Foto de @esquivelgerardo

Inician investigación por detención de Sandino Bucio

Pertenecía al grupo Acampada Revolución 132


Netlog

Por el caso de Sandino Bucio, la Unidad de Asuntos Internos de la Policía federal inició una investigación por la manera en la que se detuvo al joven estudiante.

La Policía Federal se basará en los procedimientos que marcan los protocolos de actuación de la corporación en las aprehensiones.

La tarde del viernes, presuntos policías vestidos de civil detuvieron a Sandino Bucio, estudiante de la UNAM, que se encontraba cerca del Metro Copilco.

El también activista fue retenido y subido a la fuerza a un Chevy color plata, de acuerdo a un video que circula por las redes sociales donde se muestra la captura del joven, quien fue llevado a la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO).

Bucio pertenecía al grupo Acampada Revolución 132, mismo colectivo al que pertenecen Bryan Reyes y Jacqueline Santana quienes fueron detenidos el pasado 15 de noviembre por elementos la Policía Federal, se les acusa del robo de 500 pesos.

Por su parte el abogado de la pareja, Sergio Soto, aseguró que este tipo de táctica es la misma que se realizó para la detención de sus clientes así como de otros dos jóvenes, Alejandro Ramírez y Julián Luna.

Julián Luna se encuentra asociado al movimiento Anarko Sur, grupo señalado presuntamente por el incendio de la puerta de Palacio Nacional.

En las redes sociales ya se pide ayuda y colaboración para pedir la liberación del joven Sandino Bucio.

Durante la noche del viernes se le declaró en libertad, sin embargo, se quedó en las instalaciones de la SEIDO para presentar cargos contra los policías que lo golpearon quienes también se encuentran en ese lugar.

Gente afuera del edificio grita “¡Libertad! ¡Libertad!” y hay mariachis para Sandino.

La madre del estudiante, Cristina Dovalí viajó desde San Luis Potosí y al llegar omentó que esto “es un triunfo de la red”. También destacó que “nosotros tenemos una red que se llama 132 dedicada a atender cualquier llamado de chavos. No están solos. En cada marcha donde hay 5 mil jóvenes, debe haber 5 mil padres”.

Finalmente, cerca de las 02:30 h. del sábado, Sandino Bucio salió de las instalaciones de la SEIDO mientras la gente comenzó a gritar “¡Ni uno más!”. Se le dejó en libertad porque no se le encontraron elementos en su contra.

“Me dijeron que me iban a desaparecer como a los de Ayotzinapa; que me iban a violar. Me amenazaron con una pistola” relató a los medios el estudiante egresado de la carrera de Filosofía por la UNAM. “Creo que esto es una maquinaria del terror que tiene el gobierno federal contra todos los jóvenes” declaró. El activista relató que los policías lo llevaron al Centro Histórico donde lo pasaron a una camioneta de la PGR. En el trayecto se le pidió que diera la claves de su Facebook y su correo electrónico. También destacó que un policía le rompió su camisa.

Los policías que se lo llevaron argumentaron que Sandino llevaba un explosivo y un encendedor rojo.

El abogado de Bucio, Sergio Soto, aclaró que la declaración del joven fue certificada por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos.

Con información de Reforma, Quadratín y Animal Político.