Roberto Polillo


Roberto Polillo

Nuestro fotógrafo del mes.


El reconocido fotógrafo, entusiasta emprendedor y apasionado viajero, ha innovado en la manera tradicional de retratar personas, paisajes, monumentos y ciudades, para darle un nuevo significado a la fotografía convencional. Nacido en 1946 en Milán, Italia, Roberto Polillo se inició en el mundo de la fotografía en los años 60. Debido a que su padre era un reconocido crítico de jazz y organizador de conciertos, Roberto tuvo la oportunidad de asistir a cientos de conciertos, fotografiar a los músicos de jazz más importantes de la época y armar su primera galería, que también forma parte del libro Swing, Bop & Free, compuesta por más de 100 retratos.

Poco después, comenzó a interesarse en otros campos, por lo que desde principios de los setenta, Roberto se enfocó en la ingeniería de software y en la comunicación visual. Fue profesor universitario y formó su propia compañía, Etnoteam, dejando a un lado la fotografía por muchos años. No fue sino hasta 2006, cuando delegó las responsabilidades de su empresa, que decidió ir a comprar su primera cámara digital, una Canon 5D.

Desde entonces, Polillo se dedicó a investigar acerca de la fotografía artística de paisajes, a la que se ha dedicado en las últimas décadas. Su objetivo es captar la esencia más pura de los países, ciudades y pueblos que visita, la atmósfera que los envuelve y los aspectos que los hacen únicos. Los efectos característicos de sus fotografías aparecieron por casualidad, en la Navidad de 2006, durante un viaje a Marrakech: por un error de sobreexposición, la imagen salió muy iluminada y movida. El resultado le fascinó por su parecido con una acuarela y decidió transformar ese fallo en una técnica precisa, dando inicio al estilo que lo identifica.

Interesado en la corriente impresionista, Polillo optó por crear imágenes que transmitieran una sensación pictórica, por lo que la mayoría de las impresiones se realizan con chorros de tinta en papel con texturas artísticas o en lienzos más finos.

Al jugar con distintos niveles de luminosidad, contrastes de colores, formas y sombras, el fotógrafo captura sus imágenes usando mayormente la técnica Intentional Camera Movement (ICM), en la que realiza tomas con exposiciones prolongadas de tiempo, entre un 1⁄4 de segundo y un segundo, además de realizar movimientos de cámara en horizontal o en vertical, según de la escena que desee plasmar.

Posteriormente, las imágenes, en lugar de ser editadas, apenas son retocadas para acentuar las luces y los contrastes. El resultado final son fotografías que transmiten la magia del lugar, haciendo visible esa misma belleza que suele encontrarse en las imágenes tradicionales, pero de una manera más viva y latente. Su libro fotográfico Visions of Venice rinde homenaje a la ciudad italiana, destacando la presencia de la cultura oriental en algunos monumentos arquitectónicos, y en el que combina diferentes escenarios, tonalidades y horas del día, en imágenes cálidas y dinámicas.

Actualmente, Roberto Polillo está trabajando en un proyecto en Asia, retratando ciudades de Tailandia, Vietnam, Myanmar, Camboya y Laos, y otro sobre las ciudades del futuro, cuya versión previa fue publicada en un libro de edición limitada titulado Future & the City, con fotografías de Dubái, Singapur, Nueva York, Tokio, Miami, Vancouver, Kuala Lumpur y Ciudad de México.

P. rpolillo.photoshelter.com

Texto elaborado por HOTBOOK, da click aquí para consultar más artículos.

#Artefotografíafotógrafos