Pandemia por coronavirus (Cobertura especial)

#LaPeorMamá. Feliz 2021

#LaPeorMamá. Feliz 2021 - #LaPeorMamá Lo que puede lograr un niño
Foto de Archivo

Me impresionó lo emocionados que estaban mis chamacos con la llegada del 2021. Casi, más emocionados que con Navidad, la única diferencia eran los regalos

Bueno, pues henos aquí, ya es 2021. Ya se terminó el maldito y horrible 2020 (en palabras de muchas personas, no mías). Ahora quiero preguntar ¿ya cambió todo?

No, si ya sabía yo que todo seguiría igual.

La realidad es que cada año nuevo, nos sucede más o menos lo mismo. Según nosotros, a partir del 1º de enero todo será diferente y no necesariamente es así. Solo que este año, la necesidad del cambio era colectiva y común, por eso tan notorio. Pero todo siguió igual después de atragantarnos con las 12 uvas.

Me impresionó lo emocionados que estaban mis chamacos con la llegada del 2021. Casi, más emocionados que con Navidad, la única diferencia eran los regalos.

-¿Por qué te emociona tanto que sea el 2021? – le pregunté un día a #minispeedy, el mayor.

-Pues porque se termina el 2020.

-Y ¿eso que significa?

-Pues que empieza un año mejor. Que ya se acaba el 2020 que fue tan feo.

-Y ¿de verdad fue tan feo el 2020?

Sus ojitos en ese momento se fueron hacia arriba como tratando de pensar y recordar que hubo en el año.

-Bueno sí fue feo porque llegó el COVID. Pero también fue padre porque nos venimos a vivir a la CDMX.

-Claro. Y ¿crees que el COVID se termine en cuanto empiece el 2021?

-Pues claro que no. Aún no nos vacunamos.

-¿Entonces el 2021 va a ser malo?

A veces uno se ensaña con las preguntas que le hace a los hijos ¿verdad?

-Pues no sé. Cuando se termine te digo. Hay que ver que pasa.

Chamaco tan inteligente.

Lo que yo estaba buscando era que mi hijo entendiera, como he entendido yo a lo largo de los años, que no porque sea un nuevo año las cosas van a ser diferentes. Que para que las cosas cambien tenemos que cambiar nosotros.

Hace años que decidí cambiar mi perspectiva de la vida y buscar las cosas positivas en todo lo que sucediera. Me costó trabajo porque estaba acostumbrada a ver lo malo tanto en los sucesos como en las personas. Pero ahora es algo que hago prácticamente sin pensar. Y eso me ayuda a vivir más feliz.

Intento enseñarles lo mismo a mis hijos. De nada me sirve estancarme en lo malo que me pasa, necesito ver lo que sí hay para seguir adelante. Y agradecer todo lo que sucede porque sucede por alguna razón, aunque no lo entienda en el momento.

Cosas malas pasan todos los días, todas las semanas, todos los meses y todos los años. Eso va a seguir así por siempre. Sin embargo la actitud que nosotros tenemos frente a cualquier suceso, la balanza que nosotros hacemos a lo largo del tiempo nos pone en perspectiva. Pasan tantas cosas malas como buenas, solo que no siempre ponemos atención en lo bueno y nos enfrascamos en todo lo malo que nos pasa.

Así que, después de todo esto, lo que les quiero decir es:

Que el 2021 traiga lo que tenga que traer, y que todos nosotros, seamos capaces de sacar lo mejor de todo esto que traiga. A disfrutar y gozar este año recién estrenado, cambiemos lo que tengamos que cambiar en cada uno de nosotros para que así sea.

Gracias por leer

#LaPeorMamá

#LaPeorMamá#niños2021año nuevohijos
Menú de accesibilidad