfono donde recibo las noticias que me abruman, encuentro cosas nuevas para aprender, así que en un click me di a la tarea de averiguar más sobre esta bellísima obra.

Su autor fue un arquitecto de profesión y discípulo de Joaquín Torres García, promotor del universalismo constructivo americano. Estuvo influenciado por sus viajes a Sudamérica estudiando las culturas precolombinas. Se instaló en París en donde realizó trabajos en pintura, cerámica y murales. Se consagró en la escultura arquitectónica, el muralismo y la experimentación de diversos materiales. Representó a Uruguay en la Bienal de Venecia en 1990. Su obra figura en las colecciones permanentes del Museo Brooklyn y el Museo Guggenheim de Nueva York, en el Museo de Arte de Portland en Oregón, y el Museo de Bellas Artes en Caracas, entre otros.

La Torre de los Vientos es el corazón del programa cultural de la Ruta de la Amistad.

“Vivimos en automático, perdiendo la oportunidad de observar el entorno, cuántas veces hemos pasado por aquí sin detenernos a observar”, nos dice Ana Julia Carvajal mientras comenzamos el recorrido. Y sí, vivir en automático implica solo ver, que es la primera de tres maneras de usar nuestros ojos, la segunda es observar que conlleva detenernos, y luego es contemplar, que invita a la reflexión.

La Ruta de la amistad - ruta8-768x1024

Desde 1994 para preservar el patrimonio cultural, que en algún momento después de las Olimpiadas de 1968 se olvidó, se creó un patronato, un esfuerzo de la sociedad civil que brilla solo cuando uno conoce lo que han hecho. Quedé realmente asombrada de encontrar semejante riqueza en medio de una vialidad altamente transitada a diario por miles de personas, donde el ruido y la contaminación son los principales actores.

El esfuerzo de cientos de personas involucradas en uno de los más destacados proyectos generados a raíz de los Juegos Olímpicos MEXICO68, quedó en total abandono durante 25 años, en los que afrontó un sin número de agresiones, la mayoría de las obras languidecieron, descuidadas, vandalizadas y olvidadas durante décadas, incluyendo severas afectaciones por el rápido crecimiento urbano. Junto con sus obras, muchas de las biografías de los extraordinarios artistas, también se fueron desvanecido.

A mí no me resulta difícil imaginar el entorno de entonces, porque llegué a este país en 1972 y los cielos azules con sus majestuosos volcanes se erguían sin distractores; recuerdo esta zona sin su mancha urbana llena de pedregales y campos agrícolas.  Estaba ya el  Periférico Sur, pero no recuerdo el corredor escultórico, era niña, quizá no tenía interés o tal vez ya habían entrado en el escaño del olvido.

Hoy sé que es el más grande del mundo con 17 km de longitud. Con 19 obras construidas en concreto, que van desde los 7 hasta los 24 m de altura, realizadas por artistas de los cinco continentes, con tres obras más invitadas.

El proyecto de todo fue concebido por Mathias Goeritz, reconocido por sus famosas obras como las Torres de Satélite, La Osa Mayor en el Palacio de los Deportes, el Museo Experimental Eco, El Animal y La Corona del Pedregal en el Centro Escultórico de la UNAM. Sumado a su propuesta, se construyó con el apoyo y colaboración del arquitecto Pedro Ramírez Vázquez, Presidente del Comité Organizador de la XIX Olimpiada.

Casi tres horas nos llevó el recorrido, visitamos apenas 7 de las bellísimas construcciones. Acompañados por el fundador del Patronato Ruta de la Amistad A.C., Luis Javier de la Torre González, fue un gozo ir conociendo los secretos que revelan las monumentales obras, y una parte anecdótica maravillosa. Dentro de muchas cosas, nos contó que en la de Japón, realizada por Kiyoshi Takahashi, instalada originalmente en la carretera del Periférico, a unos 4.5 km. al oeste de su ubicación actual, encontraron al desmontar la obra para su reubicación, un refresco Jarritos, una marca mexicana de bebidas envasadas de esa época y un paquete de cigarros Raleigh, un recuerdo de cómo llegamos hasta aquí, abrazando esta cultura de la mala alimentación, comida chatarra y un vicio que mata a millones de personas en todo el mundo.

La Ruta de la amistad - ruta9-768x1024

Conocer sobre la flora y la fauna de estos espacios en boca de Ana Julia, es parte de este despertar sistémico que necesitamos para salir del atolladero climático en el que estamos, sea o no que atravesamos por una época geológica llamada Antropoceno, no hay manera de argumentar que no hemos afectado a la tierra con una brutalidad que no tiene excusa.

Entre las piedras volcánicas alrededor de las esculturas todavía se encuentran: teporingos, tlacuaches, tejones, serpientes cascabel, arañas, lagartijas y murciélagos, que son apenas unas cuantas de las especies que todavía han sobrevivido a la invasión de la urbe.

En época de estiaje, cuando nuestros ojos están acostumbrados a pensar que la naturaleza es bella solo cuando muestra su exuberancia, ella nos invita a contemplar algunas especies como el Palo Loco brotando en la piedra volcánica, los nopales y magueyes. Un jardín distinto pero igual de bello. Debido a los vientos, las semillas que llegan de otros lares, éstas van buscando proliferar, y a las especies endémicas les toca convivir con aquellas que son invasoras, modificando el paisaje del lugar.

Tengo la oportunidad de agradecer a Manuel Pacheco Cruz, quien trabaja limpiando cada espacio de los residuos que los transeúntes tiran al pasar, de lo que los ambulantes tiran, de los pañales desechables que se avientan, al fin que “a ud. le pagan por limpiar”, nos cuenta sobre una mujer que refunfuñando le respondió cuando le llamó la atención. Baja la mirada cuando narra sobre un hombre, que haciendo sus necesidades fue sorprendido y contento dijo: “¡Comasela!”. Bolsas y bolsas de basura, de esa que no se recicla porque está mezclada, son recogidas a diario, mientras  sus manos  también cuidan los jardines.

Escucharlo me recuerda nuestra desconexión con el planeta, esa radiografía interna que marca quienes somos sobre el terreno que habitamos. Pero también me mueve ayudarlo, ver como entre varios en algún momento nos vamos a remover el pasto rosado que le quita el agua a otras especies y como plaga se ha expandido.

He de confesar que el olor a Pirul acompañó mi mañana, en medio del ruido del intenso tráfico y sí, este es una de esas especies invasoras que les quita el alimento a las que son nativas, pero son árboles que ya tienen años aquí y ya forman parte del paisaje.

Restaurar no implica dejar las cosas como estaban necesariamente, quizá está la posibilidad de rescatar lo que queda, de encontrar los cómos sís, cuando el mundo nos impulsa solo a ver los cómos nos.

El Patronato Ruta de la Amistad AC., es quien hace posible que esto suceda, llevan más de tres décadas con su tenaz labor. Removiendo el relleno alrededor de las esculturas para permitir que salga el suelo volcánico de aquella erupción del Xitle que estalló hace aproximadamente 1670 años. Las pesadas rocas de lava permiten la absorción del agua, llevándola a los mantos freáticos que se agotan por el mal uso que hacemos de ellos.

Aprendí que estas rocas absorben la contaminación limpiando el aire, y que la calidad de éste se mide por el musgo que crece en ellas, si es malo no crecen.

En cuanto a las obras, una por una, han sido movidas al lugar que ocupan hoy, fue necesario traer grúas que cargan toneladas, para hacerlo con el cuidado de no lastimarlas, teniendo como idea fundamental una restauración a fondo y sobre todo, asegurar la conservación no solo de las obras, sino de su entorno ecológico. Esto requiere de una gran participación de instituciones privadas y públicas, donando los recursos para la restauración y conservación de las piezas.

La Ruta de la amistad - ruta10-1024x770

Despertar la conciencia sobre el daño que hemos hecho, incluye el crear proyectos que permitan sostener el cambio que necesitamos, la suma del trabajo con el medio ambiente, más el uso de las artes y la espiritualidad, son fuente de una salud mental que apremia para responder a los retos a los que nos enfrentamos.

Hilandolos se evoca la posibilidad de crear programas y proyectos como este, para habilitarnos del letargo que nos mantiene pegados a los medios de comunicación, viendo todo lo terrible que hay, dejando un camino de desesperanza para los que vienen después de nosotros, con pocas propuestas para responder.

DZ

*El patronato de La Ruta de la Amistad, también fue formado por Javier Ramírez Campuzano.

Fotos tomadas por DZ