Pandemia por coronavirus (Cobertura especial)

#LaPeorMamá. Cuando los Reyes Magos decepcionan

#LaPeorMamá. Cuando los Reyes Magos decepcionan - #LaPeorMamá Lo que puede lograr un niño
Foto de Archivo

Desde que soy mamá he dicho una y otra vez: “Ahora entiendo a mi mamá”. Este Día de Reyes no fue la excepción

Desde que soy mamá he dicho una y otra vez: “Ahora entiendo a mi mamá”. Hoy no fue la excepción.

En casa decidimos seguir la tradición de Santa, que en mi casa llegaba con juguetes cada Navidad, pero jamás llegó a casa del señor del hogar; y también la de los Reyes Magos que a mí solo me traían calzones y calcetines, pero en cambio al señor era quienes traían realmente los regalos chonchos.

El acuerdo fue, pues que lleguen ambos y vamos mezclando regalos para que no les pase lo que me pasaba a mí, me daba igual que llegaran los Reyes porque era ropa. Así que Santa trae 1 juguete porque solo es 1, papá y mamá damos un regalo porque a veces es muy confuso que le demos regalos a todos y no a nuestros hijos, y los reyes traen 3 regalos porque son 3; 1 juguete, ropa, libro o algo que necesiten.

Este año las cartas fueron todo un caos. Con Santa fueron muy precisos, pero la carta de los Reyes no fue igual.

#Minispeedy anda en un mood, o lo que sea, que a veces me descontrola.

Es que de verdad no sé qué quiero.

Así que su carta fue algo así como unos calcetines, porque en serio ya todos están rotos, y lo que ustedes quieran. Lo cual no siempre es algo bueno. Pero nos arreglamos.

Con #miniplausi la cosa estuvo mucho más complicada.

Primero hizo una carta donde pedía: Paz, amor y felicidad. Lo cual, por supuesto me llenó de emoción y ternura.

Después hizo una segunda carta en la cual pedía un Nintendo, un juego de Nintendo y calzones. En casa ya hay una consola, así que por supuesto no iba a llegar una más; así que estuvimos hablando mucho de como esas cosas no son individuales, sino familiares para que se hiciera a la idea de que no iba a llegar.

Unos dos días antes de la tan esperada llegada de los Reyes decidió hacer otra carta en la cual pedía juguetes super random, de esos con los que jamás juega o que ya hasta tiene, como cosas para su cocinita porque, en sus palabras, luego no tengo que ofrecerle a los que van a mi restaurante.

Después dijo también, bueno mejor que me traigan lo que ellos quieran. ¿Quién la entiende?

Como no se decidían y no hicieron carta con tiempo, el Señor de la casa y esta mala madre, nos adelantamos y pedimos los regalos porque no me gustan las prisas y luego con el semáforo rojo, no podíamos arriesgarnos así que: Viva Amazon y las tiendas en línea durante la pandemia.

Tomamos la decisión de comprarles pantalones, que de verdad ya estaban muy escasos porque han crecido mucho durante este último año y cero habíamos puesto atención en el tema. A #minispeedy le compramos calcetines y a #miniplausi calzones, que si habían pedido en su carta y para ambos compramos unos walkie talkies que habían usado en casa de sus primos y de los cuales no dejaron de hablar por días.

Para el señor de la casa llegó un rompecabezas y para una servidora ropa interior que ya era necesaria también.

Todo estaba muy estructurado y parejo, peeeeero sucedió algo que no tomamos en cuenta.

En casa de la suegra siempre llegan los Reyes y en esta ocasión, como ella sabía que estaría fuera de la ciudad, nos dejó los regalos para que llegaran juntos. Mi grave error fue no ver lo que había dejado hasta anoche que estábamos jugando a ser Reyes Magos.

Para #minispeedy era un Lego, para #miniplausi una pijama de unas muñecas que le encantan, pero finalmente ropa.

Y no, no culpo a mi suegra chula, antes de que le vayan con el chisme, eh.

No les puedo decir el enojo de la chamaca hoy por la mañana que vio los regalos. Por supuesto que lo primero que vio fue que en montón de su hermano había un Lego y en el de ella no. Y se fue, no quería ver los regalos, no quería foto, no quería nada.

Me acordé tanto de esas veces que me sucedió lo mismo.

Después un poco más calmada, y habiendo aceptado que no había juguete junto a su zapato, comenzó a ver la ropa y le empezó a cambiar la cara, porque finalmente mujer que ama la ropa y la moda.

Y bueno, ya que se abrieron y cargaron los walkie talkies sonrió y jugó y dijo:

¡Gracias Reyes Magos!

Ni modo, tengo que aceptar que este año los Reyes Magos no fuimos muy atinados. Es parte de ser #lapeormamá ¿que no?

¿Cuántos niños más enojados porque no querían ese regalo?

¡Feliz día de Reyes!

Gracias por leer

#LaPeorMamá

#niñosmadrematernidadreyes magos
Menú de accesibilidad