Los riesgos del uso del aceite de palma

Foto de internet
Foto de internet

Muchas especies animales han desaparecido de las zonas de donde se explota este aceite debido al uso indiscriminado


El aceite de palma, que se utiliza en miles de alimentos y cosméticos, es “desastroso” para la vida silvestre, ya que están destruyendo los hábitats de especies icónicas como los orangutanes y los tigres, pero su producción llegó para quedarse.

Un informe de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) advierte que difícilmente podría detenerse la producción de aceite de palma debido a su millonario uso comercial y porque la generación de alternativas para sustituirlo podría representar un peligro mayor para los seres vivos.

Foto de internet

Millones de personas consumen diariamente el aceite de palma, sin embargo, el reporte señala que la destrucción del bosque lluvioso que se hace para producir el aceite de palma daña a más de 190 especies amenazadas en la lista roja de la UICN, particularmente en Indonesia y Malasia.

También indica que el aceite de palma certificado como “sostenible” es, hasta ahora, solo marginalmente mejor en términos de prevención de la deforestación.

El análisis advierte que es probable que las alternativas generen pérdidas de biodiversidad en otros sitios, en lugar de frenarlas, y refiere como ejemplo los cultivos oleaginosos como soja, maíz y colza, que requieren hasta nueve veces más tierra, lo que podría destruir otros hábitats, como en Brasil y Argentina.

Por lo cual, el informe recomienda medidas más enérgicas para garantizar que las nuevas plantaciones del aceite de palma no provoquen la tala de árboles en los bosques.

Este aceite provee un tercio del aceite vegetal del mundo, en sólo 10 por ciento de la tierra usada para todos los cultivos oleaginosos. Se emplea en una amplia gama de productos alimenticios que consume la mitad de la población mundial, con una cuarta parte empleado en cosméticos, productos de limpieza y biocombustible.

Foto de internet

“Cuando se consideran los efectos desastrosos del aceite de palma en la biodiversidad desde una perspectiva global, no hay soluciones simples”, afirma Inger Andersen, directora general de la UICN y precisa “si lo prohibimos, es probable que otros aceites que requieran más tierra ocupen su lugar”.

“El aceite de palma llegó para quedarse y necesitamos urgentemente una acción concertada para hacer que su producción sea más sostenible, asegurando que gobiernos, productores y la cadena de suministro respeten sus compromisos de sostenibilidad”, añade.

En su informe, la UICN estima el área total de plantaciones de aceite de palma a escala industrial en 18.7 millones de hectáreas, con plantaciones de pequeños propietarios que suman en conjunto 25 millones de hectáreas, equivalente al área que ocupa Reino Unido.

A pesar de la controversia sobre el aceite de palma, no hay soluciones fáciles, dice Erik Meijaard, autor principal del informe, quien afirma que este aceite “está diezmando la rica diversidad de especies del sudeste asiático, ya que se come en franjas de bosque tropical”.

Una solución sería talar bosques vírgenes para nuevas plantaciones, en lugar de lidiar con los complicados problemas de propiedad que vienen con las tierras ya degradadas. Otra podría ser que algunas comunidades puedan beneficiarse de las plantaciones, aunque otras pueden sufrir. “Es complejo”, apunta.

aceiteaceite de palmaecosistema