Destrozos en Buenos Aires tras la final del Mundial

Eran delincuentes que fueron a buscar el caos, afirmó el secretario de seguridad bonaerense

Anoche durante los festejos por el subcampeonato de Argentina, alrededor de 22 encapuchados se enfrentaron con la policía en el Obelisco de Buenos Aires, lugar donde se celebran los triunfos de la albiceleste. Saquearon comercios, agredieron a fotógrafos y periodistas, rompieron las veredas en las avenidas Corrientes y 9 de julio y robaron a automovilistas que pasaban por el lugar.

Sergio Berni, Secretario de Seguridad declaró que el saldo de los disturbios fue de 70 personas lesionadas, entre ellas 15 policías durante una refriega que duró más de tres horas. En entrevista, el funcionario adjudicó los disturbios a gente que tiene relación con las barras bravas de Chacarita e Independiente.

Berni relató que actuar en esas condiciones es muy difícil porque “había que separar la paja del trigo”; los elementos intentaban controlar a los encapuchados con gases lacrimógenos, balas de goma y agua de los camiones. Eran delincuentes que planificaron con saña y buscaron el caos, afirmó.

Por otra parte, durante su habitual conferencia de prensa en la Casa Rosada, el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich lamentó que los hechos de violencia hayan empañado una fiesta popular de carácter espontáneo y pidió que estas personas sean juzgadas como delincuentes.

Con información de La Nación

#ArgentinafutbolMundial 2014obelisco
Menú de accesibilidad