Pandemia por coronavirus (Cobertura especial)

#Fotos Un viejo que no envejece: Edificio Ermita

#Fotos Un viejo que no envejece: Edificio Ermita - Foto de Wikipedia.
Foto de Wikipedia.

En la creación del Edificio Ermita no se escatimaron detalles para colocar acabados de lujo, piso de granito, herrerías elegantes, luminarias y decoraciones

Una de las construcciones más icónicas de la Ciudad de México es el Edificio Ermita, localizado justo a la entrada del barrio de Tacubaya, en una cuchilla formada por la Avenida Revolución y la Avenida Jalisco.

Hasta finales del siglo 19 y principios del 20, esta era una zona alejada de la capital, en donde las familias más acomodadas instalaban sus casas de campo y venían a pasar la temporada de calor, que en el centro de la ciudad era peligrosa por la propagación de enfermedades.

Foto: UNAM.

 

Además, Tacubaya era el primer pueblo que quedaba de camino hacia otros lugares más alejados, como Mixcoac, San Ángel, Coyoacán y la Barranca del Muerto.

También pasando esta zona que hoy está llena de asfalto, metrobuses y autos empezaba los ranchos, los campos de cultivo y los ríos.

En el siglo 18, estas calles eran la Calzada de El Calvario y la Calle Real, y en esta cuchilla se encontraba la residencia de la familia Mier y Pesado, una de las más acaudaladas de la Ciudad de México.

Antonio de Mier fue el fundador del Banco Nacional de México y su esposa, Isabel Pesado, pertenecía a una de las familias de más abolengo de la época.

Al morir Antonio de Mier, ella fue la albacea y heredera universal de la fortuna familiar. Cuando ella falleció, en 1913, su última voluntad fue conformar la Fundación Mier y Pesado, mediante la cual se crearon escuelas e internados para niños, así como un par de residencias de ancianos en lugares como la Calzada de Guadalupe, Coyoacán y el mismo Tacubaya.

Foto de México en el Tiempo.

 

Para sostener a esa fundación, se emprendieron diversas acciones, entre ellas, construir un edificio en los terrenos de la antigua residencia de los Mier y Pesado con el fin de generar ingreso mediante la renta de apartamentos y locales y así sostener las obras altruistas.

De esta manera, entre 1927 y 1933 se empezó la construcción de un moderno edificio estilo Art Decó de acero y concreto que, por primera vez, modificaba el paisaje urbano de la Ciudad de México hacia un estilo más moderno.

Su año oficial de inauguración es 1931, por lo que también podría ser considerado el primer rascacielos de la Ciudad de México, aunque ese puesto lo ha peleado históricamente con otras construcciones, como la sede de la Lotería Nacional, en la colonia Tabacalera.

Desde sus inicios se trató de un edificio único de este lado del mundo, ya que su creador, el arquitecto Juan Segura, trajo una tendencia desde Europa que concebía edificios “plurifuncionales”, es decir, construcciones en las que hubiera vivienda, comercios, áreas de uso común y lugares de esparcimiento reunidos en un solo espacio.

Foto de Fundación Mier y Pesado.

 

El arquitecto Juan Segura había participado como aprendiz en la construcción del edificio donde hoy se encuentra el Palacio de Hierro del Centro Histórico y la Fundación Mier y Pesado le encargó al construcción de diferentes edificios en diversas zonas de la Ciudad de México, como Santa María la Rivera.

Pero para el Edificio Ermita tuvo un presupuesto amplio, por lo que optó por desarrollar un concepto que, para su tiempo, resultó futurista.

Foto de México en el tiempo.

 

Así, levantó esta construcción en forma de cuchilla, con 78 departamentos y al que, inclusive, se le agregó el tradicional cine Hipódromo que, fue uno de los primeros que proyectaron películas con sonido en el país.

En la creación del Edificio Ermita no se escatimaron detalles para colocar acabados de lujo, piso de granito, herrerías elegantes, luminarias y decoraciones diseñadas por el propio arquitecto Segura.

En los pisos inferiores hay departamentos más pequeños, en donde se aprovechaban las áreas comunes para, por ejemplo, recibir a alguien, lo cual era una manera singular de estimular la convivencia y que no era muy diferente a la que había en las antiguas vecindades de la capital.

Foto de INAH.

 

La llegada del Edificio Ermita también trajo desarrollo a la zona, como el trasporte colectivo y, también como una muestra de la visión que tenía el arquitecto Segura, ayudó a aumentar la plusvalía con acciones como ceder 20 metros de calle para estar junto a una avenida que fuera más ancha.

Pero quizá por lo que más personas recuerdan esa icónica esquina es por el anuncio luminoso de Calzado Canadá que adornó su fachada durante casi 30 años, el cual fue sustituido por uno de Coca-Cola que permaneció ahí durante más de una década.

Foto de Twitter

 

Foto de Twitter

 

Foto UNAM.

 

Hace unos años su fachada fue remodelada y en el terreno contiguo se construye otro desarrollo inspirado en el estilo plurifuncional del Edificio Ermita.

Pero la época en la que se construyó y su singularidad atrajo a habitantes singulares, como decenas de Republicanos que salieron de España durante la Guerra Civil de ese país y que encontraron refugio en México.

Artistas como el poeta Rafael Alberti (a quien Octavio Paz señalara como el primer autor que lo introdujo en la poesía en su juventud), el escritor y guionista de cine Manuel Altolaguirre.

Pero uno de sus habitantes más tristemente célebres fue Ramón Mercader, quien en 1940 planeó en uno de los apartamentos del Edificio Ermita el asesinato del político y revolucionario León Trotsky.

Foto de Wikipedia.

 

La tarde del 20 de agosto de ese año, Mercader, por órdenes de Josef Stalin, salió del Edificio Ermita rumbo a la casa de Trotsky, en Coyoacán –a unos metros de la famosa Casa Azul de Frida Kahlo y en donde también vivió durante una temporada–, y lo asesinó en su propio estudio, ya que durante varias semanas se había ganado la confianza de la familia para poder entrar cuando quisiera a ese domicilio localizado en lo que hoy es la Avenida Río Churubusco.

En tiempos más recientes, aquí han vivido conocidos personajes de la música, como la cantante española Ana Torroja y José Luis Paredes, baterista de La Maldita Vecindad, en donde es mejor conocido como “Pacho”.

Asimismo, el cineasta ganador del Oscar, Alfonso Cuarón, filmó aquí un cortometraje cuando apenas era estudiante del Centro Universitario de Estudios Cinematográficos de la UNAM.

Hoy, la gentrificación no ha sido ajena al Edificio Ermita, que mantiene sus rentas módicas, por lo que más de un habitante de las cercanas colonias Condesa, Escandón y Roma están en lista de espera para poder alquilar alguno de sus departamentos.

Esta es solamente una parte de la historia de este legendario edificio que hoy forma parte del paisaje diario de millones de chilangos que pasan por el lugar.

 

 

Con información de Carlos Tomasini

Carlos Tomasiniciudad de méxicoEdifcio EmitaErmitamexicotacubaya
Menú de accesibilidad