Los bancos de alimentos en la Cruzada Nacional Contra el Hambre
Internet

En el marco de la Cruzada Nacional Contra el Hambre, el trabajo de los tres niveles de gobierno, así como la participación de los ciudadanos y de la sociedad civil organizada, son fundamentales en este esfuerzo por combatir la pobreza y el hambre de los 7 millones de mexicanos que se registraban con pobreza extrema alimentaria al inicio del sexenio.

La pobreza y la marginación no son un problema de pobres y gobierno, sino responsabilidad y compromiso de quienes tenemos posibilidad de contar con los tres alimentos diarios.

En este trabajo conjunto destaca la decidida colaboración de los Bancos de Alimentos de México (BAMX), quienes desde hace dos años, al iniciarse los trabajos de la Cruzada, se sumaron a la convocatoria de combatir el hambre a través de los 61 Bancos instalados en todo el país, logrando recolectar hasta la fecha 117 millones de kilogramos de alimentos que en lugar de haberse desperdiciado, lograron atender a poco más de un millón 200 mil beneficiarios.

Según documentos de la FAO (Organismo de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura), alrededor de un tercio de la producción de los alimentos que en el mundo se destinan al consumo humano se pierden, lo que equivale a aproximadamente mil 300 millones de toneladas al año. Esto significa que los miles de millones de recursos que se destinan a la producción de esos alimentos también se desperdician.

En México, 37 por ciento de los alimentos que se producen en el país son desaprovechados o mal almacenados, lo que equivale a 10 mil toneladas al año según un documento conjunto de la FAO México y el Grupo Técnico de Pérdidas y Merma de Alimentos.

De ahí la importancia de la alianza entre los BAMX y la Secretaría de Desarrollo Social, organismo rector de las acciones de la Cruzada Nacional Contra el Hambre: Mientras los primeros hacen la labor de recibir y recolectar los alimentos excedentes de comercios, empresas o personas para repartirlos entre la gente que los necesita; la SEDESOL fortalece la labor altruista de BAMX, optimizando la distribución de alimentos y evitando las pérdidas de los mismos en beneficio de quienes más lo necesitan, de esta manera da cumplimiento al cuarto objetivo de la Cruzada, “minimizar las pérdidas post-cosecha y de alimentos durante su almacenamiento, transporte, distribución y comercialización”.

Esta alianza, en la que también participa de manera coordinada la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA), permitió en estos dos años la construcción de 10 nuevos Bancos de Alimentos y un Centro de Acopio en Tepeji del Río, Hidalgo, para atender de mejor manera a los estados de Hidalgo, Coahuila, Guanajuato, Jalisco, Querétaro, Quintana Roo, San Luis Potosí, Sinaloa y Veracruz, equipamiento que permitirá rescatar 43 mil toneladas de alimentos más para beneficiar a 370 mil personas adicionales.

La mejora en el equipamiento de los Bancos de Alimentos ha generado 10 mil empleos directos, adicionalmente están apoyando los 5 mil 790 comedores comunitarios que hay en el país y han posibilitado la atención oportuna de las familias damnificadas de los desastres naturales de Baja California Sur, Sonora y otros estados.

La decidida participación de una sociedad activa y comprometida, sumada a las acciones del gobierno, permite seguir avanzando en la consolidación de una red de bancos de alimentos para atender a más familias en pobreza extrema alimentaria.

Los Bancos de Alimentos son un apoyo muy importante que desde hace varios años ha existido. La buena noticia es que ahora con la Cruzada Nacional incrementaron su capacidad de apoyo de manera exponencial al pasar de aproximadamente 400 a casi un millón y medio de habitantes a los que entregan despensas y dan apoyos de diversa índole.

Con información de Pedro de León Mojarro y La Silla Rota