Daniel Ricciardo gana el Gran Premio de Mónaco


Foto de AP
Foto de AP

El piloto australiano mostró gran temple y capacidades defensivas para resistir los embates de Sebastian Vettel, de Ferrari


Daniel Ricciardo, de Red Bull, se sobrepuso a una pérdida de potencia a mitad de la carrera para ganar el domingo el Gran Premio de Mónaco desde la pole.

El piloto australiano mostró gran temple y capacidades defensivas para resistir los embates de Sebastian Vettel, de Ferrari.

Vettel logró reducir el margen en el campeonato de pilotos respecto a Lewis Hamilton, de Mercedes, quien finalizó en la tercera posición.

Hamilton realizó un brillante movimiento al ingresar a cambiar neumáticos varias vueltas antes que sus rivales, pero le preocupaba que se desgastaran por completo antes de llegar a la meta.

Foto de AP

El safety car virtual ingresó para las últimas vueltas después de que Charles Leclerc se quedó sin frenos en su Sauber e impactara por detrás al Toro Rosso de Brendon Hartley. Los pilotos tienen prohibido rebasar con el safety car en pista y deben mantener una velocidad constante.

El incidente ocurrió muy tarde y no marcó una diferencia en el panorama general de la competencia.

Kimi Raikkonen, de Ferrari, finalizó cuarto por delante del Mercedes de Valtteri Bottas y el Force India de Esteban Ocon.

Fue el segundo triunfo para Ricciardo en la temporada, después de su victoria del mes pasado en el Gran Premio de China, con lo que se colocó como tercer lugar en el campeonato de pilotos. Tiene siete triunfos en su carrera.

Foto de @F1

Hace dos años, Ricciardo se enfilaba al triunfo en Mónaco, después de liderar desde la pole. Pero una mala parada en pits le costó la victoria.

Nadie le arrebató la victoria en esta ocasión.

“Nos tomó dos años pero finalmente obtuvimos la redención”, comentó Ricciardo. “Perdí potencia a mitad de la carrera y pensé que todo había terminado. Gracias al equipo la recuperamos. Estoy fascinado”.

Ricciardo estaba visiblemente emocionado, e incluso con algunas lágrimas, mientras se mantuvo en el vehículo durante unos instantes después de cruzar la meta tras el recorrido de 78 vueltas a través del circuito callejero de 3.34 kilómetros.

Poco después mostró su típica euforia. Se paró sobre el auto, asintió lentamente con la cabeza y se golpeó el pecho. “Había algunas dudas. Pero ganamos Mónaco”, dijo entre risas. “Se siente bien”.

Como suele hacerlo después de una victoria, Ricciardo se quitó un zapato, lo llenó de champaña y la bebió. Después le ofreció la enorme botella —pero no el zapato— al príncipe Alberto de Mónaco, quien tomó un pequeño sorbo.

Vettel también estará de buen humor después de reducir de 17 a 14 la diferencia con Hamilton en el campeonato de pilotos.

La temporada se está volviendo intrigante después de que Ricciardo, Vettel y Hamilton acumulan dos triunfos cada uno.

El compañero de Ricciardo, Max Verstappen finalizó en la novena posición mientras que Sergio Pérez finalizó en la 12da posición.

daniel ricciardoGran Premio de Mónaco