Pandemia por coronavirus (Cobertura especial)

Sembrando vida o ¿sembrando desesperanza y corrupción?

Sembrando vida o ¿sembrando desesperanza y corrupción? - Sembrando Vida programa México
Programa Sembrando Vida del Gobierno de México. Foto de lopezobrador.org.mx

¿Cuál es la realidad del Programa Sembrando Vida, a ras de suelo, hoy, a un año de estar en operación?

Por: Elvira García

El Diario Oficial de la Federación del 24 de marzo del 2020, dio a conocer el Programa Sembrando Vida y sus reglas de operación, las cuales tienen como objetivo:

”Asegurar que la aplicación de los recursos públicos se realice con eficiencia, eficacia, economía, honradez y transparencia”.

“Que los programas de subsidios del Ramo Administrativo 20 Bienestar, ente ellos, el Sembrando Vida, se destinarán, en las entidades federativas, exclusivamente a la población en condiciones de pobreza, de vulnerabilidad, de adultos mayores, de rezago y de marginación, mediante acciones que promuevan la superación de la pobreza”.

En el papel, esto suena muy alentador. Pero, ¿cuál es la realidad del Programa Sembrando Vida, a ras de suelo, hoy, a un año de estar en operación?

Desde hace más de seis meses, publicaciones periodísticas alertaban acerca del mal manejo de Sembrando Vida. Y se guardó silencio en el gobierno federal.

Pero he aquí la huella que deja la corrupción del intermediarismo, puesto en marcha por el propio gobierno.

El día 25 de Abril del 2021, el reportero Daniel Blancas Madrigal, del diario La Crónica de Hoy, viajó a zonas rurales de Veracruz, en las cuales opera Sembrando Vida. Y escuchen lo que encontró, escrito en las propias palabras del reportero:

“Por avaricia de algunos operadores, el programa Sembrando Vida, útil para la reactivación de parcelas olvidadas, se ha ensombrecido con tractores imaginarios, palas y carretillas a precios inflados o semilla picada. Los atropellos giran en torno a los llamados “apoyos económicos adicionales” para compra de insumos, incluidos en las reglas de operación”.

En el Norte de Veracruz, el reportero entrevistó a don Jonás, quien relató:
“Nos dieron 20 mil pesos para la semilla y, apenas cayó el recurso, los dirigentes ya andaban sobre nosotros: que ya tenían al proveedor, que muy bueno. El chiste es que nos convencieron y les dimos el dinero. Tardaron mucho tiempo en entregar la semilla y, cuando lo hicieron, era una porquería. La de limón venía podrida, pura cáscara, recorte y aún estamos rezando para que nazca”.

El reportero de La Crónica de Hoy, nos da a conocer el hilo fino detrás de la venta de la semilla a cada campesino:

“De los 20 mil pesos para la semilla, 17 mil fueron para la razón social Ageo Barradas Flores: “Según nos decían, era certificada, pero terminaron pidiéndonos que lleváramos bolsitas de plástico y así la dieron; era una cochinada recogida de la basura”, cuenta Flor, sembradora de Tampico el Alto. Los 3 mil restantes fueron para una empresa fantasma de nombre Fe Toss Quesada, por concepto de semilla de bambú, “pero nunca llegó. ¿Cuánto es en total 3 mil pesos por casi 600 CAC´s? Hubo a quien le hicieron firmar hojas en blanco y le entregaban lo que ellos querían. Unos le depositaron a un técnico; otros a una tal contadora que resultó ser prestanombres de Sembrando Vida”.

Hasta aquí, una sola historia detrás de Sembrando Vida, uno de los programas insignia del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Pero hay más, mucho más por contar y descubrir.

andrés manuel lópez obradormexicoSembrando Vida
Menú de accesibilidad