#LaPeorMamá. La tragedia de la computadora

#LaPeorMamá. La tragedia de la computadora - #LaPeorMamá Lo que puede lograr un niño
Foto de Archivo

Esta historia tuvo un final feliz, pero pido a las maestras: ¡No pidan agua para las actividades de la escuela, por favor!

Maestras, por favor no pidan agua o cualquier tipo de líquido para las clases en línea.

Hace un par de semanas #minispeedy tenia día de experimento como cada semana. Normalmente es en viernes pero lo movieron al jueves por Consejo Técnico Escolar. Y sí, este dato es importante porque yo los jueves imparto curso mientras está en clase.

-Un bote con agua

-Jabón de trastes

-Una cuchara

Era el material que se necesitaba para el experimento.

La verdad es que #minispeedy siempre es muy cuidadoso y ni siquiera se me ocurrió hacer alguna observación del cuidado que debía tener con nada, la verdad.

Estaba yo muy inspirada en mi curso, hablando de la comunicación cuando veo a mi hijo parado junto a mí. Cosa rara pues cuando estoy en curso rara vez se aparece. Interrumpí por un momento pues vi su carita de nervio, uno identifica el sentimentalismo desde que los ve venir.

Mami. No sé qué pasa. Mi compu no sirve.

¿Cómo no sirve?

Se apagó y no prende.

En ese momento yo no podía dejar un grupo abandonado para ir a ver qué pasaba, así que hice lo que toda mamá hace. Lo mandé con el papá.

Dile a tu papá que te ayude y mientras conéctate en el iPad. – Bendito Dios también hay iPad.

Total, terminé mi curso y fui a ver qué había pasado con la computadora, y me dice el señor de la casa:

Quién sabe qué tiene la compu. No prende.

Me dispuse a ver qué podía hacer, pensé que igual y era el cargador porque ya se había echado a perder una vez.

Tomo la computadora para llevármela y revisarla y agua, agua, agua, escurriendo de la compu. Pero no vayan a creer que unas gotas, ¡no!, ¡fue una cascada! Tuve que sacar el trapeador para limpiar lo que se cayó.

No puedo decirles lo que sentí. Enojo creo que es el sentimiento exacto.

Mi niño, ¿se te cayó el agua?

No sé.

¿Cómo que no sé?, está saliendo agua de la compu.

Ah sí. Se me cayó un poquito. Pero la sequé.

Y, ¿por qué no me dijiste?

Se me olvidó.

Por supuesto que sentí que la sangre me hervía. ¿Cómo carambas se le pudo olvidar que se le cayó el agua? ¿Por qué no me dijo? Chinche chamaco. En fin, miles de pensamientos pasaron por mi cabeza pero tuve la capacidad de no explotar.

Me di cuenta de que no me había dicho porque le dio miedo, así que por ahí le llegué.

¿Te asustaste?

Sí. Pensé que me ibas a regañar y mejor la limpié.

No te voy a regañar. Fue un accidente. A cualquiera le pudo pasar. Solo no me gusta que escondas las cosas. Cuando le cae agua a la compu no hay que prenderla hasta que se seque porque puede ser peligroso y al tú no decirnos, lo primero que hicimos fue intentar prenderla.

No, no lo castigué, no lo regañé. Me dediqué a limpiarla y a conseguir si alguien podía revisarla.

¿Cuál fue la consecuencia de que mojara la compu? Pues todos sabemos, se quedó sin compu. Y créanme cuando les digo que jamás acercará ni un vaso de agua a un aparato electrónico. Y repito, a cualquiera le puede pasar un accidente así; con el agua, el café o lo que sea. Ninguno está exento de algo así.

Lo bueno es que el abuelo siempre se ha dedicado a esto de la computación y nos recomendó a una persona que la revisara.

Y, ¿qué creen?

Resultó que efectivamente, por haberla intentado prender se incendió el disco duro y ya no servía pero el resto sí funcionó así que se cambió el disco duro y quedó casi que como nueva.

Afortunadamente regresó la compu y somos felices. Esta historia tuvo un final feliz pero pido de nuevo: ¡No pidan agua para las actividades de la escuela, por favor!

Ustedes ¿qué accidentes han tenido con las compus?

Gracias por leer

#LaPeorMamá

#accidentes#LaPeorMamácomputadora
Menú de accesibilidad