Rescatan a 11 mineros atrapados
Foto de Milenio

Los primeros 11 de los 24 mineros artesanales atrapados por un deslave en una mina de oro en el norte de Nicaragua fueron rescatados y las cuadrillas trabajaban la madrugada del sábado para liberar a otros, informaron las autoridades.

Los hombres salieron caminando por sus propios medios mientras sus familiares y colegas los aclamaban la noche del viernes, más de 24 horas después del derrumbe en la mina de oro y plata El Comal en la población de Bonanza que los dejó atrapados.

El minero rescatado Marvin Urbina, de 34 años, dijo que él y algunos de sus colegas vieron venir hacia ellos una avalancha de lodo y rocas. Se pegaron a las paredes de la mina, pero al menos cuatro de sus compañeros de trabajo fueron aplastados por el lodo y las rocas, narró.

“Le pedí a Dios que me dejara vivir y él me escuchó”, dijo un emocionado Urbina al Canal 6.

El viceministro del Interior Carlos Najar dijo que los mineros estaban un poco deshidratados pero con buenas condiciones de salud.

Están saliendo de a poco, pues es un proceso lento en el que las autoridades quieren asegurarse de que salgan prudentemente, dijo Najar al Canal 6. Añadió que esperan rescatar a más mineros a lo largo de la noche.

Los mineros fueron atendidos por paramédicos y llevados a una clínica en Bonanza, que se encuentra unos 420 kilómetros al noreste de Managua.

Más temprano, las autoridades dijeron que 20 de los 24 mineros ya habían sido ubicados y se habían comunicado con los rescatistas en la mina El Comal en el norte de Nicaragua.

Najar no dijo a cuantos de los 24 mineros esperaban rescatar.

Cientos de familiares y otros mineros se habían congregado afuera de la mina para orar mientras los rescatistas colocaban escaleras de madera en un túnel que lleva hasta donde estaban atrapados los mineros en una especie de cueva. La mina atraviesa las faldas de una montaña.

El comandante Javier Amaya, miembro del equipo de rescatistas del Sistema Nacional de Prevención, Atención y Mitigación de Desastres, dijo que el plan involucraba grupos “de cinco a 10 brigadistas y mineros de la zona con escaleras de madera, se van amarrando hacia abajo e intentan llegar hasta donde están los compañeros mineros”.

Afuera de la mina, Jorge Hernández, de 25 años, dijo que se enteró de que su hermano estaba atrapado mientras miraba la televisión en Managua, la capital, y se apresuró a llegar a Bonanza.

“Rogamos a Dios para que mi hermano y los otros hombres puedan ser rescatados”, dijo Hernández, quien agregó que su hermano Michael, de 24 años, se mudó a Bonanza desde Managua el año pasado para trabajar en la mina.

La mina de oro y plata es operada por la firma Hemco. El portavoz de la compañía, Gregorio Downs, indicó que los mineros no son empleados de la empresa sino trabajadores por cuenta propia con los que mantiene una relación “de negocios”. Eso significa que la empresa les permite buscar oro en los territorios que tiene concesionados, les da formación y les facilita “a precio de coste” el equipo necesario para la excavación a cambio de que le vendan el oro encontrado.

Downs indicó que la empresa ya había alertado a los mineros del peligro de trabajar en El Comal, sobre todo después que hace un mes murieron dos trabajadores en el mismo lugar debido a un deslizamiento tras el paso de una tormenta tropical que ablandó mucho la tierra.

Absalón Toledo, dirigente de los mineros artesanales, confirmó que habían sido alertados de los peligros del cerro, pero señaló que “a veces, por unos centavos más hay quienes se arriesgan”. “Una parte del grupo no hizo caso y ahí está la desgracia”, añadió.

Con información de AP