La relación entre el uniforme de la secundaria y la realeza británica

La relación entre el uniforme de la secundaria y la realeza británica - Foto de Internet
Foto de Internet

El tradicional pantalón que se usa en las secundarias públicas del país está inspirado en una moda de inicios del siglo 20

Príncipe de Gales es un título nobiliario creado en el siglo 14 y que se le da al heredero de la corona británica; es decir, al hijo que ocupará el trono cuando su padre, el rey, muera. No es precisamente para el primogénito o para algún hijo de la familia real en particular, sino que el monarca lo elige.

Para darle una idea, el Príncipe de Gales actual es Carlos (sí, el primogénito de la Reina de Inglaterra, el “ex” de Lady Di y el papá de los príncipes William y Harry). ¿Y esto qué?  Bueno, sólo es como contexto para saber en qué se inspiraron para diseñar el pantalón y la falda que se usan en las secundarias públicas de la Ciudad de México.

Así que si a usted no le gusta mucho este uniforme, piense que su origen tiene que ver con la realeza y con el alto mundo de la moda… del siglo pasado. ¡Ah!, y también con lo más avanzado de la tecnología… también del siglo pasado.

Foto de Gobierno de Guanajuato

El Principe de Gales

Eduardo VIII fue rey del Reino Unido durante menos de 11 meses en 1936, ya que en diciembre de ese año abdicó a la corona; pero desde los 17 años fue investido como Príncipe de Gales. Aunque no era la mejor persona del mundo, sí destacaba en los círculos sociales de la época.

En su forma de vestir, el príncipe Eduardo hizo popular un diseño de tela que se remontaba al siglo 19 en Escocia, cuando los grandes terratenientes buscaron la forma de identificar a sus empleados, quienes no podían usar el típico dibujo de cuadros que hasta hoy se ve en las faldas escocesas. Por eso crearon un estampado de cuadros más pequeños con el que diferenciaban las prendas de los trabajadores de cada distrito.

Pero en 1926, ese diseño de cuadros de diferentes tamaños y dos o tres colores entrelazados fue bautizado como “Príncipe de Gales” en honor a Eduardo, quien lo hizo famoso por el mundo y lo convirtió en “el último grito de la moda” en trajes y otras prendas. Para mediados del siglo 20, grandes personalidades usaban este tipo de telas que resultaban verdaderamente vanguardistas, y hasta personajes como James Bond las presentaban en la pantalla grande como un símbolo de elegancia y atrevimiento.

La ocurrencia

Por allá de los años 60, en México se reformó la educación secundaria (una de tantas reformas educativas en la historia de este y todos los países), y una de las nuevas cosas que se instituían eran los uniformes muy a la usanza comunista y que ayudaría a unificar a todos los jóvenes mexicanos que asistieran a escuelas públicas de ese nivel.

Fue cuando a alguien le pareció innovador que los pantalones y las faldas de los estudiantes de secundaria estuvieran hechos de tela gris con estampado Príncipe de Gales, ya que resultaba algo juvenil, moderno y hasta ayudaba a guardar mejor la mugre.

Hoy, nadie piensa que una “falda ‘línea A’ Príncipe de Gales hasta abajo de la rodilla” sea algo innovador y, de hecho, ese uniforme de las secundaria se ha vuelto un asunto de clases sociales, pero en esa época ayudó a identificar a una nueva generación de jóvenes que lograba continuar con sus estudios cuando terminar la primaria ya era ganancia para muchos.

Foto de Internet

Los suéteres

A propósito de los suéteres, además de ser verdes para las secundarias diurnas y cafés para las técnicas, originalmente debían tener el escudo de la escuela al frente y, en alguna parte, indicar el grado que cursaba el estudiante, regularmente con franjas en un brazo; es decir: los de primero debían tener una franja, y los de tercero, tres.

Esa regla se cumplió poco (regularmente sólo la respetaban los que ingresaban a primero), y aunque todavía algunas secundarias la mantienen, la realidad es que no es obligatoria. De hecho, la Secretaría de Educación Pública establece que el uniforme no es obligatorio, pero su uso siempre “se recomienda”.

Lo último en tecnología

Pero regresemos al pantalón y la falda de la secundaria. El material con el que tradicionalmente están hechas estas prendas es básicamente poliéster, debido a que es una tela muy barata, que no encoge, aguanta las lavadas, se seca rápido y se arruga poco, ventajas que parecen más importantes que el calor que provoca cuando sube la temperatura ambiente o el frío en otoño e invierno.

El poliéster se inventó en los años 30 y se mejoró después de la Segunda Guerra Mundial, pero se popularizó a mediados del siglo 20. Cuando se creó el uniforme de las secundarias; era un material de vanguardia que era ideal para un estudiante, ya que soportaba el uso rudo.

Así que los estudiantes de secundaria traían en su uniforme lo último de la moda y la tecnología. ¿No sería bueno darle una buena actualizada para estar más acorde con el siglo 21?

 

Por Carlos Tomasini (@carlostomasini)

secundariauniforme