Algunas dietas podrían ser dañinas a largo plazo

Foto de internet
Foto de internet

Existen claros beneficios para la salud de las dietas, como el régimen del “Ayuno intermitente”, pero se debe tener en cuenta que existen efectos secundarios

Las personas buscan verse bien y vivir por más tiempo a través de dietas o tratamientos antienvejecimientos, pero un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Bath, en Reino Unido, encontró evidencia de que si bien ayudan en un momento, también provocan efectos secundarios.

Los científicos del Departamento de Biología y Bioquímica de la universidad, explicaron que el “Ayuno intermitente”, se ha vuelto particularmente popular con celebridades y medios que lo respaldan como una forma de reducir la presión arterial, aumentar la esperanza de vida y de protección contra enfermedades como la demencia, además de efectos de pérdida de peso.

Foto de Nexofin

 

Sin embargo, el estudio que llevaron a cabo sugiere que tales dietas a largo plazo pueden afectar el sistema inmune, haciendo que las personas sean menos capaces de combatir las infecciones.

Los investigadores estudiaron cuatro genes de estrés e inmunidad en las moscas de la fruta que están asociados con la longevidad para comprender el vínculo entre la esperanza de vida y la capacidad para combatir las infecciones.

Genes similares son activados por ciertos tratamientos “antienvejecimiento” tales como dietas de inanición o basadas en toma de antioxidantes, de acuerdo con un artículo publicado en el portal web de la institución.

 

El estudio descubrió que la exposición a un patógeno fúngico prolonga significativamente la vida de las moscas de la fruta, al activar estos genes de estrés e inmunidad.

Pero a largo plazo, se halló que los tratamientos que prolongaban la vida y aumentaban la fertilidad conducían a una reducción severa de la respuesta inmune, haciéndolos más susceptibles a la infección.

Los genes estudiados en las moscas de la fruta son similares a los presentes en los humanos, por lo que los investigadores creen que sus hallazgos también podrían tener implicaciones para los humanos.

Foto de internet

 

El profesor de Biología y Bioquímica en la universidad, Nick Priest, refirió que muchos estudios han documentado los beneficios de la restricción de la dieta y el consumo de antioxidantes, pero hay una falta de datos sobre los niveles de enfermedad en las personas que recurren a estos tratamientos antienvejecimiento.

“Sabemos que cierto estrés como el hambre o la exposición a patógenos pueden prolongar la vida y aumentar la fertilidad, pero hemos descubierto que, irónicamente, esto tiene un compromiso en términos de función inmune”, apuntó.

Añadió que los descubrimientos que encontraron son sorprendentes, pues desde hace décadas se sabía que los ratones hambrientos son más propensos a morir por infecciones graves; sin embargo, ha habido mucho más interés en los beneficios a corto plazo que los costos potenciales a largo plazo.

Foto de internet

 

“Otro estudio reciente mostró que el ayuno a corto plazo en pacientes con cáncer de edad avanzada aumentaba sus niveles de glóbulos blancos y los ayudaba a combatir el cáncer. Esto muestra que el ayuno agudo puede ser útil, sin embargo, nuestro estudio sugiere que a largo plazo el ayuno podría hacer que las personas sean menos capaces de combatir las infecciones”, precisó.

Priest afirmó que existen claros beneficios para la salud de las dietas, como el régimen del “Ayuno intermitente”, pero se debe tener en cuenta que existen efectos secundarios.

alimentacióncomidadieta