Cruz Azul gana en el Mundial de Clubes y enfrentará al Madrid
Foto de Goal

Con dificultades y en un campo inundado, Cruz Azul derrotó 3-1 en los tiempos extra al club australiano Western Sydney Wanderers en los cuartos de final del Mundial de Clubes, ganando así la clasificación a las semifinales, en donde enfrentará al campeón de Europa, el Real Madrid.

El partido estuvo marcado en todo momento por las condiciones de la cancha, la cual fue víctima de las lluvias que azotaron la ciudad incluso durante gran parte del partido, lo que provocó que muchas áreas del terreno de juego estuvieran encharcadas.

El agua impidió que el balón rodara o botara como se acostumbra, por lo que fue muy difícil para ambas escuadras hilvanar las jugadas que les acercaran a la meta contraria.

Con trazos largos y pelotazos fue como crearon ocasiones de peligro las escuadras, en un juego que no estuvo exento de polémica arbitral, pues hubo al menos tres jugadas muy discutidas, primero un gol anulado al cuadro australiano por una supuesta falta previa, y después dos penales, uno de cada lado, que debieron haberse marcado.

A pesar de que poco a poco el Cruz Azul fue asentándose en la cancha y dominando el encuentro, fueron los del Wanderers los que se adelantaron al minuto 65 con un potentísimo disparo del italiano Iacopo La Rocca.

Claramente desesperados, los jugadores cruzazulinos se lanzaron con todo sobre su rival, que después del gol se olvidó por completo de atacar a su rival, e incluso se quedaron con uno menos por la expulsión de Matthew Spiranovic.

Los de la máquina aprovecharon la superioridad numérica al plantarse los minutos restantes en el área de los campeones de Asia, que como podían sacaban el balón lo más lejos posible.

Fue en una de estas avanzadas que el Cruz Azul consiguió el gol del empate, gracias a un penal conseguido por Marco Fabián y cobrado con categoría por el capitán Gerardo Torrado a un minuto del final.

El 1-1 al término de los 90 minutos significó que el partido debía irse a los tiempos extra, donde el guion comenzó a repetirse, con los mexicanos atacando y los australianos esperando.

Esta estrategia defensiva provocó la expulsión de un jugador más de los oceánicos, el capitán del equipo, Nikolai Topor-Stanley.

Ya en el segundo tiempo extra, la presión celeste fue demasiada para los de Sydney, que vieron como el argentino Mariano Pavone marcó el segundo gol de los mexicanos luego de un rebote en el área.

A dos minutos del final, Torrado volvería a marcar por la vía penal, luego de que Cole detuviera con la mano un centro de Alejandro Vela.

Ahora Cruz Azul deberá pensar en el Real Madrid, al cual enfrentará el martes 16 de diciembre en el mismo estadio, que esperemos se encuentre en mejores condiciones, para definir al finalista que enfrentará al ganador de la serie entre San Lorenzo y Auckland City.