Conflicto entre Israel y Suecia por reconocimiento de estado palestino
Foto de Ilya Meyer

El nuevo gobierno sueco reconoció el jueves el estado palestino, e Israel reaccionó rápidamente al retirar a su embajador de Estocolmo.

En un momento de tensiones crecientes entre árabes y judíos en torno a los planes israelíes de construir unos mil bloques de viviendas en Jerusalén oriental, la decisión del nuevo gobierno izquierdista sueco refleja el malestar creciente de la comunidad internacional ante el control israelí de Cisjordania y Jerusalén oriental, que lleva casi medio siglo, y el bloqueo de la Franja de Gaza.

La ministra de Exteriores, Margot Wallstrom, explicó que el país escandinavo cumplía la promesa del gobierno socialdemócrata al asumir a principios de mes porque los palestinos cumplían los criterios del derecho internacional para ese reconocimiento.

“Hay un territorio, un pueblo y un gobierno”, dijo a la prensa en Estocolmo, y añadió que Suecia era el 135to país del mundo que reconocía un estado palestino.

Foto de Archivo
Foto de Archivo

Es el tercero de Europa occidental que lo hace, después de Malta y Chipre.

Israel se apresuró a condenar el anuncio sueco, que el canciller Avigdor Lieberman calificó de “decisión lamentable que fortalece a los elementos extremistas y la política palestina de rechazo”.

“Es una vergüenza que el gobierno de Suecia optara por tomar una medida decorativa que solo es perjudicial”, añadió.

El vocero de la cancillería, Paul Hirschson, dijo que Israel convocó a su embajador en Estocolmo para consultas, y se negó a aclarar cuánto tiempo permanecería en Israel.

Un alto funcionario palestino, Hanan Ashrawi, elogió la decisión sueca, que calificó de “principista y valiente”.

“Esperamos que otros estados miembros de la UE y países del mundo sigan el ejemplo de Suecia y reconozcan a Palestina antes de que las posibilidades de una solución de dos estados desaparezcan por tiempo indeterminado”, añadió.

Israel dice que los palestinos solo pueden acceder a la independencia mediante negociaciones de paz, y que el reconocimiento de Palestina por la ONU o por distintos países socava el proceso de negociaciones. Los palestinos sostienen que el premier israelí Benjamin Netanyahu no encara las negociaciones de paz con seriedad.

La ronda más reciente de negociaciones mediadas por Estados Unidos fracasó en abril. Washington ha insinuado que la inflexibilidad de Israel perjudicó las negociaciones, y Netanyahu ha continuado con la política de asentar israelíes en Cisjordania y Jerusalén oriental.

Con información de AP.