¿Cómo lograr que ya no haya más plástico en el mar?

¿Cómo lograr que ya no haya más plástico en el mar?

Elegir azul es elegir al planeta. Te compartimos una opción para contribuir a preservar el medio ambiente

Uno de los mayores desafíos que enfrenta la humanidad es preservar la vida marina. De acuerdo con estimaciones de Naciones Unidas, cada año millones de toneladas de plástico terminan en los océanos.

Como seres humanos, tenemos la responsabilidad de ser conscientes de nuestras decisiones y debemos aprovechar las opciones sustentables que existen a nuestro alcance.

Hoy debemos impulsar nuevas formas de pensar, diseñar, de producir y de consumir, ya que siendo más responsables de lo que hacemos, podríamos reducir los residuos en el mundo.

Las acciones para una vida sustentable inician en la vida cotidiana. Con pequeñas acciones, utilizando productos amigables con el medio ambiente, podemos contribuir a un planeta sin contaminación por plásticos. Nuestras actividades en casa hoy determinarán, en gran medida, el futuro del planeta.

Cada vez somos más los que nos sumamos en favor de un planeta libre de residuos, ejemplo de ello son las empresas que han tenido que evolucionar e innovar ante las distintas realidades presentes. Muchas de ellas que utilizan envases de plástico ahora optan por procesos más responsables.

Un ejemplo de este compromiso por un planeta más limpio es la Industria Mexicana de la Coca-Cola (IMCC), que además de contar con millones de envases creados en su totalidad con material reciclado, recientemente presentó la botella azul de Ciel.

 

 

Esto como parte de su modelo de Economía Circular, que involucra nuevas formas de pensar, diseñar y de producir, para crear envases que tengan la capacidad de convertirse infinidad de veces en uno nuevo para evitar generar residuos.

En el caso de la botella azul de Ciel, esta es hecha 100 por ciento de otras botellas, lo que se traduce en un envase totalmente:

  1. Reciclable, ya que su característico tono le permite convertirse nuevamente en una botella.
  2. Reciclada, porque está elaborada completamente de otras botellas.

Todo comienza cuando vacías, aplastas y depositas una botella en los contenedores de residuos.

Los envases son recolectados y transportados a las plantas de reciclaje donde se catalogan, almacenan y preparan para el proceso de reciclaje.

El PET se prelava y se muele para generar pequeñas hojuelas de plástico que se lavan y secan, obteniendo un material homogéneo para ser evaluado. Con las hojuelas seleccionadas se crean pellets, los cuales se cristalizan y entintan en color azul, obteniendo la resina con la que se crearán nuevos envases.

Con este proceso, Ciel botella azul tiene más de una vida útil.

Esta, como muchas otras iniciativas, forman parte de los esfuerzos de la Industria Mexicana de Coca-Cola para alcanzar la meta global ‘Mundo sin Residuos’, la cual tiene como principal objetivo recuperar y reciclar el equivalente al 100 por ciento de sus envases vendidos para 2030, además de incrementar el porcentaje de material reciclado en cada uno de ellos.

La decisión que tomamos en torno a qué hacer con nuestros envases, define su destino final. No lo olvides: uno de los caminos para conseguir un mundo sin residuos es reciclar. Este hábito comienza en casa y a todos nos corresponde fomentar desde nuestro hogar una educación ambiental.

Botella AzulCielcoca colaIndustria Mexicana de la Coca Colaplástico

Menú de accesibilidad